Familia de policía denuncia persecución laboral por impago de horas extras, y la atribuye a aspecto gremial

Familia de policía denuncia persecución laboral por  impago de horas extras, y la atribuye a aspecto gremial
El jefe de Policía de Salto, inspector general retirado, Carlos Ayuto, luego de haber sido consultado sobre el reclamo que lleva adelante un funcionario policial, el que desde diciembre del año pasado, viene reclamando que le sean abonadas las horas trabajadas por este concepto en el ente estatal, pero que según esgrime, al no recibir una respuesta por parte de las autoridades de la Policía salteña, acusa a las mismas de “no pagarle este servicio adrede” y de hacerlo en base a una “persecución laboral” por llevar adelante otros reclamos, ya que integra el sindicato policial.
La esposa del policía afectado por este caso, remitió una carta a este diario acusando al máximo jerarca policial del departamento, de “no querer abonarle” el monto adeudado por concepto del cumplimiento del servicio de vigilancia 222.
Sin embargo, Ayuto informó a EL PUEBLO que el caso obedece al incumplimiento de parte de OSE del pago de los servicios prestados por la Jefatura de Policía. El Jefe de Policía de Salto, también dijo que el asunto fue elevado al Ministerio del Interior, que es institucionalmente quien debe realizar las gestiones ante OSE, para que el pago del servicio sea abonado.
Sostuvo que “no existe ningún caso de persecución laboral” y que “se están llevando a cabo las gestiones por parte del Ministerio (del Interior) para que OSE pague lo que debe. A la jefatura de Salto le adeuda unos 838 mil pesos aproximadamente, por concepto del servicio 222 y entonces elevamos la situación al ministerio del Interior que fue quien intimó a OSE. Como éste policía que hace el reclamo también hay otros que se vieron afectados por el incumplimiento de OSE”.
Empero, en una carta la esposa del policía afectado formula duras críticas y cuestiona al Jefe de Policía a quien acusa de cometer persecución laboral. Ya que su esposo, es integrante del sindicato policial y ha llevado adelante diversas críticas y reclamos hacia las autoridades policiales de nuestro departamento.
LA CARTA
Con el título “Continúa persecución laboral a policía”, la esposa del funcionario de iniciales D.G. sostiene que “una vez más quiero dar a conocer la tremenda Persecución Laboral de la cual es víctima mi esposo y también su familia (o sea la autora de esta carta y nuestros dos hijos menores), porque parece que el señor jefe de Policía, Sr. Inspector Principal (R) Carlos Ayuto, no se conformó con trasladarlo a la cárcel departamental por el reclamo de las horas de los policías de la campaña, sino que ahora no le pagan el servicio ART. 222 que realizó en el mes de Diciembre del año 2011. Siendo que todos los policías han cobrado ese mes y todas las instituciones que contrataron ese servicio han pagado lo adeudado de ese mes de diciembre 2011 a jefatura en esa fecha, por lo tanto creo que el único Policía que no cobró lo adeudado del mes de diciembre es mi esposo y ya reclamó cuatro veces”.
En la carta la reclamante traduce que “la primera vez fue el 20 de enero de 2012 donde presentó toda la documentación de lo que se le adeuda y quedaron de pagarle en febrero, pero en febrero tampoco se le pagó. La segunda vez: el 24 de febrero de 2012, otra vez a reclamar a Jefatura con toda la documentación en la cual quedaron de pagarle en marzo, pero el día 27 de marzo 2012 una vez más la burla sorpresa, tampoco estaba el dinero que se le adeuda desde diciembre de 2011. Otra vez a Jefatura con toda la documentación en mano a reclamar donde le dijeron que en Abril le iban a pagar”.
Dice además que “la tercera vez: el 20 de abril se efectuó el pago y mi esposo al ir a cobrar al banco se encuentra con que no habían depositado la plata en su cuenta. Otra vez a Jefatura el día 24 de abril (luego del feriado largo) donde una funcionaria le dijo que al día siguiente fuera, que le iba a solucionar. Y por último, la cuarta vez: (el día el 25) al concurrir nuevamente a dicha oficina de ART. 222 tuvo una entrevista con el encargado de la Oficina y una funcionaria diciéndole esta que:” No podía pagarle porque el sistema informático de ellos no le permitía, y el encargado le manifestó que al día siguiente o sea el 26 de abril le solucionaría (quedando incluso con su Nº telefónico) cuanto estuviera el contador pero hasta la fecha no hubo solución con la plata de mi esposo, todavía seguimos esperando que le paguen algo que lo ganó dignamente”.
Por esta razón, la autora de la carta expresa: “yo le pregunto al señor Jefe de Policía, ¿hasta cuándo va a continuar con esta persecución, este atropello?, porque usted al retener la plata de mi esposo que la ganó honradamente con horas de trabajo, lejos de casa, de nuestro hogar, de nuestros hijos, está metiendo la mano en el bolsillo de un trabajador, está prohibiendo la leche y el pan de nuestros hijos, nos está quitando unos poquitos pesos, pero es nuestro dinero, que ganamos honradamente hora tras hora, día tras día. Usted no quiere pagarnos esos poquitos pesos que se nos debe desde Diciembre de 2011, pero sin embargo sus supervisores del Control Art 222 todos lo meses se llevan 13.000 y 14.000 pesos, pero a usted parece que no le importa más que su mundo, un mundo nefasto, oligárquico y tirano ¿Cuánto mas daño va a hacernos señor jefe?”.
D.G. C.I. 2.680.502-0. 27 de abril de 2012

El jefe de Policía de Salto, inspector general retirado, Carlos Ayuto, luego de haber sido consultado sobre el reclamo que lleva adelante un funcionario policial, el que desde diciembre del año pasado, viene reclamando que le sean abonadas las horas trabajadas por este concepto en el ente estatal, pero que según esgrime, al no recibir una respuesta por parte de las autoridades de la Policía salteña, acusa a las mismas de “no pagarle este servicio adrede” y de hacerlo en base a una “persecución laboral” por llevar adelante otros reclamos, ya que integra el sindicato policial.

