Fundación Techo lanza su campaña anual de recaudación buscando integración socio territorial

La campaña institucional de recaudación de fondos comenzó ayer y se prolongará hasta el 8 de agosto con la colecta.
La campaña de recaudación de fondos se realiza una vez al año en el período de mayor exposición de la organización, presentando su labor y convocando a la sociedad a involucrarse con la labor.
Vale destacar que la colecta es el hito de la campaña, un momento clave de movilización de voluntarios y convocatoria a la sociedad.
Mercedes García da Rosa – Directora de Techo por Salto y Paysandú anunció el lanzamiento institucional de la campaña de recaudación de fondos y se invita a la sociedad a integrarse a la labor de diferentes modos.
“Techo” es una organización que trabaja para la superación de la pobreza en asentamientos, mediante el trabajo conjunto de las personas que allí viven y jóvenes voluntarios por medio de diferentes proyectos fomentando y trabajando en el desarrollo comunitario.
Techo tiene la convicción que superar la pobreza solo es posible si la sociedad entera se compromete a lograrlo.
Techo está presente en Latinoamérica y el Caribe que busca superar la situación de la pobreza que viven miles de personas en los asentamientos precarios a través de la acción conjunta de sus pobladores y jóvenes voluntarios.
Se tiene la convicción de que la pobreza se puede superar definitivamente si la sociedad en su conjunto logra reconocer que este es un problema prioritario y trabaja activamente por resolverlo.
En Salto y Paysandú viven 2.200 familias en asentamientos; con el aporte se tiene previsto construir un mayor número de viviendas de emergencia, proyectos comunitarios y se sostendrá un plan de educación y capacitación en oficios.
CANALES DE COLABORACIÓN
En cuanto a las formas de colaborar con la campaña, se podrán hacer donaciones y las empresas podrán convertirse en “empresas amigas”.
El programa trabaja en asentamientos precarios, siendo su motor esencial la acción conjunta de sus pobladores y jóvenes voluntarios, quienes trabajan para generar soluciones concretas a la problemática de la pobreza.
Se impulsa un proceso continuo de fortalecimiento de la comunidad, siendo el desarrollo comunitario el eje transversal de la intervención.
En una primera fase, los voluntarios identifican y caracterizan las condiciones de vulnerabilidad de hogares y asentamientos con el apoyo de referentes de la comunidad y otros actores influyentes, impulsando desde un inicio la organización, participación y corresponsabilidad de la comunidad.
ESPACIOS PARTICIPATIVOS Y SOLUCIONES CONCRETAS
En una segunda fase, se genera espacios participativos y desarrolla soluciones concretas en conjunto con los pobladores de la comunidad, a fin de enfrentar las necesidades identificadas.
La precariedad habitacional es uno de los problemas prioritarios y urgentes de los asentamientos, por lo que Techo empieza este proceso de desarrollo comunitario construyendo viviendas de emergencia, con la participación masiva de voluntarios y familias de la comunidad.
Esta vivienda es una solución concreta y realizable al corto plazo, que impacta en la calidad de vida de las familias y genera los primeros vínculos de confianza entre los voluntarios y la comunidad, a partir de este trabajo conjunto.
Techo conforma la Mesa de Trabajo, instancia semanal de reunión y diálogo entre líderes comunitarios y voluntarios, partir de la cual se identifican otras necesidades prioritarias y se desarrollan programas para enfrentarlas.
Los principales programas de trabajo son: talleres de apoyo escolar para niños y jóvenes, y alfabetización para adultos.
Trabajo: Capacitación en oficios básicos y formación laboral.
Fomento productivo: Apoyo para el desarrollo de emprendimientos.
Fondos concursables para desarrollo de proyectos comunitarios.
Salud: Campañas de prevención y promoción de la salud.
Promueve la vinculación a redes para potenciar los programas mencionados y para desarrollar otros proyectos que contribuyan a la generación de soluciones integrales.