Familiares de paciente internada en CTI del Hospital no pudieron alojarse en Casa Amiga y duermen en el hall

Mercedes y Rosario Fraga, dos mujeres hermanas entre sí,  tienen a su madre internada en el CTI del Hospital, desde el sábado. Son de Paysandú y comentaron que desde que tuvieron que trasladar a su madre al Hospital de nuestra ciudad, porque presenta un problema cardiovascular se están quedando durante el día y la noche en el hall de dicho nosocomio, ya que no tienen un lugar donde pernoctar, no cuentan con ningún familiar en Salto y tampoco tienen recursos como para pagar algún tipo de alojamiento. Esta situación incómoda para las dos mujeres, se vio agravada por el hecho de que en el interior del Hospital no las dejaron quedarse y en varias oportunidades les han pedido que se retiren del lugar. “¿Pero adónde vamos a ir, a la calle?”,  dijo una de ellas, quien a su vez destacó el ambiente desagradable de las inmediaciones.

“Frente al Hospital (hay un lugar donde se ejerce la) prostitución, hay borrachos, nosotras los vimos y no podemos quedarnos dos mujeres solas afuera”, agregó.
Este hecho generó que trataran de buscar una alternativa, y así consiguieron, según manifestaron “por medio del director del Hospital, Juan Pablo Cesio”, poder “quedarse en Casa Amiga” (espacio destinado para albergar a familiares de pacientes oncológicos y otros enviados por ASSE).
Así es que fueron recibidas de manera “muy cordial” y pudieron dejar sus bolsos en la habitación asignada y  regresaron al hospital al cuidado de su madre, comentaron a este diario.
Pero a la tarde, cuando regresaron a bañarse, según dijeron, “las acompañó otro grupo de personas”, que también tienen un familiar internado en CTI y que tampoco contaban con un lugar para alojarse (se refirieron a dos familiares del joven de 17 años de edad que días atrás tuvieron un accidente de tránsito en Constitución y que todavía está internado en el CTI del hospital).
Cuando llegaron no pudieron ingresar a su habitación, ya que en la entrada les solicitaron que aguardaran la llegada de los integrantes de la Comisión que administra Casa Amiga.
En ese momento, llegaron dos mujeres de la Comisión Directiva al lugar, quienes se habrían mostrado “en una situación muy agresiva” para con ellas. “Nos trataron muy mal, estaban muy exaltadas, nos dijeron que ¿cómo el director va a decir que van a ir dos personas a quedarse cuando la regla es recibir sólo a un familiar?  y que no le importaba como dormía el otro. Fue una situación muy desagradable la que pasamos, porque tenemos dignidad y le dijimos ¿podemos sacar nuestros bolsos por lo menos?, y cuando fuimos a la habitación, ya había una persona sacando las sábanas como si nosotras nos fueramos a llevar algo”, comentaron.
A todo esto, las dos personas regresaron al Hospital muy angustiadas por la situación y allí se enteraron que los familiares del joven accidentado en Villa Constitución, lograron quedar alojados en Casa Amiga.
“Ellos eran varios familiares y se están quedando ahí, y a nosotras nos dijeron que como eramos dos no podíamos hacerlo, pero ya no nos importa, igual nos quedaremos en la calle, pero lo que no queremos es dejar pasar la situación que tuvimos que vivir porque nos trataron muy mal”, dijo una de las hermanas.
La queja presentada en EL PUEBLO no fue dirigida solamente contra los integrantes de la Comisión que administra Casa Amiga, sino que las mujeres comentaron a este diario que en el Hospital, tampoco recibieron buena atención “no puedo decir nada de los médicos porque se portaron muy bien, pero algunas enfermeras y los del personal de seguridad se toman atribuciones que no les corresponden y tienen una total falta de humanidad. Los funcionarios de seguridad cuando estábamos en el hall, nos sacaron para la calle con todos los bolsos y así es todos los días lo mismo.
El objetivo del reclamo es, según comentaron a nuestro medio, poner en conocimiento público la situación que debe atravesar una persona que no cuenta con un lugar para alojarse, cuando tiene a un familiar internado en el Hospital. Y además esperar por el traslado de su madre nuevamente a Paysandú, porque según les han dicho los especialistas médicos, “no hay mucho más para hacer y no entienden por qué la mantienen en Salto si no le están haciendo nada para salvarle la vida”, finalizó reclamando muy angustiada y casi entre lágrimas una de las mujeres que atraviesan por esta situación.
Berta Chiesa
aseguró que
las mujeres
sanduceras
no tenían permiso
de Cesio para
quedarse en
Casa Amiga
Berta Chiesa, Presidenta de la Comisión que administra Casa Amiga, fue consultada  sobre lo ocurrido en la mañana y corroborar la situación planteada por las dos familiares de la mujer internada en el Hospital.
