Fundación “Santa Lola” dialogó con EL PUEBLO desde República Dominicana

Lic. Claudio Alberto Cordero Jiménez es Director General y Fundador de la Fundación Santa Lola, que funciona en San Pedro de Macorís, República Dominicana, que surgió el 26 de octubre de 2004
Es una institución sin fines de lucro que busca erradicar la pobreza infantil.
Trabaja en las áreas de educación, salud, alimentación y justicia social y tiene como uno de los principales cometidos expandirse a varios países del Cono Sur.
La Fundación Santa Lola, se relaciona con el Programa de las Naciones Unidas para el Medioambiente en el 2007, con la Red TUNZA, por invitación de Handy Acosta Consejero para América latina y quien nos motivó a unirnos para trabajar en la temática medioambiental.
La Red TUNZA, es una estrategia de desarrollo sostenible del PNUMA, desde donde se apoyan las campañas de justicia climática, plantación de árboles y trabaja dentro de los seis ejes temáticos, que van desde Gestión de Ecosistemas hasta la situación del Cambio Climáticos”.
– ¿Cómo el proyecto llega a República Dominicana y de qué manera se expande a América del Sur
– “Mi visita a la República de Corea, en agosto de 2009, me permitió conocer a los gestores de la campaña mundial: “Plantemos para el Planeta”, en la cual sellamos un acuerdo marco que se renovaría cada año con la intención de sembrar árboles y darle seguimiento, debido a que ya se ha hecho costumbre sembrar por sembrar y que el árbol muera en el paso de los días.
Ya éramos parte de la Red TUNZA del PNUMA y habíamos hecho pocas siembras dentro de la campaña, pero a partir de ahí el 5 de diciembre de 2009, Día Mundial del Voluntario sembramos 3,000 árboles en la ribera de la Laguna Mallén, en San Pedro de Macorís.
De ahí se ve que el trabajo en la República Dominicana, no es meramente de papel, si no que pasamos a la práctica.
La Fundación Santa Lola, trabaja en otras áreas como Educación, extendiéndose la misión institucional a Embajadas de Fraternidad, en Venezuela, donde se imparte un programa de alfabetización y en Cuba en educación sexual.
– ¿Existen integrantes del movimiento en nuestro país?
Sí. David Casaravilla, es Embajador de Fraternidad de la Fundación Santa Lola, en Montevideo, Uruguay, pero éste se encarga del diseño gráfico de la institución.
– ¿Cómo funciona el proyecto «Viveros Personales»?
– “Surge en el Día Mundial de la Tierra 2009, en el cual, se trabajó con el reciclaje y la siembra para una tierra sostenible.
Éste enfatiza la importancia de utilizar las botellas plásticas sembrando árboles para luego ser trasplantado.
Los interesados, notifican su siembra a través de fundacionsantalola @hotmail. com o nuestro grupo de la Fundación Santa Lola en Facebook.
La persona recibe el certificado de Jardinero Ambiental y después se compromete a sembrar no menos de 5 árboles en botellas y al paso de 6 meses trasplantarlo.
Este proyecto internamente tiene 2 fases; la de recolección de botellas y selección del árbol y la fase del sembrado y el seguimiento a su crecimiento.
– ¿Cuáles son los canales más efectivos para lograr una concientización medio ambiental colectiva?
“Países como la República Dominicana, tienen mucha dificultad en la materia de concienciación.
Sin embargo, un término muy popular que se escucha en nuestro continente es: “La Unión hace la Fuerza”. En principio es necesario reglamentar el tema medioambiental en las escuelas, que esté en su programa de clases, que se imparta charlas, se creen anuncios publicitarios y gráficos sobre la importancia del ambiente, la responsabilidad moral y penal que se tiene, incluyendo las sanciones.
Muchas instituciones están involucrándose en el tema, pero pasar de una mera fotografía a la acción, es lo que se necesita.
Apagar las luces varias veces al año, no sólo una vez para que pase a la historia, sembrar árboles, como la responsabilidad de tener un hijo, materializar el consumo de dióxido de carbono, utilizar pues más la bicicleta, el transporte público o caminar.
Hay muchas acciones que si lo hacemos y lo damos a conocer, otras personas se motivan.
– ¿Cómo opera “Santa Lola» en América Latina?.
– “Con jóvenes voluntarios que obtemperan el título de Embajadores de Fraternidad.
Actualmente tenemos dos representantes en Cuba, uno en Venezuela y uno en Uruguay.
Éstos desarrollan proyectos madres, es decir los mismos que se ejecutan en la Oficina Central en San Pedro de Macorís, República Dominicana.
El modus operandi en América, se limita por los recursos económicos y humanos, pero se hace un gran esfuerzo en las áreas donde se trabaja”.
SUMANDOSE AL PLAN
DE FORESTACIÓN –
Es tomar un compromiso personal, que repercute a nivel mundial, porque precisamente el ambiente dominicano, no sólo le pertenece a los que viven en tierras dominicanas, si no es el ambiente planetario, que es de todos.
Sumarse a este plan, es comprometerse a sembrar, a darle seguimiento no sólo a sembrar árboles, si no a ahorrar agua, reciclar, reutilizar y otras acciones.
El proyecto es para toda América Latina y no se pide un tipo de árbol específico. Lo más conveniente que se den rápidamente.
Por ejemplo, la caoba tarda mucho para crecer y los efectos de los árboles que necesitamos son inmediatos: sombras, alimentos y oxígeno.
En materia medioambiental, la Fundación Santa Lola se capacita anualmente con las conferencias subregionales para Centroamérica, México y las Islas Hispanas del Caribe, así como las conferencias internacionales TUNZA.







El tiempo


  • Otras Noticias...