Guardavidas recibieron entrenamiento en uso de desfribiladores portátiles y de primeros auxilios

7Gaspar Reboredo instructor.

Días atrás se cumplieron en Termas de Arapey y Daymán las jornadas de capacitación al equipo municipal de guardavidas en el uso de los desfibriladores portátiles, recientemente incorporados y en conocimientos básicos de primeros auxilios.

El Director del Departamento de Salud e Higiene Carlos Albisu hizo énfasis en la importancia de las instancias de capacitación «no solamente por la adquisición de los desfibriladores que se suman a la instrucción a los funcionarios municipales», tanto de Termas del Arapey como Daymán, así como de dos dependencias más del organismo municipal (en el hall central de calle Juan Carlos Gómez y en el Cementerio Central.

Se realzó entonces el valor de contar con los aparatos que juegan un rol trascendental en la emergencia médica sobre todo en los centros turísticos donde se da un importante flujo de gente.

Desde hace algún tiempo los instructores se han encargado de preparar a los funcionarios de todos los turnos a fin de que queden cubiertas las termas con el servicio de emergencia, en cuanto al manejo del desfibrilador y las acciones de primeros auxilios que se puedan llevar a cabo ante cualquier eventualidad que pueda suscitarse.

La instrucción estuvo a cargo de Gaspar Reboredo, profesional perteneciente a la American Herat Asociación, del Centro de Prevención de Emergencias (CEPRIE), quien destacó el gesto responsable de la Intendencia en instruir a su personal, teniendo en cuenta que las enfermedades cardiovasculares constituyen la principal causa de muerte en nuestro país.

RESPONSABILIDAD SOCIAL

La iniciativa está enmarcada en la Ley No. 18. 360 que contempla la desfibrilación y exige que en todo lugar donde haya concentración de personas debe estar disponible un desfibrilador y gente entrenada para usarlo.

«La idea es entrenar a todo el personal tanto en el uso de los desfibriladores como en el conocimiento básico de primeros auxilios, como brindar la atención en primera instancia hasta que lleguen los médicos.

El aparato está especialmente diseñado para que lo pueda usar personal no sanitario.

El CEPRIE es una organización pionera en el país, los primeros que trajeron los desfibriladores de entrenamiento, brindando a su vez cursos de reanimación avanzada.

Ciencia mediante, se llegó a la conclusión que desde hace más de veinte años que la principal causa de muerte de origen cardíaco es la fibrilación ventricular.

El único tratamiento para esta arritmia es la desfibrilación eléctrica precoz.

El desfibrilador es un aparato electrónico portátil (producto sanitario) que diagnostica y trata la parada cardiorrespiratoria cuando es debida a la fibrilación ventricular (en que el corazón tiene actividad eléctrica pero sin efectividad mecánica) o a una taquicardia ventricular sin pulso (en que hay actividad eléctrica y en este caso el bombeo sanguíneo es ineficaz), restableciendo un ritmo cardíaco efectivo eléctrica y mecánicamente.

La desfibrilación consiste en emitir un impulso de corriente continua al corazón, despolarizando simultáneamente todas las células miocárdicas, pudiendo retomar su ritmo eléctrico normal u otro eficaz.

La fibrilación ventricular es la causa más frecuente de muerte súbita.

Es muy eficaz para la mayor parte de los llamados paros cardiacos, que en su mayor parte son debidos a que el corazón fibrila y su ritmo no es el adecuado, estos equipos básicamente devuelven el ritmo adecuado al corazón.