FTIL sesiona en pleno en Salto por el anuncio de 40 despidos en la planta local de INDULACSA-LACTALIS

Federación de Trabajadores de la Industria Láctea en Salto.

Ayer en nuestra ciudad como estaba previsto, se reunió en asamblea la Federación Nacional de Trabajadores de la Industria Láctea (FTIL), fundamentalmente por el anuncio de 40 despidos en la planta local de INDULACSA-LACTALIS y el agregado de otras plantas en problema también, caso COLEME, CALCAR, etc.
Con todas las agremiaciones que la integran a la FTIL representadas, además de representantes de otros gremios locales, agremiaciones de productores de la zona, políticos, medios de prensa, todo un espectro de representantes de fuerzas vivas de la ciudad preocupados por la instancia del destino laboral de 40 familias salteñas. Una convocatoria que congregó además de los gremialistas de la FTIL a más de 60 personas.
Fue presidida por el presidente de la FTIL, Hebert Figuerola, gremialista de 57 años, que trabaja en el sector desde 1977, con quien dialogamos en un intermedio en los términos que damos a conocer seguidamente.
¿Que lo trae a Salto?
Preocupación, mucha preocupación entorno a la industria láctea, y fundamentalmente al accionar de LACTALIS, donde hoy muestra una vez más sus tentáculos de multinacional. Primero fue ECOLAT, empresa Gloria, después fue SCHREIBER y ahora es LACTALIS. Hoy tenemos una situación bastante complicada con los trabajadores y también con los productores. Y esta empresas no tiene corazón, en definitiva no les importa nada, la sociedad, las consecuencias, solo les importa que le den los balances y nada más. Naturalmente ninguna empresa viene a hacer filantropía acá, pero entendemos que se debería tener en cuenta todo esto y mayor compromiso del Estado en torno a estas mutinacionales que vienen a desarrollar una estrategia de apropiarse de los recursos naturales, en este caso la materia prima, la leche; y a su vez sufren las consecuencias los diferentes actores, los más vulnerables.
¿Cuando se refiere a ECOLAT, SCHREIBER y LACTALIS, parece que fueran lo mismo, como una sola cosa?
Bueno, más allá de las características, sí. Evidentemente es una empresa multinacional y obviamente tiene un solo objetivo. En el caso por ejemplo de ECOLAT, también de alguna manera fue una muerte anunciada, porque en principio, si bien hizo un compromiso de inversiones acá cuando desembarcó, hubo varios procesos, porque está PARMALAT, después grupo Maldonado, después ECOLAT, después la empresa Gloria, para entender el proceso que fue la marca PARMALAT; y, hay un compromiso de inversiones el cual nunca se concretó. En pleno cierre dejaron maquinaria nueva como encajonada, prácticamente una planta nueva de quesería.
Concretamente en el caso de los empleados de INDULACSA-LACTALIS Salto, ¿Cuál es la situación?¿Los despidieron?
En principio hay anuncio de despido y ahora se instaló una mesa de negociación en el Ministerio de Trabajo para buscar alternativas. Ellos despejan el despido por lo menos «a priori», despejan el despido, plantean alguna alternativa como el seguro de paro. Ellos quieren reducir la plantilla, eso sí, y obviamente, en función de que el proceso de quesos lo van a hacer en Cardona y acá quedaría con un mínimo proceso, una suerte de expedición, tratamientos de sueros, etc., etc..Implica en definitiva bajar la cantidad de trabajadores en la planta.
Eso es lo transitorio ¿qué es lo definitivo?
Nosotros visualizamos que si no hay una voluntad política de parte de la empresa, si bien a «a priori» no va haber despidos, pero a mediano plazo el futuro es incierto para los trabajadores.
¿De cuánto tiempo estamos hablando?
Cuatro meses.
¿Qué alternativa tienen por parte de la Federación Nacional de Trabajadores de la Industria Láctea para esas 40 familias?
Sí, nosotros planteamos la rotación de los seguros de paro, planteamos también los retiros incentivados, prejubilables mejor dicho, que de acuerdo a la normativa del BPS se pueden desvincular de la empresa con 57, 58 años en un proceso de reestructura y después se haría cargo el BPS en un porcentaje y después llegarían a los 60 años. El traslado hacia la planta de Cardona, ya que allí hay 13 trabajadores en forma temporaria, zafrales, también lo planteamos y ver, discutir, fundamentalmente, el proceso en profundidad de lo que va a aquedar transitoriamente acá, en Salto.
¿Como Federación Nacional, qué curso de acción tienen programado para esta crisis?
Son dos cuestiones. Una es a nivel general y la otra en función de la situación que aquí tenemos, tanto de LACTALIS, como de COLEME, como de CALCAR, nosotros tuvimos recientemente una reunión con el Director Nacional de trabajo Juan Castillo donde le planteamos todas estas situaciones y en ese marco solicitamos la mesa INTERSECTORIAL, o sea, la reinstalación de la mesa INTERSECTORIAL, qué quiere decir esto, con la participación de productores, industriales, trabajadores y los diferentes ministerios del gobierno, para buscar mecanismos para que no se siga desplazando trabajadores y productores del sector, buscar una solución de fondo.
Nosotros planteábamos de trabajar sobre un marco regulatorio de lo que es la inversión extranjera. Para que no se sigan apropiando de lo que es la materia prima y no sigan cayendo las consecuencias a la sociedad entera, trabajadores, productores, en fin.
Esa es una cuestión, la otra medida es un plan de acción, que se está llevando a nivel de la Federación, donde se va a trasladar la preocupación por parte de la Federación a los diferentes gremios, a nivel de asamblea.
Estamos discutiendo la realización de un paro simultáneo de dos horas por turno; a los efectos de discutir con los trabajadores las diferentes alternativas frente a esta situación. Movilizaciones, para terminar en una asamblea general de la Federación, a los efectos de ver cuáles son los pasos a seguir y en el medio una campaña de sensibilización a nivel general de la población.
Además de tener contacto con los diferentes organismos gubernamentales, tanto el parlamento, las intendencias; tratando de encontrar el compromiso de ver qué hacemos con todo esto.