Chiesa confirmó a este diarrio que las dos personas oriundas de Paysandú, concurrieron a Casa Amiga y la funcionaria que las atendió les permitió el ingreso porque pensó que eran “dos pacientes distintas y cuando vio que eran dos familiares, les dijo que se podía quedar solamente una y la otra no” explicó.
Aclaró que las mujeres solamente hablaron con ella (Berta Chiesa) y una funcionaria de Casa Amiga, “lo que pasa que ellas fueron bruteando y yo les dije ¡ acá la cosa no es así!, y me dicen – ¿vamos a dormir en la calle?-, y yo les dije ¿y qué querés que haga?, si vienen con un papel del Hospital sí, sino no, acá hay un reglamento y yo tengo la conciencia tranquila”, comentó ante la consulta de este diario al pretender saber cómo se habían producido los hechos.
De esta manera aseguró que las mujeres “no tenían la autorización” del director del Hospital, Juan Pablo Cesio y que en ese momento es que se produce la desavenencia. Incluso la secretaria de dicho director, Dolores Rodríguez, se comunicó para comentarles que la situación con estas personas no era del todo clara porque ya habría existido algún dislate con la administración del Hospital “ellas tuvieron un problema con ASSE y después se enojaron conmigo”, dijo Chiesa.
Respecto a la posibilidad de que las dos mujeres puedan gestionar una habilitación y quedarse en Casa Amiga, Chiesa aseguró que “si ambas gestionan la autorización correspondiente se pueden quedar, pero podemos dejar solo a una persona alojada, la única forma de que podamos dejar a dos personas fue en el caso de una muchacha que tenía problemas psiquiátricos y que vino con la mamá, pero no podemos empezar a dejar a dos personas porque no hay muchos lugares y eso es un problema”.
En cuanto a los dos familiares de un joven que está internado en el CTI del Hospital (luego de un accidente ocurrido en Villa Constitución) y que las mujeres sanduceras aseguraron que son dos y que se están quedando en Casa Amiga, Chiesa dijo “lo que pasa que ese es un caso grave de un chico que está en CTI, y se quedaron los dos, pero ese caso es del Hospital y vienen con orden del Hospital, yo no puedo decir que no, eso si viene mandado por Cesio no puedo negarme” aclaró.
Capacidad de
alojamiento
de Casa Amiga
Actualmente Casa Amiga cuenta con veinticuatro camas para la atención de familiares y pacientes oncológicos provenientes tanto del servicio de salud público, como del privado, de las cuales sobran algunas camas. Mientras que las diez camas restantes para pacientes que son derivados del servicio de ASSE con permiso del Director del Hospital, Juan Pablo Cesio, ya están completas y no cuentan con más lugares.
g
Esta situación incómoda para las dos mujeres, se vio agravada por el hecho de que en el interior del Hospital no las dejaron quedarse y en varias oportunidades les han pedido que se retiren del lugar. “¿Pero adónde vamos a ir, a la calle?”,  dijo una de ellas, quien a su vez destacó el ambiente desagradable de las inmediaciones.
“Frente al Hospital (hay un lugar donde se ejerce la) prostitución, hay borrachos, nosotras los vimos y no podemos quedarnos dos mujeres solas afuera”, agregó.
Este hecho generó que trataran de buscar una alternativa, y así consiguieron, según manifestaron “por medio del director del Hospital, Juan Pablo Cesio”, poder “quedarse en Casa Amiga” (espacio destinado para albergar a familiares de pacientes oncológicos y otros enviados por ASSE).
Así es que fueron recibidas de manera “muy cordial” y pudieron dejar sus bolsos en la habitación asignada y  regresaron al hospital al cuidado de su madre, comentaron a este diario.
Pero a la tarde, cuando regresaron a bañarse, según dijeron, “las acompañó otro grupo de personas”, que también tienen un familiar internado en CTI y que tampoco contaban con un lugar para alojarse (se refirieron a dos familiares del joven de 17 años de edad que días atrás tuvieron un accidente de tránsito en Constitución y que todavía está internado en el CTI del hospital).
Cuando llegaron no pudieron ingresar a su habitación, ya que en la entrada les solicitaron que aguardaran la llegada de los integrantes de la Comisión que administra Casa Amiga.
En ese momento, llegaron dos mujeres de la Comisión Directiva al lugar, quienes se habrían mostrado “en una situación muy agresiva” para con ellas. “Nos trataron muy mal, estaban muy exaltadas, nos dijeron que ¿cómo el director va a decir que van a ir dos personas a quedarse cuando la regla es recibir sólo a un familiar?  y que no le importaba como dormía el otro. Fue una situación muy desagradable la que pasamos, porque tenemos dignidad y le dijimos ¿podemos sacar nuestros bolsos por lo menos?, y cuando fuimos a la habitación, ya había una persona sacando las sábanas como si nosotras nos fueramos a llevar algo”, comentaron.
