Gustavo da Cunda dijo “los CAIF son los cimientos para que sean mejores hombres y mujeres el día de mañana”

Gustavo da Cunda dijo “los CAIF son los cimientos para que sean mejores hombres y mujeres el día de mañana”

Gustavo da Cunda se desempeñó como funcionario de Plan CAIF durante 27 años. Era funcionario de la Jefatura de Policía cuando el Dr. Néstor Albisu, por aquellos tiempos Jefe de Policía, lo acercó a esas nuevas tareas. Hay que recordar que la esposa de Albisu, Juanita Emed, ha sido una de las grandes luchadoras que ha tenido Salto a favor de este tipo de planes sociales.

Esa experiencia que fue acumulando Da Cunda en tantos años, junto a la voz de aliento de algunas personas que la supieron valorar y vislumbraron que sería un buen aporte a la sociedad, lo impulsó a plasmar en una publicación una serie de datos, comentarios, anécdotas, informaciones varias, y fue así que empezó a tomar forma el libro que días pasados y con el título “A 30 años del Plan CAIF en Salto” tuvo su presentación en público. Es un libro escrito, además de Gustavo da Cunda, por la abogada y socióloga Fanny Fernández.
Salto es pionero en el país en contar con Centros de Atención a la Infancia y la Familia (C.A.I.F.). En el acto de presentación, el autor recordó aquella época en que los centros de los barrios Don Atilio y Williams surgieron como “Jardines Maternales”, para después recién transformarse en CAIF, y destacó el trabajo de las maestras Nelsa Pereira y Nilza Bernasconi, primeras maestras del plan, quienes estaban presentes en el acto y recibieron el afectuoso aplauso del público.
Para la elaboración del libro, valoró la buena disposición de la Dra. Fanny Fernández, que al plantearle la idea, la aceptó inmediatamente y se pusieron a trabajar en conjunto, así como la colaboración de todos los centros al aportar materiales (fotos, reseñas, etc.).
“Es una política de Estado que hoy en día ya nadie cuestiona sino al contrario, todos piensan en mejorar y profundizar. Comenzó siendo un plan piloto en el año 88, hacía poco que estábamos en democracia y se encontró un montón de dificultades. Los CAIF fue una de las cosas que salió con dinero de UNICEF para paliar un poco la situación. A medida que pasó el tiempo se empezaron a institucionalizar hasta llegar a los 500 que tenemos hoy”, dijo Da Cunda.

La “gran apertura” fue en 2004
En el año 2004, en que se desempeñaba como delegado nacional del Plan, es cuando Da Cunda entiende que “surge lo que me parece la gran apertura de los CAIF, porque hasta ese momento la sociedad civil le planteaba al Estado: nos parece que en este barrio debería haber un centro.
Pero no siempre estaba en los lugares donde realmente se necesitaba y los papás que más necesitaban no siempre se arrimaban. Entonces, con toda la crisis que hubo en 2002, que el país poco menos que se nos venía abajo, estuvimos trabajando fuertemente en la creación de una nueva etapa, si bien los centros estaban enclavados en barrios periféricos, había que salir del CAIF, ahí se crearon centros nuevos y además había que ir casa por casa explicando a la gente que esto era algo bueno para los hijos. Y de ahí en más, acá en Salto ya hay 5 de estos centros que van a cumplir 15 años, algo que no es menor”, manifestó.

Los cimientos del castillo
Así finalizó su exposición: “Nosotros trabajamos sobre todo con la familia y con los niños. Los técnicos dicen que los primeros tres años son fundamentales, que hay neuronas que si no se desarrollan en ese tiempo no se desarrollan más, por eso más apuntamos desde que nace el bebé hasta los tres años, para que en el día de mañana tengan herramientas en igualdad de condiciones con aquellos que la vida los llevó por otro camino y tuvieron otra infancia. Cuando uno está en la calle y mira un hermoso castillo, no se pone a mirar que abajo hay grandes cimientos que son los que sostienen ese castillo. Nosotros estamos trabajando en los CAIF para que nuestros niños tengan esos cimientos, para que en el día de mañana sean mejores hombres y mujeres”.