Gobierno marca rumbo a la «nueva normalidad»

Montevideo, 3 de mayo de 2020. Como se había previsto, antes de tomar cualquier acción futura se iba a evaluar el resultado del retorno a la plena actividad del sector de la construcción. La decisión sobre con qué sector se comenzaría fue fruto de una evaluación previa, basada en que se trata de una actividad que incluye, de manera directa e indirecta, una porción significativa del empleo total, además de ser de «bajo riesgo» relativo en cuanto a la capacidad de contagio.
Para realizar el control se esperó un tiempo prudencial de 17 – 18 días, en función de los tiempos de incubación de la enfermedad, de manera que, de existir un brote, pudiera ser detectado.
Dada la particularidad de la enfermedad y lo que se quiere medir, el muestreo debió realizarse en un muy corto lapso, tarea que resultó extenuante para el personal de ASSE y el INE que trabajó en el mismo, cosa que la Presidencia de la República les agradece y valora especialmente.
El estudio consistió en una muestra de 434 casos sobre una población total estimada de unas 8.300 personas. El mismo se realizó en obras de cierto porte, con personal ocupado superior a 20 personas, en Montevideo, Canelones, Maldonado y Durazno (UPM). Las unidades se clasificaron según la cantidad de personas trabajando en tres categorías, entre 20 y 49 empleados, entre 50 y 99 y, de 100 y más, siendo el tamaño muestral de 10, 20 y 30 casos respectivamente, por lo que es representativa.
En total se relevaron 27 obras, aproximadamente un 10% de esas categorías. La elección obedeció a que:
i) En los tres primeros departamentos es donde se concentra más del 95% de los casos de COVID 19 en Uruguay,
ii) Una muestra en obras de cierto porte resulta más representativa en el sentido que, de existir un caso positivo en ella, dada la probabilidad de contagio, sería más factible que en la muestra apareciera un positivo.
El resultado final fue que la totalidad de los 434 casos relevados dieron resultado negativo. Lo relevante es entender ¿qué significa este resultado?
i) No quiere decir que no exista personal en la industria que no esté cursando la enfermedad, ni siquiera en las obras testeadas, aunque ciertamente la probabilidad en éstas últimas es baja.
ii) Sí quiere decir que, si hubiera un número significativos de casos en el sector, con alta probabilidad se deberían haber captado en la muestra.
iii) Lo que se puede decir es que si la prevalencia de la enfermedad en la población fuera del 0,5%, la probabilidad de no encontrar ningún caso positivo es menor al 10 % y, si fuera del 0,7% inferior al 4%.
iv) Lo que sí se puede inferir del estudio es que, como la cantidad de casos registrados nos sugiere, la prevalencia de la enfermedad es probablemente baja.
v) Un resultado con 1 o 2 casos positivos, no hubiera estadísticamente cambiado la evaluación que se hace.
La confirmación de la baja prevalencia de la enfermedad entre la población, nos permite dar un paso más hacia el restablecimiento de condiciones sociales y económicas más normales (la «nueva normalidad»), la que se transita, como se expresó desde un principio, en forma muy medida.
Debemos seguirnos cuidando entre todos, y aquellos que puedan mantenerse en su hogar y si salen, recuerden las medidas de precaución y distanciamiento físico.