Gustavo Riestra «Las tecnoferias son unas verdaderas fiestas del conocimiento»

El Director del Departamento de Cultura Científica del Ministerio de Educación y Cultura Gustavo Riestra – en su visita a nuestro departamento con motivo de la nueva edición de la Tecnoferia Departamental de Club de Ciencias, en el que participaron setenta y cinco proyectos de seis localidades de todo el departamento – manifestó que «realmente fue el resultado de un arduo trabajo llevado adelante por el Prof. Rúben Alvez en cuanto a poder incentivar y estimular a diferentes instituciones vinculadas a la educación formal y otras que se han integrado a trabajar, presentar y socializar sus proyectos en ciencia, tecnología e innovación con la comunidad.

Desde el punto de vista del jerarca, las tecnoferias son unas «verdaderas fiestas del conocimiento científico tecnológico e innovativo que estimula a seguir en el camino de trabajar en proyectos». Riestra señaló la apertura de un camino muy interesante a nivel departamental, fortaleciéndose muchísimo el trabajo en proyectos, rompiéndose un récord histórico con 75 propuestas. Cuando las instituciones se unen y hacen sinergia, se logra un mejor producto.
Un Club de Ciencia es un escenario de educación no formal, en el que niños, jóvenes y adultos pueden potenciar sus ideas y su creatividad a través de una investigación.
Los clubes se registran y pasan por diversas instancias a lo largo del año, mostrando su trabajo en Talleres, Congresos Departamentales, Ferias Departamentales y la Feria Nacional.
El Departamento de Cultura Científica (DCC) tiene como meta potenciar y fortalecer las redes de comunicación de la ciencia y la tecnología.

CLUBES DE CIENCIA
Y TECNOLOGÍA
Los clubes o ferias de ciencias y tecnología son un espacio no formal en el que niños y jóvenes pueden potenciar sus ideas creativas.
Lo forman un grupo de jóvenes con una organización establecida que – orientados por un adulto – desarrollan actividades que favorecen la educación científica y tecnología del grupo y de la comunidad, contribuyendo a una mejor comprensión de la función de la ciencia y la tecnología en el momento actual.
Los integrantes del club de ciencias, partiendo de sus intereses y motivaciones, seleccionan un tema y desarrollan un proyecto de investigación el cual es presentado en la feria departamental correspondiente.
Se pretende brindar una propuesta educativa no formal, que favorezca el desarrollo integral de niños y jóvenes, enriqueciendo la formación de los futuros ciudadanos, a través de la generación de una cultura científico –tecnológica que potencie y estimule la creatividad y la innovación en la sociedad.

PROGRAMA DE ACTIVIDADES
CIENTÍFICAS Y TECNOLÓGICAS
El Programa de Actividades Científicas y Tecnológicas es la propuesta educativa no formal de mayor impacto en el desarrollo integral de niños y jóvenes, generadora de una pauta cultural basada en la creatividad, innovación, identificación y resoluciones claras y concretas de situaciones problema, favorecedora del proceso de socialización de los educandos, contribuyendo de este modo, al mejoramiento de calidad de vida de la comunidad, fortaleciendo y apoyando al sistema educativo formal.
En el año 1985 el Ministerio de Educación y Cultura de Uruguay a través de la Dirección de Ciencia y Tecnología, pone en marcha el Programa de Actividades Científicas y Tecnológicas Juveniles, utilizando la metodología propuesta por UNESCO.
Esta actividad que se inscribe en el área de la educación no formal, pretende iniciar al joven uruguayo en la investigación a la vez que procura facilitar la socialización de la Ciencia y la Tecnología.
En los últimos años, los avances científicos y tecnológicos se han multiplicado con gran rapidez, impactando directamente en la vida cotidiana.
Esto, trajo consigo una toma de conciencia colectiva acerca de su importancia para el desarrollo individual y social desde distintos ámbitos –el educativo, en particular– y la necesidad de propiciar la alfabetización tecno científica en el marco de la formación ciudadana.
La enseñanza de las ciencias y las tecnologías en la actualidad es una parte importante de la formación cultural de los estudiantes.
Esto les permite relacionarse de una mejor manera con su entorno para buscar respuestas a las necesidades de una sociedad cambiante como la actual.
De allí la urgencia de reflexionar sobre los procesos de enseñanza y de aprendizaje desarrollados en la escuela, y sobre los roles que involucran a docentes y estudiantes en sus respectivos contextos.
El club escolar contribuye significativamente al proceso de la alfabetización científica y tecnológica de la comunidad educativa -ya sea como formato de organización curricular en el nivel áulico o como estrategia curricular y pedagógica que complementa los aprendizajes que se desarrollan en la jornada escolar y tiene importante incidencia en los procesos de divulgación.
Los fines y actividades de los clubes son muy diversos y dependen del motivo por el que las personas se hayan asociado: realización de actividades experimentales u observaciones, intercambios de ideas, debates culturales, espacios de expresión que pongan en diálogo ciencia, tecnologías y arte; organización de actividades a favor de terceros, actividades formativas e informativas en beneficio propio, entre otras posibilidades.
En todos los casos, lo que prima es el interés y la finalidad pedagógica.