Exitoso Cierre del Primer Curso al Estímulo Lector en la Primera Infancia

El cierre del Primer Curso al Estímulo Lector en la Primera Infancia fue calificado como
exitoso, de acuerdo a la referente por Salto del PNL María Luisa De Francesco.
De 63 inscripciones terminaron 43 completas y cuatro sin proyecto. “La evaluación que hago no obstante no es numérica sino cualitativa. La cantidad y calidad de propuestas – más de diez – fueron novedosas y entusiastas” – afirmó la experta.
“Creo que logré transmitir la importancia del estímulo precoz a la lectura en Primera Infancia… como dije es una cuestión poética y política ocuparse de ello” – sonó convincente De Francesco al ser consultada por EL PUEBLO.
El estímulo precoz y la animación de lectura en la primera infancia es una cuestión poética fundamentación desde las neurociencias y especialistas literarios Libros que hablan/ que se tocan/ que se mcurso 001uerden y que se miran, biografía de Literatura en Primera Infancia… nanas, rimas, retahílas y jitanjaforas. Se trata de establecer una hoja de ruta de un proyecto para involucrar a la familia en la lectura.
La gran inquietud – en el curso taller – se generó a través de los costos de los libros, la ausencia familiar y el poco conocimiento de parte de quienes realizaron el curso acerca de la bibliografía y técnicas de incentivo a la lectura. En síntesis; solicitan más talleres.
El punto que más destacó la referente fue con la profunda atención y la forma en que se involucraron para hacer los proyectos; por supuesto, queda aún mucho por hacer y organizar nuevas instancias de curso.
Leer es una alquimia sorprendente, diseñada por la evolución para cristalizar en forma natural poco después del primer lustro de vida y, desde ese momento en adelante, “poner de pie” al lector y permitirle crecer sin límite. Ese crecimiento interno se denomina alfabetización. Si bien podemos aprender a leer cuando adultos, lo natural es la cristalización temprana de la lectura, un estallido de luz que llega poco después del primer lustro de vida para iluminar el tránsito de los niños por la escuela y por la vida. ¿Cómo ocurre esta alquimia tan específicamente humana?, ¿qué ingredientes le dan vida? Lo habitual es creer que esos ingredientes son las letras, esos dibujos sutiles sobre un papel se van encadenando para dar nacimiento a la palabra escrita, y los sonidos que se corresponden con cada grafema.
Esta creencia es la que impulsa a quienes acompañan a los niños en su desarrollo a forcurso 002zarles cada vez más tempranamente a identificar esos caprichosos dibujos y darles categoría de letras o grafemas, en la creencia de que, una vez que ese niño o niña “se largue a leer”, habrá culminado el esfuerzo por alfabetizarle. Sin embargo, el descubrimiento por parte del niño/a de la asociación fonema- grafema no es ni inicio ni culminación: es tan solo la primera -y asombrosa- manifestación visible de un fenómeno misterioso que venía gestándose desde el nacimiento, y que irá creciendo a partir de ese momento sin más límites que el anhelo de conocer. A partir del aprender a leer, la lectura será un fenómeno de transmigración, de expansión ilimitada, un viaje del cual regresamos transformados, distintos a como éramos; siendo un proceso permanente, la transformación que experimentamos es igualmente constante, jamás concluye.
El cerebro infantil está en una activa maduración sin receso ni pausa; ello significa que se encuentra en un permanente proceso de transformación. En los genes están codificadas las instrucciones para construir un cableado neuronal que será el soporte para la creación de redes neuronales dinámicas a partir de las experiencias que el niño irá viviendo. El cableado neuronal de soporte no es fijo; por el contrario, cada cierto tiempo experimenta cambios, los que tienen la propiedad de ser anticipatorios: preparan al cerebro para que esté máximamente receptivo a lo que vendrá.
En otras palabras, cada cierto tiempo el cerebro infantil se reorganiza a sí mismo, van respondiendo a instrucciones que la evolución ha ido escribiendo pacientemente en el ADN. que el cerebro infantil posea un cableado neuronal de soporte, ávido de experiencias enriquecedoras, significa que todos los actores sociales tenemos una abrumadora responsabilidad: cada niño y niña viene al mundo portando un espléndido potencial cognitivo, esperando recibir las mejores experiencias y oportunidades para enriquecer de modo ilimitado ese soporte asombroso, herencia de la evolución, y de este modo alcanzar la cima del desarrollo humano. En consecuencia, alfabetizarse es un derecho fundamental de la infancia, porque está en la naturaleza humana acceder al mundo y crecer ilimitadamente a través de la palabra escrita.







El tiempo

Ediciones anteriores

noviembre 2018
L M X J V S D
« oct    
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  

  • Otras Noticias...