Fue a podar un árbol y escuchó: “soltame de acá, no te voy a pedir plata”, el hombre encadenado es padre de un policía

Fue a podar un árbol y escuchó: “soltame de acá, no te voy a pedir plata”, el hombre encadenado es padre de un policía

Era un día cualquiera para el jardinero. Tenía que trabajar como cada jornada y esa vez fue llamado a hacer unas podas en una casa de la zona del Cerro. Llegó y empezó a trabajar normalmente, cuando fue al fondo, se subió a una escalera la que recostó al muro de la casa del vecino para podar un árbol, tomó la herramienta y cuando se dispuso a hacer su tarea escuchó un grito que lo estremeció: “¡Sacame de acá. Por favor, sacame, te juro que no te voy a pedir plata!”.
El hombre miró hacia abajo y la escena era la de una película de terror. Un hombre se encontraba en total estado de deterioro, semidesnudo, entre piel y hueso y rodeado de su propia materia y orina. Del susto, el sujeto salió corriendo, buscó a su abogado y fue directamente al juzgado.
Al llegar pidieron una audiencia urgente con el juez de turno, éste los atendió y tras escucharlos, emitió una orden de allanamiento para esa finca y se comunicó él mismo con el personal de la Seccional Quinta de Policía, llegó al lugar y entraron puerta adentro. Estaban todos, la Policía, el juez, el fiscal y la médico forense, ninguno daba crédito a lo que veía.
Según manifestó a EL PUEBLO el jefe de Policía de Salto, el inspector general retirado, Heriberto Fagúndez, la situación con la que se encontraron “era totalmente desagradable, la verdad nunca había visto algo igual, era horrible todo aquello, creo que los perros comían mejor que el pobre hombre”.
PADRE DE UN POLICÍA
Fagúndez confirmó a este diario que se trataba de la casa de un sargento de la Policía. El funcionario además integraba el sindicato policial. La víctima era el padre del policía y si bien la médico forense dijo que el hombre daba a entender que estaba allí desde la época de las inundaciones, su situación podría datar de mucho más tiempo.
El hombre se encontraba atado con cadenas y la misma con un candado en el fondo de la casa, estaba como en una suerte de jaula de alambrado, no totalmente encerrado, pero sí lo suficiente como para no escapar de allí.
De inmediato fue traído a casa el funcionario policial de 41 años de edad y de iniciales J.E.C. para explicar esta situación y luego de dar una versión nada convincente del asunto, fue detenido y llevado hasta la sede policial para ser remitido al juzgado penal de turno al día siguiente.
En tanto, su padre, de 68 años de edad fue derivado a un centro asistencial donde quedó internado debido a su estado de salud.
Ayer, la justicia penal procesó con prisión al policía por los delitos de privación de libertad y omisión de asistencia, por lo cual esta mañana sería remitido al módulo 11 del Complejo Penitenciario Santiago Vázquez (Comcar). Mientras tanto, la víctima permanece internada y se espera el resultado de las pericias para determinar si padece algún tipo de patología mental o física producto de la situación vivida.
NADIE SOSPECHABA
Según la policía los vecinos nunca antes habían escuchado nada que les hiciera sospechar de la situación que finalmente sería descubierta por el jardinero, que fue a podar un árbol y terminó descubriendo uno de los casos más aberrantes que se hayan denunciado en los últimos tiempos.

El informe oficial

Jefatura de Policía emitió ayer un comunicado sobre este hecho, el que posteriormente fue ampliado dando cuenta del procesamiento del protagonista.
Señala que un hombre denunció que, habiendo concurrido a la casa de un familiar, ubicado en el Barrio Cerro, a realizar tareas de limpieza en el terreno de la finca, en un momento dado en que se encontraba arriba del techo, divisó en el fondo de un vecino a un individuo que le solicitaba que lo sacara de allí, al encontrarse encerrado entre tres paredes rodeado de un tejido de alambres, el hombre se encontraba en un estado de suciedad y abandono, con la barba larga, descalzo, de pantalones cortos, el torso desnudo y sumamente delgado.
Realizada la llamada correspondiente a las autoridades, primariamente concurrieron hasta el lugar, el Director de Coordinación Ejecutiva, Jefe de División I, Encargado de la Seccional 5ta. y el Médico Forense, con la respectiva orden de allanamiento, siendo franqueada la puerta por el propietario de la finca, constatándose en el fondo del terreno un encierro semi techado, alambrado con costaneros y maderas, teniendo como puerta una reja, sobre uno de los costados una cadena y en el piso un candado con llave, encontrándose en el interior a un hombre con vestimentas en pésimas condiciones de higiene, además, habían en el lugar, una cama de madera de una plaza con un colchón en malas condiciones, solamente una frazada y desparramados por el piso varias botellas de plástico vacías, un bols de plástico y en un costado de la pieza, materia fecal aparentemente humana y un olor nauseabundo. Posteriormente, concurrieron también al lugar, el Jefe de Policía, el Subjefe de Policía, el Sr. Juez Penal de 2do. Turno, el Sr. Fiscal Letrado de 3er. Turno y el Encargado de la Policía Científica, con el personal idóneo para realizar el relevamiento correspondiente.
El Magistrado de Turno dispuso: “que el propietario permanezca detenido y fuera conducido en el día de hoy (ayer), demás integrantes de la familia sean averiguados quedando emplazados para misma audiencia, el masculino sea internado en Psiquiatría del Hospital y se coordine pericia psiquiátrica para el mismo”.
Posteriormente, el Sr. Juez Penal de Turno, dispuso el procesamiento con prisión de J.E.C, por los delitos de Privación de la Libertad, y el de Omisión de Asistencia en Reiteración Real.







El tiempo

Ediciones anteriores

septiembre 2018
L M X J V S D
« ago    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

  • Otras Noticias...