Familia siria recibirá apoyo como refugiados hasta diciembre luego tendrá igual trato que el resto de la población

miranda

Javier MIranda ayer en la sede del FA en Salto

Parado al lado de un árbol que está detrás del tablero sur de la cancha abierta de básquetbol del Club Ferro Carril, junto a un grupo que lo escuchaba atentamente, entre los cuales se reconocían varios directores de la actual administración de gobierno, Javier Miranda compartía algunas de las visiones que tiene actualmente sobre el presente y futuro del Frente Amplio, colectividad a la que califica como “el principal partido político del país” y del cual es uno de los cuatro candidatos a la presidencia.
Abogado, profesor de Derecho Civil de la Facultad de Derecho de la Universidad de la República, tiene una larga trayectoria y militancia en Derechos Humanos, ocupando la Secretaría del ramo de la Presidencia de la República. Fue uno de los protagonistas de la venida de refugiados sirios al país y dijo conocer a todas las familias, con las que se entrevistó en el Líbano, donde permanecían temporalmente para seleccionarlas antes de venir a Uruguay.
Pero ayer Miranda estaba en Salto por temas políticos. Es uno de los candidatos con mayores chances a ser electo presidente de la actual principal fuerza política del país, en la elección interna que el Frente Amplio tras 4 años, celebrará el 24 de julio.
Acompañando a la Mesa Política Nacional de ese partido que vino a sesionar a Salto para brindar su apoyo al intendente Andrés Lima y después de aprovechar la ocasión para conversar con varios actores de distintos sectores frenteamplistas sobre la cuestiones de la interna, Javier Miranda habló con EL PUEBLO.
EL CANDIDATO
Era presidente de la organización Familiares de detenidos desaparecidos, cuando los restos de su padre, el escribano Fernando Miranda, fueron hallados en el Batallón 14 del Ejército, con la misma media y pantalón que tenía puesto el día de su muerte. Habían citado a la conferencia de prensa para dar a conocer un nuevo hallazgo en las investigaciones y al enterarse de la identidad de la persona cuyos restos eran en ese momento algo mucho más que un símbolo, Javier Miranda le dijo a los periodistas, “esta vez no voy a hablar del tema, sepan comprenderme, el que apareció es mi viejo”. Ayer abrigado de campera, jeans y championes gastados, con la mochila cargada en la espalda, respondió con gestos, pero también con muchas palabras.
-¿Se metió en política y aceptó el desafío de ser candidato a presidente del Frente como una deuda por la memoria de su padre o es algo personal?
Paa… si me lo preguntas así, capaz que te digo que no. Pero en realidad, sí, hay mucho de eso, porque yo trabajo por una concepción propia en base a una construcción ideológica mía, pero en realidad sí, pienso en mi viejo como 80 veces.
-¿Por qué vino con la Mesa Política hoy a sesionar a Salto?
Porque creo que es un gesto bien importante de la Mesa Política de respaldo al intendente departamental, porque más allá del fallo del juez que condena al intendente por algo que es un delito de opinión en definitiva, no discutimos la legitimidad del fallo sino el contenido, pero sí le damos un fuerte respaldo al intendente que ante la detección de conductas que podrían haber implicado delitos por parte de funcionarios públicos. Damos un respaldo al gesto, a la voluntad del intendente en cuanto hace explícita su voluntad de transparencia e inflexibilidad con cualquier actitud que hiciera hacer presumir que hubiera actos de corrupción. Porque eso dignifica al intendente Lima, pero además dignifica a la política y eso es un gesto para generar la confianza de la gente. Y creo que la Mesa Política venga a Salto a sesionar es una señal muy fuerte de respaldo hacia el intendente.
LOS SIRIOS
Con respecto a la situación por la que atraviesa la familia siria que vino al país en calidad de refugiados de guerra, que primero vivieron en el departamento de Colonia y que actualmente han sido reubicados en nuestro departamento, en las inmediaciones de Colonia Garibaldi y que están en una posición de formular reclamos al gobierno por entender que “la situación que viven no es la que les prometieron”, tal como lo señaló el jefe de familia en una entrevista concedida a El País, Javier Mirada respondió que “me consta que con ellos se está trabajando, que hay herramientas, que se les están consiguiendo semillas, yo conozco esta historia ya desde hace un tiempo, tengo el mayor aprecio por la familia que está ubicada en Salto, pero también conozco las dificultades en términos de comunicación y de reclamo, porque los entiendo, pero en muchos casos no los he compartido”.
-¿El gobierno mantiene el apoyo a estas personas más allá de que ha decidido no traer más personas en calidad de refugiados?
-Las cinco familias que vinieron de Siria en octubre de 2014 están siendo acompañadas por el gobierno con transferencias monetarias importantes con la facilitación de acceso a vivienda y a medios de producción, en el caso de la familia siria que está acá en Salto claramente con la incorporación en carácter de colono, de acuerdo a la ley, con un predio que estaba vacío hacía por lo menos dos años y que nadie lo reclamaba ni nada, hasta que ellos ingresaron ahí se levantaron algunas voces, pero el problema no es el predio.
-¿Van a seguir dándoles apoyo cuando se termine el programa que en principio dura 2 años?
-Este es un programa a dos años y termina en octubre de 2016, porque si no se convierte en paternalismo, ellos tienen que tener la capacidad de autosustentarse.
-¿Y las dificultades que pueda tener de inserción por las diferencias culturales y otros factores que puedan incidir?
-A ver, el Estado nunca deja abandonado a ningún habitante del país, a ninguno. Pero el programa especial previsto para el reasentamiento de familias sirias refugiadas en el Líbano, ese culmina en octubre de 2016 tal cual estaba proyectado, aunque en realidad va a ir hasta diciembre, porque las primeras transferencias monetarias se hicieron en diciembre.
-Pero si culminado ese plazo ellos vuelven a pedir ayuda ¿qué va a hacer el gobierno?
-Bueno, eso no está dentro del programa especial que fue el que nosotros previmos para el reasentamiento de estas familias. Por eso nosotros queremos separar los tantos, el programa como fue pensando y estipulado para el reasentamiento de estas familias, culmina en octubre de 2016 después de eso son los mecanismos generales de apoyo a la población.