Fernando Rivas: Director del programa de Citricultura del INIA sostuvo que la presencia en Misiones ya es alarmante

Fernando Rivas: Director del programa de Citricultura del INIA sostuvo que la presencia en Misiones ya es alarmante
La información que tenemos es que está en Misiones está lejos. Es una enfermedad que no tiene cura, implica un costo importante si aparece en la zona. Ya apareció hace dos años en Misiones también, y en el Sur de América tambien lo tiene Brasil y otros países, pero en Uruguay está libre. Ya es alarmante que esté en Misiones, porque dentro de todo está cerca. En Argentina apareció hace dos años. En Misiones se encontraron plantas afectadas, y se arrancaron las plantas, porque la enfermedad se transmite por un vector, fue algo que alarmó a toda la región.
CARACTERÍSTICAS DE
LA ENFERMEDAD
En plantas pequeñas no se expresa mucho la enfermedad, cuesta darse cuenta que la planta está enferma porque se expresa mejor a los 3 o 4 años de vida de la planta donde se pueden ver los síntomas de la enfermedad. Una planta grande muestra deformación en el fruto y color amarillento en las hojas  y una muerte lenta de la planta, es una enfermedad que afecta sólo a los  citrus
LA SOLUCIÓN
La única solución es evitar la introducción de plantas, ni de Argentina ni de Brasil, ni plantas ni ningún material de propagación de la enfermedad, recurrir al Ministerio por cualquier consulta.
La medida que se recomienda es no introducir material de otros países, ni plantas ni frutos.
Lo que hay que resaltar es no introducir material vegetal de citrus de ninguna parte, se aconseja a los viveristas que recurran al Ministerio (MGAP). Además el Ministerio hace controles a nivel de frontera en todo lo que puede el productor puede hacer un manejo pero lo más barato es prevenir, ya que una vez introducida la enfermedad se empieza a perder la batalla porque hay que arrancar todas las plantas, matar los insectos vectores y comenzar de cero. Implica una muerte de la producción
PREOCUPACION
EN ENTRE RÍOS
En tanto en entre Ríos productores y viveristas se atribuyen responsabilidades en el caso que se detecte la plaga en la zona.
Los viveristas insisten en producir a cielo abierto y responsabilizan al Senasa del HLB, mientras que Viveristas de Entre Ríos le respondieron al presidente de la FeCiER (Federación del Citrus de Entre Ríos) Dante Grigolatto, quien los hizo responsables de la propagación de la enfermedad HLB por hacer viveros a cielo abierto. “Si la enfermedad se llegara a propagar desde los viveros hacia las quintas, será porque nos provean de material enfermo. Y si nos proveen de material enfermo, será porque dejaron ingresar el HLB a los centros de multiplicación. Y ahí sí, vamos a producir plantas enfermas tanto bajo cubierta como a cielo abierto”, aseguraron, según información enviada a DiarioJunio, de  Concordia, Entre Ríos.
Por lo tanto, propusieron que las instituciones responsables “refuercen los controles fitosanitarios impidiendo la entrada de nuevas variedades y dejen libre la posibilidad de producir plantas a cielo abierto con su correspondiente Trazabalidad y Certificación”.
“Venimos participando desde el año 2009, fecha en la que enviamos nuestra opinión y propuestas en respuesta a la consulta pública sobre el proyecto de resolución (que más tarde se convertiría en la Res. 930/09). La misma fue enviada al Presidente del SENASA, con copia al Vicepresidente, al Presidente de la Fecier, al Presidente de la Asociación de Viveristas Cítricos del NEA y al Secretario de la Producción de Entre Ríos”.
“Al estudiar la velocidad en que se produce esta pandemia y las características del insecto, los investigadores concluyen que una de las principales vías de dispersión a larga distancia de esta pandemia se debe al uso de material infectado y no al insecto vector”, argumentaron.
“Lo antedicho se basa en que por un lado, los hechos muestran que la enfermedad avanzó 300 a 400 kms en 3 o 4 años en San Pablo, Brasil y Florida, EEUU y por otro lado, ensayos realizados en 1951 en china mostraron que el insecto había transportado la enfermedad a una planta distante unos 7 u 8 metros, en 3 años. Por eso, y en el entendimiento de que para llevar adelante cualquier plan de acción, no importa tanto la cuantiosidad de medidas, sino más bien que sean las apropiadas al objetivo planteado”, explicaron.
“Debemos estar alerta, atentos y poner todo el esfuerzo en prevenir la enfermedad.
No nos confundamos, debemos evitar la entrada de la bacteria (que es el agente causal de la enfermedad) a través del material vegetal (plantas, yemas, etc.) Es muy poco probable que el HLB sea traído por un insecto aislado (dadas las características que tiene) sino más bien por el mismo hombre”.