La esposa del policía afectado por este caso, remitió una carta a este diario acusando al máximo jerarca policial del departamento, de “no querer abonarle” el monto adeudado por concepto del cumplimiento del servicio de vigilancia 222.

Sin embargo, Ayuto informó a EL PUEBLO que el caso obedece al incumplimiento de parte de OSE del pago de los servicios prestados por la Jefatura de Policía. El Jefe de Policía de Salto, también dijo que el asunto fue elevado al Ministerio del Interior, que es institucionalmente quien debe realizar las gestiones ante OSE, para que el pago del servicio sea abonado.

Sostuvo que “no existe ningún caso de persecución laboral” y que “se están llevando a cabo las gestiones por parte del Ministerio (del Interior) para que OSE pague lo que debe. A la jefatura de Salto le adeuda unos 838 mil pesos aproximadamente, por concepto del servicio 222 y entonces elevamos la situación al ministerio del Interior que fue quien intimó a OSE. Como éste policía que hace el reclamo también hay otros que se vieron afectados por el incumplimiento de OSE”.

Empero, en una carta la esposa del policía afectado formula duras críticas y cuestiona al Jefe de Policía a quien acusa de cometer persecución laboral. Ya que su esposo, es integrante del sindicato policial y ha llevado adelante diversas críticas y reclamos hacia las autoridades policiales de nuestro departamento.

LA CARTA

Con el título “Continúa persecución laboral a policía”, la esposa del funcionario de iniciales D.G. sostiene que “una vez más quiero dar a conocer la tremenda Persecución Laboral de la cual es víctima mi esposo y también su familia (o sea la autora de esta carta y nuestros dos hijos menores), porque parece que el señor jefe de Policía, Sr. Inspector Principal (R) Carlos Ayuto, no se conformó con trasladarlo a la cárcel departamental por el reclamo de las horas de los policías de la campaña, sino que ahora no le pagan el servicio ART. 222 que realizó en el mes de Diciembre del año 2011. Siendo que todos los policías han cobrado ese mes y todas las instituciones que contrataron ese servicio han pagado lo adeudado de ese mes de diciembre 2011 a jefatura en esa fecha, por lo tanto creo que el único Policía que no cobró lo adeudado del mes de diciembre es mi esposo y ya reclamó cuatro veces”.

En la carta la reclamante traduce que “la primera vez fue el 20 de enero de 2012 donde presentó toda la documentación de lo que se le adeuda y quedaron de pagarle en febrero, pero en febrero tampoco se le pagó. La segunda vez: el 24 de febrero de 2012, otra vez a reclamar a Jefatura con toda la documentación en la cual quedaron de pagarle en marzo, pero el día 27 de marzo 2012 una vez más la burla sorpresa, tampoco estaba el dinero que se le adeuda desde diciembre de 2011. Otra vez a Jefatura con toda la documentación en mano a reclamar donde le dijeron que en Abril le iban a pagar”.

Dice además que “la tercera vez: el 20 de abril se efectuó el pago y mi esposo al ir a cobrar al banco se encuentra con que no habían depositado la plata en su cuenta. Otra vez a Jefatura el día 24 de abril (luego del feriado largo) donde una funcionaria le dijo que al día siguiente fuera, que le iba a solucionar. Y por último, la cuarta vez: (el día el 25) al concurrir nuevamente a dicha oficina de ART. 222 tuvo una entrevista con el encargado de la Oficina y una funcionaria diciéndole esta que:” No podía pagarle porque el sistema informático de ellos no le permitía, y el encargado le manifestó que al día siguiente o sea el 26 de abril le solucionaría (quedando incluso con su Nº telefónico) cuanto estuviera el contador pero hasta la fecha no hubo solución con la plata de mi esposo, todavía seguimos esperando que le paguen algo que lo ganó dignamente”.

Por esta razón, la autora de la carta expresa: “yo le pregunto al señor Jefe de Policía, ¿hasta cuándo va a continuar con esta persecución, este atropello?, porque usted al retener la plata de mi esposo que la ganó honradamente con horas de trabajo, lejos de casa, de nuestro hogar, de nuestros hijos, está metiendo la mano en el bolsillo de un trabajador, está prohibiendo la leche y el pan de nuestros hijos, nos está quitando unos poquitos pesos, pero es nuestro dinero, que ganamos honradamente hora tras hora, día tras día. Usted no quiere pagarnos esos poquitos pesos que se nos debe desde Diciembre de 2011, pero sin embargo sus supervisores del Control Art 222 todos lo meses se llevan 13.000 y 14.000 pesos, pero a usted parece que no le importa más que su mundo, un mundo nefasto, oligárquico y tirano ¿Cuánto mas daño va a hacernos señor jefe?”.

D.G. C.I. 2.680.502-0. 27 de abril de 2012