Exreceptor de Aduanas dijo que continúa el ingreso ilegal de mercaderías en Salto aunque destacó que hay controles

Exreceptor de Aduanas dijo que continúa el ingreso ilegal de mercaderías en Salto aunque destacó que hay controles

Carlos Rey dijo que el comercio exterior en el puente de Salto Grande “ha crecido mucho”.

“Ya asumí, vengo de Artigas de firmar el acta de asunción del cargo. Por eso me demoré”, explicó a los medios que lo esperábamos para la cobertura del acto de traspaso de mando en la Receptoría local de Aduanas, en la que asumió el nuevo receptor, el abogado fraybentino, Diego Juanicotenea, un joven profesional que estudió su carrera en Salto y que conoce el funcionamiento del departamento.
Rey, que estuvo tres años al frente de la receptoría local de Aduanas, es salteño, se trata de un funcionario con 33 años de servicio, es licenciado en Relaciones Internacionales y luego de enfrentar el embate del cero kilo como jefe de la aduana local, evaluó en forma satisfactoria su paso por esta dependencia. Ahora asumió como receptor de Aduanas en el departamento de Artigas, lugar al que definió como “importante” para la labor que debe realizar.
CONFORME
“Estuve tres años y tres meses al frente de la receptoría local de aduanas. Al mes de haber asumido, fue que empezó la medida del cero kilo, por supuesto que eso fue un desafío importante, porque era una nueva medida y se dio por la coyuntura económica ya que era muy importante la diferencia cambiaria con Argentina”, indicó Rey.
Rey destacó que el nuevo receptor de Aduanas de Salto recibirá el “mismo apoyo de parte de la gerencia que recibí yo, así como también de las demás dependencias de la Aduana. Encontré a mucha gente que se sumó a la modernización de la Aduana, que es algo vital para mejorar la gestión, así como también los cambios normativos, entiendo que el 99 por ciento del personal se adaptó muy bien a las transformaciones que hubo ya que todos se pusieron la camiseta de la Aduana. Y la mayoría de los funcionarios comprendió lo importante que es para el país tener una Aduana eficiente, que vigile la frontera, la recaudación y el comercio exterior que ha ido creciendo fuertemente en el puente de Salto”.
Reconoció que en los tres años en los que estuvo al frente de la Aduana local “ingresó mucha mercadería de procedencia dudosa, algo que pasa en todas las ciudades del mundo, ya que el que se dedique a esto va a buscar la forma de vulnerarnos a nosotros y nosotros la manera de controlarlo y no permitir el ingreso de mercadería”.
Y en ese aspecto, Carlos Rey que ahora ya cumple funciones en Artigas dijo que “más allá de todo, quiero agradecer a las autoridades que nos han apoyado con su labor, como la Prefectura, la Policía, el Ejército, la Intendencia y no me quiero olvidar de nadie pero cada vez que las autoridades han precisado de nosotros o nosotros de ellos hemos actuado en consonancia y eso ayuda a que la función de uno se vuelva más ejecutiva”.
ASPIRACIONES QUE NO SE ALCANZAN
“Cualquier persona que ocupa un cargo muchas veces aspira a cosas que no se alcanzan. A mí me habría gustado que todo funcionara de manera excelentísima, pero ese apuntar a más indica que uno siempre tiene que estar inquieto, apoyando al compañero, ayudándolo y no solo exigiéndole más sino explicándole porqué esta serie de cambios se dieron y qué es lo que la Aduana espera de todos nosotros. Desde el director nacional hasta el último de los funcionarios, no importa el grado y lo que me hubiera gustado es que el nivel que dejó acá hubiera quedado más arriba, con la vara más arriba, para que el nuevo receptor encontrara una dirección funcionando muchísimo mejor que ahora”, expresó el exreceptor de Aduanas de Salto, Carlos Rey. Más allá de esto, dijo que tiene “confianza” en los funcionarios de la Aduana de esta ciudad aunque “uno siempre aspira a más, pero sé que él (el nuevo receptor, Diego Juanicotenea) no va a tener problemas y con eso me doy por satisfecho”.
Admitió que tiene 33 años trabajando para el organismo estatal y que hay en Salto otros funcionarios con mayor antigüedad que la suya, por eso reflexionó que “si nosotros pensamos en lo que era la Aduana 10 años atrás, la que tenemos ahora es totalmente distinta”.
Dijo que en su caso “la Aduana me apoyó y fui al exterior a hacer cursos de capacitación y he participado de muchas reuniones con autoridades extranjeras y con la Cámara de Comercio, la de Industrias o la Cámara de Comercio Uruguay – Estados Unidos y uno se enorgullece cuando hablan ellos de la Aduana. Porque y puedo decirlo, porque hasta quizás deba ser quien lo diga, pero cuando viene una autoridad extranjera, como en el caso de la autoridad de comercio de Estados Unidos y habla del buen funcionamiento del organismo, y encima quieren poner recursos económicos para que mejore aún más, con la finalidad de que estemos a la altura de cómo funciona una Aduana moderna y eso a los que somos de la Aduana y la queremos nos llena de orgullo”.
En estos últimos 10 años, dijo que han “logrado que la mercadería entre y salga con fluidez, con confianza, con rapidez y con eficiencia y todo eso se ha logrado en estos últimos años”.