La información que tenemos es que está en Misiones está lejos. Es una enfermedad que no tiene cura, implica un costo importante si aparece en la zona. Ya apareció hace dos años en Misiones también, y en el Sur de América tambien lo tiene Brasil y otros países, pero en Uruguay está libre. Ya es alarmante que esté en Misiones, porque dentro de todo está cerca. En Argentina apareció hace dos años. En Misiones se encontraron plantas afectadas, y se arrancaron las plantas, porque la enfermedad se transmite por un vector, fue algo que alarmó a toda la región.

CARACTERÍSTICAS DE

LA ENFERMEDAD

En plantas pequeñas no se expresa mucho la enfermedad, cuesta darse cuenta que la planta está enferma porque se expresa mejor a los 3 o 4 años de vida de la planta donde se pueden ver los síntomas de la enfermedad. Una planta grande muestra deformación en el fruto y color amarillento en las hojas  y una muerte lenta de la planta, es una enfermedad que afecta sólo a los  citrus

LA SOLUCIÓN

La única solución es evitar la introducción de plantas, ni de Argentina ni de Brasil, ni plantas ni ningún material de propagación de la enfermedad, recurrir al Ministerio por cualquier consulta.

La medida que se recomienda es no introducir material de otros países, ni plantas ni frutos.

Lo que hay que resaltar es no introducir material vegetal de citrus de ninguna parte, se aconseja a los viveristas que recurran al Ministerio (MGAP). Además el Ministerio hace controles a nivel de frontera en todo lo que puede el productor puede hacer un manejo pero lo más barato es prevenir, ya que una vez introducida la enfermedad se empieza a perder la batalla porque hay que arrancar todas las plantas, matar los insectos vectores y comenzar de cero. Implica una muerte de la producción

PREOCUPACION

EN ENTRE RÍOS

En tanto en entre Ríos productores y viveristas se atribuyen responsabilidades en el caso que se detecte la plaga en la zona.

Los viveristas insisten en producir a cielo abierto y responsabilizan al Senasa del HLB, mientras que Viveristas de Entre Ríos le respondieron al presidente de la FeCiER (Federación del Citrus de Entre Ríos) Dante Grigolatto, quien los hizo responsables de la propagación de la enfermedad HLB por hacer viveros a cielo abierto. “Si la enfermedad se llegara a propagar desde los viveros hacia las quintas, será porque nos provean de material enfermo. Y si nos proveen de material enfermo, será porque dejaron ingresar el HLB a los centros de multiplicación. Y ahí sí, vamos a producir plantas enfermas tanto bajo cubierta como a cielo abierto”, aseguraron, según información enviada a DiarioJunio, de  Concordia, Entre Ríos.

Por lo tanto, propusieron que las instituciones responsables “refuercen los controles fitosanitarios impidiendo la entrada de nuevas variedades y dejen libre la posibilidad de producir plantas a cielo abierto con su correspondiente Trazabalidad y Certificación”.

“Venimos participando desde el año 2009, fecha en la que enviamos nuestra opinión y propuestas en respuesta a la consulta pública sobre el proyecto de resolución (que más tarde se convertiría en la Res. 930/09). La misma fue enviada al Presidente del SENASA, con copia al Vicepresidente, al Presidente de la Fecier, al Presidente de la Asociación de Viveristas Cítricos del NEA y al Secretario de la Producción de Entre Ríos”.

“Al estudiar la velocidad en que se produce esta pandemia y las características del insecto, los investigadores concluyen que una de las principales vías de dispersión a larga distancia de esta pandemia se debe al uso de material infectado y no al insecto vector”, argumentaron.

“Lo antedicho se basa en que por un lado, los hechos muestran que la enfermedad avanzó 300 a 400 kms en 3 o 4 años en San Pablo, Brasil y Florida, EEUU y por otro lado, ensayos realizados en 1951 en china mostraron que el insecto había transportado la enfermedad a una planta distante unos 7 u 8 metros, en 3 años. Por eso, y en el entendimiento de que para llevar adelante cualquier plan de acción, no importa tanto la cuantiosidad de medidas, sino más bien que sean las apropiadas al objetivo planteado”, explicaron.

“Debemos estar alerta, atentos y poner todo el esfuerzo en prevenir la enfermedad.

No nos confundamos, debemos evitar la entrada de la bacteria (que es el agente causal de la enfermedad) a través del material vegetal (plantas, yemas, etc.) Es muy poco probable que el HLB sea traído por un insecto aislado (dadas las características que tiene) sino más bien por el mismo hombre”.