A todo esto, las dos personas regresaron al Hospital muy angustiadas por la situación y allí se enteraron que los familiares del joven accidentado en Villa Constitución, lograron quedar alojados en Casa Amiga.
“Ellos eran varios familiares y se están quedando ahí, y a nosotras nos dijeron que como eramos dos no podíamos hacerlo, pero ya no nos importa, igual nos quedaremos en la calle, pero lo que no queremos es dejar pasar la situación que tuvimos que vivir porque nos trataron muy mal”, dijo una de las hermanas.
La queja presentada en EL PUEBLO no fue dirigida solamente contra los integrantes de la Comisión que administra Casa Amiga, sino que las mujeres comentaron a este diario que en el Hospital, tampoco recibieron buena atención “no puedo decir nada de los médicos porque se portaron muy bien, pero algunas enfermeras y los del personal de seguridad se toman atribuciones que no les corresponden y tienen una total falta de humanidad. Los funcionarios de seguridad cuando estábamos en el hall, nos sacaron para la calle con todos los bolsos y así es todos los días lo mismo.
El objetivo del reclamo es, según comentaron a nuestro medio, poner en conocimiento público la situación que debe atravesar una persona que no cuenta con un lugar para alojarse, cuando tiene a un familiar internado en el Hospital. Y además esperar por el traslado de su madre nuevamente a Paysandú, porque según les han dicho los especialistas médicos, “no hay mucho más para hacer y no entienden por qué la mantienen en Salto si no le están haciendo nada para salvarle la vida”, finalizó reclamando muy angustiada y casi entre lágrimas una de las mujeres que atraviesan por esta situación.
Berta Chiesa aseguró que las mujeres sanduceras no tenían permiso de Cesio para quedarse en Casa Amiga
Berta Chiesa, Presidenta de la Comisión que administra Casa Amiga, fue consultada  sobre lo ocurrido en la mañana y corroborar la situación planteada por las dos familiares de la mujer internada en el Hospital.
Chiesa confirmó a este diarrio que las dos personas oriundas de Paysandú, concurrieron a Casa Amiga y la funcionaria que las atendió les permitió el ingreso porque pensó que eran “dos pacientes distintas y cuando vio que eran dos familiares, les dijo que se podía quedar solamente una y la otra no” explicó.
Aclaró que las mujeres solamente hablaron con ella (Berta Chiesa) y una funcionaria de Casa Amiga, “lo que pasa que ellas fueron bruteando y yo les dije ¡ acá la cosa no es así!, y me dicen – ¿vamos a dormir en la calle?-, y yo les dije ¿y qué querés que haga?, si vienen con un papel del Hospital sí, sino no, acá hay un reglamento y yo tengo la conciencia tranquila”, comentó ante la consulta de este diario al pretender saber cómo se habían producido los hechos.
De esta manera aseguró que las mujeres “no tenían la autorización” del director del Hospital, Juan Pablo Cesio y que en ese momento es que se produce la desavenencia. Incluso la secretaria de dicho director, Dolores Rodríguez, se comunicó para comentarles que la situación con estas personas no era del todo clara porque ya habría existido algún dislate con la administración del Hospital “ellas tuvieron un problema con ASSE y después se enojaron conmigo”, dijo Chiesa.
Respecto a la posibilidad de que las dos mujeres puedan gestionar una habilitación y quedarse en Casa Amiga, Chiesa aseguró que “si ambas gestionan la autorización correspondiente se pueden quedar, pero podemos dejar solo a una persona alojada, la única forma de que podamos dejar a dos personas fue en el caso de una muchacha que tenía problemas psiquiátricos y que vino con la mamá, pero no podemos empezar a dejar a dos personas porque no hay muchos lugares y eso es un problema”.
En cuanto a los dos familiares de un joven que está internado en el CTI del Hospital (luego de un accidente ocurrido en Villa Constitución) y que las mujeres sanduceras aseguraron que son dos y que se están quedando en Casa Amiga, Chiesa dijo “lo que pasa que ese es un caso grave de un chico que está en CTI, y se quedaron los dos, pero ese caso es del Hospital y vienen con orden del Hospital, yo no puedo decir que no, eso si viene mandado por Cesio no puedo negarme” aclaró.
Capacidad de
alojamiento
de Casa Amiga
Actualmente Casa Amiga cuenta con veinticuatro camas para la atención de familiares y pacientes oncológicos provenientes tanto del servicio de salud público, como del privado, de las cuales sobran algunas camas. Mientras que las diez camas restantes para pacientes que son derivados del servicio de ASSE con permiso del Director del Hospital, Juan Pablo Cesio, ya están completas y no cuentan con más lugares.