Grillo constante: Benedetti, la canción y el poema, de Jorge Basilago y Guillermo Pellegrino

Hoy se presenta el libro “Grillo constante” sobre Mario Benedetti en el Ateneo. Los autores dan un adelanto exclusivo a EL PUEBLO

Aunque los estudios críticos sobre el legado literario de Mario Benedetti son numerosos y diversos en sus enfoques, un aspecto muy importante permanecía casi inexplorado hasta hoy: su prolongada presencia en el cancionero popular uruguayo e hispanoamericano. A casi una década de la muerte del poeta (en 2009) y con el centenario de su nacimiento muy cerca (en 2020), hoy se presentará en Salto el primer libro que recoge en forma pormenorizada la experiencia de Benedetti en este terreno creativo.
Grillo constante – Historia y vigencia de la poesía musicalizada de Mario Benedetti, escrito por Jorge Basilago y Guillermo Pellegrino (también autores de “A la orilla del silencio”, conocida biografía de Osiris Rodríguez Castillos), propone un análisis serio y riguroso de las canciones creadas sobre textos de Benedetti. Desde sus primeras incursiones a comienzos de los años setenta hasta la actualidad; desde la canción política urgente hasta la temática humana y amorosa sin fecha de caducidad; con sus aciertos y sus tropiezos.tapalibro
El Pueblo accedió en forma exclusiva a un adelanto del ensayo, que presentamos a los lectores en estas páginas:
Canción urgente
(…) A partir de su simple belleza en la combinación de los recursos e imágenes poéticas, desde 1969 la poesía de Benedetti comenzó a ser visitada por los musicalizadores que buscaban –o hallaban- en ella las palabras adecuadas para llenar de contenido su música.
El primero en hacerlo fue Héctor Numa Moraes, quien musicalizó Cielo del 69, que el dúo Los Olimareños incluiría en su repertorio y en su disco homónimo de 1970. “Mario pensaba que esto de poner música a la poesía era complicado, pero para mí es solamente lógico: todo es posible si el poema tiene su música adentro”, asegura Moraes.
Cielito cielo que sí
cielo del sesenta y nueve
con el arriba nervioso
y el abajo que se mueve
(…) los versos forman parte de un volumen denominado Letras de emergencia en virtud de la rigurosa actualidad de su temática. Escritas entre 1969 y 1973, estas composiciones dan cuenta –con altibajos- del compromiso social y político de su autor antes que de su condición de poeta. Algunas de ellas, como Cielito del 26 y Las viejitas democráticas, resultan incluso bastante desafortunadas vistas desde la perspectiva de su obra anterior y posterior.
(…) La intención de Las viejitas democráticas es cuestionar ciertas operaciones mediáticas que, a fuerza de reiteración, pretenden disfrazarse de sentido común.
Nosotras las viejitas democráticas
ni huesos conseguimos para el caldo
pero como escuchamos Radio Carve
nosotras le tenemos miedo al cambio
Sin embargo, el resultado de la denuncia se diluye a causa de la torpeza con que el poeta delinea aquellas estrofas. Queda claro que Benedetti en ese entonces priorizaba el repentismo con que debía graficar ciertos sucesos y también la agilidad que la canción le daba a sus versos. (…) El riesgo, convertido aquí en un hecho palpable, era que tales necesidades lo llevaran a producir versos útiles pero no trascendentes.
Sur entre Paréntesis
Hasta 1985, cuando iniciaron el proyecto conjunto que se convertiría en el disco El sur también existe, Joan Manuel Serrat y Mario Benedetti no se conocían en persona. Pero cada uno estaba al tanto de la obra del otro. (…) el proyecto con el escritor uruguayo fue el primero en que Serrat trabajó, con un concepto integral y en colaboración directa, sobre letras de un autor contemporáneo suyo.
Con su ritual de acero
sus grandes chimeneas
sus sabios clandestinos
su canto de sirenas
sus cielos de neón
sus ventas navideñas
su culto de dios padre
y de las charreteras
con sus llaves del reino
el norte es el que ordena
