Franco Rocha – letrista y vocalista de la murga “La Grandulona” despliega su esencia creativa

“La condición más humana late a un costado de mí y en su trinar la alborada marca que hay que seguir” (F.R.)

Es docente de Filosofía y un apasionado de la música. Franco Rocha (35) ya tiene un camino recorrido en el ámbito murguístico tanto en Salto como en la capital del país. Recuerda su paso por la “Punto y Coma” y en la actualidad se desempeña – junto a su hermano Fernando – como letrista y vocalista en la murga “La Grandulona” con la que se presentará este año en la nueva edición del carnaval local. “Mantengo un vínculo con la murga desde pequeño… mi Franco Rocha (Gentileza de Pablo Aguirre)padre me llevaba al parque a mirar las presentaciones. Recuerdo que había muchos tablados y desde los cuatro o cinco años ya andaba cantando en un tablado cercano a mi casa organizado por Ballesteros”. De pequeño cuando se subía a los escenarios no se quería bajar y lo único que lo persuadía de hacerlo era la promesa de un pancho y una Coca cola. En ese entonces solía tararear el cancionero de la “Punto y Coma” mostrando una asombrosa facilidad para aprenderse las letras.
A fines de los 80 Perón Peralta formó una murga joven denominada “Pibelandia” donde Franco dio sus primeros y firmes pasos llevando el pasacalles y cantando junto a su hermano Fernando Rocha. “Recuerdo cuando concursamos con la murga en el Parque Harriague junto a Los Bochincheros… tengo vagos recuerdos que los puedo refrescar a través de las fotos” – rememoró.
En su etapa escolar se destacó en los escenarios de las fiestas curriculares y sus maestros recuerdan con cariño el despliegue de su talento. Ya en su época liceal se juntaba a cantar con los integrantes de la murga “Punto y Coma”… a los 19 años ya se presentó oficialmente en la murga junto a Ruben Papino Ciocca que era quien dirigía la agrupación en ese entonces. Papino Ciocca y Milton Trindade son mis referentes en mi vida artística.
“Arranqué en el 2001 hasta el 2016” relató Rocha.
-¿Cómo era el escenario carnavalero de ese entonces?
-“Eran los típicos tablados de barrio… se hacían bingos y eventos sociales donde se juntaba mucha gente… actuábamos en algunas plazas y los concursos se hacían a la tardecita… recuerdo de andar a las vueltas en los desfiles. Recuerdo que llegábamos a hacer hasta cinco tablados por noche… una pena que eso se perdió, se extraña esa atmósfera familiar que se vivía en esos lugares”.
-¿Cuál es su cuerda vocal?
-“Muchos años canté de primo y ahora estoy cantando como segundo. Creo que tiene que ver con el arreglador y la tonalidad de la murga. Tengo compañeros que cantan muy bien, me siento muy cómodo”.
“LA MURGA ES GRAN PARTE DE MI VIDA”
-¿Cómo vive cada ensayo?
-“Con la mejor energía… la murga significa gran parte de mi vida si bien me cuesta definime como murguista porque me dedico a la docencia. Me encantan los procesos colectivos y el encuentro con amigos que se dan en la murga a partir de abril y luego los ensayos en agosto. Tenemos que enfrentar los desafíos de los ensayos que salen bien y otros que no tanto y hay que ponerle ganas para que todo salga lo mejor posible.
La energía de componer la letra y la adrenalina de subir a un escenario son siempre las mejores y me siento muy agradecido de poder hacerlo. Soy pasional en todo lo que hago… le pongo cabeza y corazón.
-¿Siente que tanto la docencia como el arte se complementan en su ser?
-Ciertamente. La filosofía me ha llevado a reflexionar, a pensar. Para ser letrista hay que saber traducir cuestiones básicas de la vida y estar al tanto de la realidad que sucede… es necesario tener una mirada crítica. Primeramente hay que tener capacidad autocrítica. Somos voceros, representantes de la voz del pueblo. Tenemos que ver dónde nos paramos, qué y cómo transmitimos el mensaje ya que podemos generar acciones que no son las más adecuadas.
Es un hecho artístico… a la gente le puede gustar o no… pero hay un trabajo de fondo para llegar ese producto final”.
-¿Sobre versa el repertorio de este año?
-“Trata de la lucha… no hay que dejar el corazón de lado en todo lo que hacemos y continuar luchando… se trata de pensar, conjugar y sentir. Preguntarnos siempre para qué estamos… hay que seguir”.
-¿Cómo es su conexión con el público?
-“La más linda… me ha sucedido de todo… siempre tuve un contacto muy especial con la gente. Dese el rol del letrista me gusta abrir el panorama y que la murga funcione en su conjunto. Me gusta actuar y soy bastante expresivo… logro meterme en la piel de lo que digo. Soy agradecido a los abrazos, a las fotos y a los reconocimientos. Lo mismo me sucede con los alumnos del liceo.
Deseo que el público siga disfrutando de este hecho artístico que es el Carnaval. La impronta de las murgas de nuestro departamento es muy original y sabe diferenciarse de los grupos de la capital”.
- ¿Cómo se autodescribe Franco Rocha?
“Como un tipo más que tiene un contacto fluído pero no le gusta llamar demasiado la atención… si lo hace es porque naturalmente es un ser social. Ello me facilita mucho en el desarrollo de mi rol docente”.
-¿Cómo ves la expresión de la murga y el carnaval en los jóvenes?
-“Son el semillero. Y la impronta que llevan adelante y como viven la murga es espectacular, empero mi rol social de docente y de persona grande. Pienso que el compromiso social va aumentando de acuerdo a la edad y al lugar donde estamos posicionados”.
-¿Qué es esencialmente la murga para usted?
-“La murga es como el fútbol, pasión de multitudes (los que somos pasionales lo vemos así).
Es un hecho artístico, cultural y social. Que año a año nos lleva a perfeccionarnos y crecer desde lo técnico y como personas.
No sabría cómo explicar como pasamos de la poesía, de una crítica, de un cuplé o de una retirada a pintarle la cara a un niño o abrazar a la gente… pero es maravilloso”.







El tiempo

Ediciones anteriores

septiembre 2018
L M X J V S D
« ago    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

  • Otras Noticias...