Gastronomía y construcción, rubros donde trabajarían los refugiados de Guantánamo

Antes de fin de mes, varios de los liberados de Guantánamo residentes en Uruguay estarán trabajando. Además, están comenzando un nuevo curso de idioma español más intensivo.
El encargado de Relaciones Internacionales del Pit-Cnt, Fernando Gambera, dijo a El Espectador que los refugiados se mueven por la ciudad con naturalidad y están bien integrados al barrio y al entorno.
«A esta altura ya se manejan solos de noche. Es común verlos caminando por Palermo. Antes de que termine el mes de enero es muy posible que alguno de ellos ya esté trabajando», aseguró Gambera.
Además de las nociones obtenidas por las clases con la profesora particular, están comenzando un nuevo curso de idioma español más intensivo y financiado por el Centro Sirio.
Trabajos por concretarse
Gambera agregó que los trabajos  que están por concretarse serían en la construcción, manejo de vehículos de carga, carnicería y gastronomía.
Los seis refugiados se comunican regularmente con sus familiares, pero que la prioridad está puesta en Abu Wa’El Dhiab, ya que es el único que tiene mujer e hijos que quieren volverse a ver con él.
El Poder Ejecutivo está haciendo las gestiones correspondientes para que, a la brevedad, pueda llegar a Uruguay la familia del refugiado de la cárcel.
Este sirio de 43 años tiene a su esposa e hijos en Turquía y es el que se encuentra más vulnerable anímicamente.
Gambera dijo a El Espectador que este asunto depende de Cancillería, pero que los trámites están avanzados. «El gobierno ya tiene encaminado los trámites internacionales para que la llegada de sus familiares se concrete», finalizó.

Antes de fin de mes, varios de los liberados de Guantánamo residentes en Uruguay estarán trabajando. Además, están comenzando un nuevo curso de idioma español más intensivo.

El encargado de Relaciones Internacionales del Pit-Cnt, Fernando Gambera, dijo a El Espectador que los refugiados se mueven por la ciudad con naturalidad y están bien integrados al barrio y al entorno.

«A esta altura ya se manejan solos de noche. Es común verlos caminando por Palermo. Antes de que termine el mes de enero es muy posible que alguno de ellos ya esté trabajando», aseguró Gambera.

Además de las nociones obtenidas por las clases con la profesora particular, están comenzando un nuevo curso de idioma español más intensivo y financiado por el Centro Sirio.

Trabajos por concretarse

Gambera agregó que los trabajos  que están por concretarse serían en la construcción, manejo de vehículos de carga, carnicería y gastronomía.

Los seis refugiados se comunican regularmente con sus familiares, pero que la prioridad está puesta en Abu Wa’El Dhiab, ya que es el único que tiene mujer e hijos que quieren volverse a ver con él.

El Poder Ejecutivo está haciendo las gestiones correspondientes para que, a la brevedad, pueda llegar a Uruguay la familia del refugiado de la cárcel.

Este sirio de 43 años tiene a su esposa e hijos en Turquía y es el que se encuentra más vulnerable anímicamente.

Gambera dijo a El Espectador que este asunto depende de Cancillería, pero que los trámites están avanzados. «El gobierno ya tiene encaminado los trámites internacionales para que la llegada de sus familiares se concrete», finalizó.