pero aquí abajo abajo
el hambre disponible
recurre al fruto amargo
de lo que otros deciden
mientras el tiempo pasa
y pasan los desfiles
y se hacen otras cosas
que el norte no prohíbe
con su esperanza dura
el sur también existe
Sin embargo, el escritor español Luis García Gil, en su libro Serrat, cantares y huellas afirma que el artista español reconoció no haber quedado “satisfecho con el resultado de El sur también existe” (…) porque salvo en un par de canciones, la solidez de los contenidos –incluso con las reescrituras, la mayoría de los textos es de muy buena factura- no se ve compensada con melodías afines. Esto, desde luego, impacta sobre el nivel de comunicación y emotividad de la obra.
(…)
Dentro del marco de creciente escepticismo de los años noventa, y tal vez como un acto reflejo de rebeldía ante él, la cantante peruano-mexicana Tania Libertad decidió grabar un disco sobre poemas de Mario Benedetti. (…) La inquietud de la cantante se volcó, en particular, sobre La vida ese paréntesis (1998): “Elegí musicalizar ese libro, porque el poeta aborda temáticas que van más allá del compromiso político y social, lo que nos permitió jugar con diversos ritmos como la salsa, el bolero, el tango, el soul y el pop”, explica Libertad.
Esta afirmación permite realizar algunas inferencias, más allá de los aspectos rítmicos o melódicos que saltan al oído. En primer lugar, queda claro que la militancia social y política estaba sospechada y vaciada de contenido; por ende, desde la perspectiva de la cantante, el único compromiso genuino e irrenunciable parece ser con la vida. Y al calor de esa llama profunda –que por entonces amenazaba reducirse apenas a combinaciones de ceros y unos o campañas de mercadeo- se forjan los versos del libro en cuestión, donde la memoria, los amores y el recuento de los daños pasados enmarcan el presente.
¿De qué se nutre la nostalgia?
uno evoca dulzuras
cielos atormentados
tormentas celestiales
escándalos sin ruido
paciencias estiradas
(…)
pero con esos mínimos
no se arma la nostalgia
son meros simulacros
la válida la única
nostalgia es de tu piel
(…) A instancias del propio Benedetti, La vida ese paréntesis incluye también dos tangos, género que el autor no solo disfrutaba sino que seguramente le resultaría más cercano a su poesía. Los temas en cuestión son De vereda a vereda y Volver al barrio (llamado El barrio en el libro).
Volver al barrio siempre es una huida
casi como enfrentarse a dos espejos
uno que ve de cerca / otro de lejos
en la torpe memoria repetida
(…)
Nuevos ámbitos
“Cuando un poema se transforma en canción, pega un salto cualitativo; llega de otra manera al oyente y se recuerda siempre en forma diferente. La canción, al articular en un solo momento poesía y música, llega a universos simbólicos distintos. Es como percibir el agua en sus diferentes estados-: si bien sigue siendo agua, no es lo mismo un témpano de hielo que una nube”, opina el músico argentino Javier González. Guitarrista, compositor y director musical del grupo que lleva su nombre, González mantiene hace más de veinte años un proyecto conjunto con la autora e intérprete Patricia Barone, con quien creó un tango sobre la base del soneto Esta paz (La vida ese paréntesis, 1998) de Mario Benedetti.
Esta paz / simulacro de banderas/
unida con hilvanes a la historia
tiene algo de perdón / poco de gloria
y ya no espera nada en sus esperas
es una paz con guerras volanderas /
y como toda paz obligatoria
no encuentra su razón en la memoria
ni tiene la salud de las quimeras
esta paz sin orgullo ni linaje
se vende al invasor / el consabido
me refiero a esta paz / esta basura /
mejor será buscarle otro paisaje
o amenazarla en su precoz olvido
con una puñalada de ternura
(…).







El tiempo

Ediciones anteriores

septiembre 2018
L M X J V S D
« ago    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

  • Otras Noticias...