Explosión de la matrícula en el Cenur le juega una mala pasada

El edificio de la Universidad está colmado y no habrá presupuesto para más obras.

“Si tenés un salón para prestarme avísame”, comentó en tono jocoso el director de la sede Salto de la Universidad de la República, Pancracio Cánepa, a EL PUEBLO cuando entre otros temas, habló sobre la realidad de la situación actual de la casa de estudios, el crecimiento explosivo de la matrícula y las carencias edilicias.
Con un edificio propio que data del año 2001, cuando fue entregada su primera parte y en momentos que la entonces Regional Norte tenía en total cerca de cinco mil inscriptos, de los que solamente concurría menos de un tercio, la realidad ha cambiado dramáticamente en la última década, cuando la posibilidad de poder estudiar una carrera terciaria llegó para mucha gente.
“Hay familias enteras que vienen a acompañar a sus hijos porque han sido primera generación de profesionales o de aspirantes a serlo, y eso es algo tan positivo como lindo para todos.
Eso también ha llevado a que no tengamos salones de clases, ni lugar alguno para que los estudiantes puedan estar sentados en un salón cómodamente”, comentó Cánepa.
Por otro lado, sostuvo que no habrá aumento en el presupuesto universitario por lo que resta del actual período del actual gobierno, lo que también echa por tierra las posibilidades de poder contar con más recursos, para cumplir con los planes de expansión edilicia que tiene en carpeta la sede local de la Universidad estatal.
“La idea es hacer otra línea de edificio dentro del predio, digamos una tercera línea teniendo en cuenta el casco central y la obra que está en marcha de laboratorios, que estará ubicada sobre la calle Varela, que comprenderá unos 1.500 metros cuadrados que serán destinados a aulas nuevas. El tema es que por lo que resta del período no habrá más recursos para la Universidad en general y eso nos corta un poco la idea de poder generar cuanto antes una solución”, dijo el ingeniero agrónomo Pancracio Cánepa.
No obstante, la Universidad de la República en Salto ha tenido que salir a recurrir a la sociedad más temprano que tarde para encontrar apoyos en instituciones, asociaciones civiles y organismos públicos, así como también con la propia Intendencia, para conseguir espacios que oficien de salones de clases.
En muchos casos, se ven lugares como la Casa Diocesana, la Sociedad Italiana, La Biblioteca Municipal o el Centro Comercial, donde los estudiantes recurren a una clase de Facultad, porque no el edificio de la calle Rivera y Misiones tiene las localidades agotadas.
Se trata de una realidad inusual, que este año en el que ingresará más de 1 mil nuevos estudiantes pesará más. Según Cánepa, las autoridades universitarias estatales a nivel central están al tanto del asunto, pero la falta de soluciones hace que el planteo quede en un cajón y por ahora, el apoyo de las instituciones públicas y privadas del departamento, sean las que estén destinadas a dar una solución.







El tiempo

Ediciones anteriores

septiembre 2018
L M X J V S D
« ago    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

  • Otras Noticias...