Florencia Mattos referente departamental del Plan Ibirapitá en Salto realizó un análisis del programa

La Referente Departamental del Plan Ibirapitá en Salto Florencia Mattos hace un análisis del su labor en el programa y el impacto de éste en la franja adulta mayor.

”Mi vinculación al Plan comienza en el año 2017, año en que comienzan a entregarse las tablets en el departamento de Salto. Comencé como Formadora, impartiendo los talleres de entrega de equipos y en el 2018 asumí el rol de Referente Departamental del Plan Ibirapitá en Salto.
Pude establecer un vínculo muy lindo, ya que es muy desafiante a nivel laboral y a la vez es muy gratificante a nivel personal”.

– ¿Qué análisis haces de la inclusión del adulto mayor en la tecnología?
-”Uruguay ha trabajado mucho en la inclusión digital. Primero con nuestros niños y adolescentes y ahora, mediante el Plan Ibirapitá, con nuestros adultos mayores. Esta política pública, de inclusión de las personas mayores en la tecnología, posiciona a Uruguay a la vanguardia en la democratización tecnológica y eso, para mí, es un gran orgullo y a la vez una gran responsabilidad. florencia 001
La inclusión del adulto mayor en la tecnología es importante porque supone un avance en materia de derechos.
Las TICS favorecen el acceso a la información y al conocimiento, además de proporcionar un sinfín de oportunidades recreativas, culturales, sociales y familiares.
Esta sociedad de la información requiere estar incluido digitalmente y por eso es importante que nuestras personas mayores cuenten con autonomía digital en su vida diaria”.

– ¿Cómo es el desempeño de su labor y qué le ha dejado la experiencia?
-”Como expresé anteriormente mi labor resulta muy desafiante y gratificante a la vez. Lo que sobran son experiencias lindas y emotivas.
Por ejemplo, no puedo olvidar el día en que un matrimonio realizó una video llamada a su hijo que vive en Estados Unidos.
Si bien tenían contacto telefónico frecuente, hacía muchos años que no se veían las caras. Y ese encuentro, de verse y mirase a los ojos mediante la tablet fue muy emocionante. Este tipo de anécdotas ocurren con frecuencia en los Espacios Ibirapitá y eso es lo más lindo de este trabajo.
Por otro lado, lo más importante que me ha dejado la experiencia es que nunca es tarde para aprender y que todos podemos aprender lo que queramos, mientras exista voluntad y disposición.
Esto suena a frase hecha, pero es la realidad que vemos todos los días en el Plan Ibirapitá. Muchos jubilados y jubiladas que se acercan con miedo, mirando con recelo a la tablet o pensando que la tecnología no es para ellos se sorprenden a sí mismos cuando descubren todos los beneficios que existen y cuando descubren que no era tan complicado como pensaban”.

– ¿Cómo ve el futuro de las TICs?
-”El futuro de las TICs lo visualizo con nuevas y mejores tecnologías al servicio de la sociedad y de una mejor calidad de vida. Más y mejor acceso a la información y servicios.
Para ello, el camino de la inclusión digital que ha venido tomando Uruguay resulta fundamental para garantizar y democratizar este acceso”.

– ¿Qué respuesta ha tenido el Plan Ibirapitá en la sociedad adulta mayor?
-”Ha tenido una respuesta muy positiva.
A la fecha se han entregado en todo el país un total de 223.277 equipos.
En Salto se han entregado un total de 8547 tablets, que supone un 69% de los jubilados habilitados.
Asimismo, es muy alta la demanda por talleres y espacios de consulta y aprendizaje, lo cual es una señal de una muy buena respuesta.
Además, hemos notado que las demandas de aprendizaje se van ampliando.
Por ejemplo, aquellos que en un principio se acercaron a los talleres o Espacios Ibirapitá interesados en aprender a utilizar las redes sociales, una vez que aprenden a utilizarlas quieren saber cómo sacar número para el médico, realizar un trámite, mirar una película o buscar información en el navegador.
Esto habla de que, poco a poco, se va logrando una verdadera apropiación de las tecnologías por parte de los beneficiarios”.
Vale aclarar que quienes están habilitados para recibir la tablet son aquellos jubilados que reciban un ingreso mensual menor o igual a 33.232 pesos (valor nominal).

-A nivel personal ¿Qué nuevos desafíos se ha planteado?
-”El gran desafío consiste en conquistar aquellos beneficiarios que piensan que que nunca van a poder aprender a utilizar la tablet. Como afirmé anteriormente, todos pueden y realmente el uso de la tablet tiene múltiples beneficios para la vida diaria. Podemos desde ver una película hasta mirar los goles de Uruguay en el 50, buscar recetas de cocina, comunicarnos con amigos o familiares, sacar número para ir al médico o realizar diversos trámites en línea.
En fin, hay una gran variedad de actividades para hacer.
Este año estaremos realizando talleres para sacar número para ir al médico o conocer resultados de exámenes.
Existen aplicaciones que nos permiten realizar estas gestiones desde casa con la tablet y esa posibilidad nos facilita mucho la vida.
Por otro lado, otro gran desafío es continuar promoviendo el aprendizaje entre pares sumando nuevos jubilados y jubiladas a las actividades de voluntariado.
Desde Plan Ibirapitá, trabajamos con el Programa Nacional de Voluntariado del MIDES, y dentro del grupo de voluntariado contamos con jubilados y jubiladas que recibieron su equipo pero ahora dedican su tiempo a ayudar a otros a utilizarlo.
Este aprendizaje entre pares, además de muy valioso, es muy esperanzador para aquellos que ven la apropiación tecnológica como algo de las generaciones más jóvenes.
Nuestros jubilados voluntarios vienen a demostrar que la tecnología es de todos”.