Falleció Luis Alberto Giovanoni

Falleció Luis Alberto Giovanoni

Falleció Luis Alberto Giovanoni, Periodista de EL PUEBLO por muchos años, algo que marcó una huella indeleble en este diario y en el periodismo salteño. Los últimos años de su vida, lo encontraron al frente de Radio Arapey junto a su familia. Giovanoni marcó un estilo y dejó un legado de su trabajo en quienes todavía siguen al frente del dial. Aquí lo recordaremos como el periodista que fue, porque más allá de su ausencia física, nunca dejó de estar.

El Ruso dejó su huella.

Cuando era adolescente recuerdo ver el anuncio de la sección Mano a Mano con los reportajes de un tal Luis Giovanoni. Sabía quien era porque fui compañero de escuela de Fiorella, una de sus hijas y a Martín lo conocía por su participación activa en el gremio de estudiantes del Liceo Ipoll.
Yo tendría 13 ó 14 años y en la portada de EL PUEBLO, donde nunca imaginé que iría a trabajar, porque ni pensaba dedicarme a este oficio, se anunciaba cuáles serían sus próximos entrevistados.
Entre éstos se encontraban personalidades y personajes, desde las primeras personas trans de Salto que generaban un escándalo para la época, hasta delincuentes buscados por la Policía, como el caso del fallecido Chango Díaz Ceballos que mientras las autoridades trataban de dar con él, el Ruso le estaba haciendo una nota.
Fue un precursor y eso nadie lo niega. Salió de abajo y terminó siendo dueño de la radio en la que él mismo trabajó, lo que dice bastante de cualquier ser humano. Cuando entré a este diario en el año 2000, él ostentaba el cargo de Jefe de Deportes. No olvido cuando junto con otro compañero que tuvo su pasaje por este diario lo tildamos “el maestro”. Porque es para el Guinness que alguien haya tenido la habilidad de vender la transmisión por radio de una fiesta de fuegos artificiales, que organizó la Intendencia de entonces. O que pudiera vender la transmisión de una competencia de natación también a través del dial, en pleno mundo de la pantalla. Él mantenía la radio como si fuera el epicentro de todas las cosas y como él lo creía, también otros lo hacían, y ese era su logro.
Tuvimos muchas diferencias, pero siempre había tiempo para la reconciliación, como en la cena que hizo APC en Ajupensal hace algunos años donde brindamos por las próximas peleas que íbamos a tener. Lo vi llorar una sola vez, cuando perdió a su nieto, algo que todos lo sentimos. Seguramente ahora estarán juntos. No están lejos, eso lo doy por seguro, pero él debe estar buscando al “jefe” para preguntarle “¿por qué todo esto?”. Lo que importa es que marcó su huella y siempre lo recordaremos.
Hugo Lemos