Gobierno presentó proyecto para subastar bienes de Pluna y hacer frente a las deudas dejadas

Propone rematar los aviones de la compañía y con ese dinero saldar las deudas de la empresa; también prevé vender las frecuencias aéreas a cambio de que quien las compre contrate a los ex trabajadores de la empresa.
El Poder Ejecutivo remitió en la noche de este lunes al Parlamento el proyecto de ley por el cual se busca acelerar el proceso de liquidación y concurso de la empresa Pluna S.A., en el entendido de que si no “se corre riesgo de disminución en el valor de los activos de la empresa”.
El proyecto de ley prevé la creación de un fideicomiso encargado de rematar los aviones de Pluna, y también propone vender las frecuencias aéreas que le pertenecen al país a cambio de que quien las adquiera se haga cargo de los empleados que quedaron sin trabajo tras el cierre de la compañía aérea.
En la exposición de motivos del proyecto, compuesto de siete artículos, se señala que más de un millón y medio de pasajeros pasaron por año por Montevideo transportados por la aerolínea, ahora quebrada. Hubo vuelos regulares directos con 13 destinos y a Punta del Este con dos, a través de 253 frecuencias semanales.
El primer artículo del proyecto de ley contempla la creación de un fideicomiso, que adquirirá los activos pertenecientes a Pluna S.A.  El Poder Ejecutivo, a su vez, designará la persona jurídica o física que actuará como fiduciario. Como contrapartida por la adquisición de los bienes, el fideicomiso asumirá el pago de las obligaciones de Pluna frente a sus acreedores.
Para pagar esas obligaciones, el fideicomiso rematará los bienes, entre los cuales se encuentran los siete aviones Bombardier de la ex aerolínea de bandera uruguaya. El remate será en un plazo máximo de 60 días. La base de ese remate será equivalente al monto de los pasivos de Pluna que fueron asumidos, de manera de asegurarse que el fideicomiso recupere el monto de las deudas de Pluna.
De acuerdo con el articulado del proyecto, quien adquiera los bienes fidecomitidos podrá negociar en forma directa con el Ejecutivo la concesión de las frecuencias de vuelo anteriormente asignadas a Pluna. Esto está sujeto a la incorporación de los trabajadores de Pluna; además asumirá la deuda de la exempresa.
En caso que el comprador no esté dispuesto a asumir la totalidad de la deuda, el Ejecutivo dispondrá la participación del Estado en la nueva aerolínea privada, pero esa participación no podrá exceder el 25% y el Estado no estará obligado a realizar participaciones adicionales.
Asimismo, el proyecto propone la creación de un Fondo de Adelantos de Créditos Laborales de PLUNA (FACLP), para complementar el dinero que perciben los exfuncionarios de la aerolínea por concepto de seguro de desempleo.
Se trata de un complemento de los beneficios de ese seguro, hasta completar mensualmente el 100% del monto líquido de las remuneraciones nominales computables, percibidas en los seis meses inmediatos anteriores a configurarse la causal de seguro de desempleo. Ese complemento el trabajador lo percibirá por seis meses.
El Fondo será administrado por una comisión integrada por cinco miembros: tres del Poder Ejecutivo (Ministerios de Economía, Transporte y Trabajo) y dos del PIT-CNT.
Aquí puede consultarse el documento que presentó el Poder Ejecutivo en el Parlamento, que mañana tendrá urgente consideración y que deberá tener mayoría simple para ser aprobado.

Propone rematar los aviones de la compañía y con ese dinero saldar las deudas de la empresa; también prevé vender las frecuencias aéreas a cambio de que quien las compre contrate a los ex trabajadores de la empresa.

El Poder Ejecutivo remitió en la noche de este lunes al Parlamento el proyecto de ley por el cual se busca acelerar el proceso de liquidación y concurso de la empresa Pluna S.A., en el entendido de que si no “se corre riesgo de disminución en el valor de los activos de la empresa”.

El proyecto de ley prevé la creación de un fideicomiso encargado de rematar los aviones de Pluna, y también propone vender las frecuencias aéreas que le pertenecen al país a cambio de que quien las adquiera se haga cargo de los empleados que quedaron sin trabajo tras el cierre de la compañía aérea.

En la exposición de motivos del proyecto, compuesto de siete artículos, se señala que más de un millón y medio de pasajeros pasaron por año por Montevideo transportados por la aerolínea, ahora quebrada. Hubo vuelos regulares directos con 13 destinos y a Punta del Este con dos, a través de 253 frecuencias semanales.

El primer artículo del proyecto de ley contempla la creación de un fideicomiso, que adquirirá los activos pertenecientes a Pluna S.A.  El Poder Ejecutivo, a su vez, designará la persona jurídica o física que actuará como fiduciario. Como contrapartida por la adquisición de los bienes, el fideicomiso asumirá el pago de las obligaciones de Pluna frente a sus acreedores.

Para pagar esas obligaciones, el fideicomiso rematará los bienes, entre los cuales se encuentran los siete aviones Bombardier de la ex aerolínea de bandera uruguaya. El remate será en un plazo máximo de 60 días. La base de ese remate será equivalente al monto de los pasivos de Pluna que fueron asumidos, de manera de asegurarse que el fideicomiso recupere el monto de las deudas de Pluna.

De acuerdo con el articulado del proyecto, quien adquiera los bienes fidecomitidos podrá negociar en forma directa con el Ejecutivo la concesión de las frecuencias de vuelo anteriormente asignadas a Pluna. Esto está sujeto a la incorporación de los trabajadores de Pluna; además asumirá la deuda de la exempresa.

En caso que el comprador no esté dispuesto a asumir la totalidad de la deuda, el Ejecutivo dispondrá la participación del Estado en la nueva aerolínea privada, pero esa participación no podrá exceder el 25% y el Estado no estará obligado a realizar participaciones adicionales.

Asimismo, el proyecto propone la creación de un Fondo de Adelantos de Créditos Laborales de PLUNA (FACLP), para complementar el dinero que perciben los exfuncionarios de la aerolínea por concepto de seguro de desempleo.

Se trata de un complemento de los beneficios de ese seguro, hasta completar mensualmente el 100% del monto líquido de las remuneraciones nominales computables, percibidas en los seis meses inmediatos anteriores a configurarse la causal de seguro de desempleo. Ese complemento el trabajador lo percibirá por seis meses.

El Fondo será administrado por una comisión integrada por cinco miembros: tres del Poder Ejecutivo (Ministerios de Economía, Transporte y Trabajo) y dos del PIT-CNT.

Aquí puede consultarse el documento que presentó el Poder Ejecutivo en el Parlamento, que mañana tendrá urgente consideración y que deberá tener mayoría simple para ser aprobado.