Hay que vigorizar el Estado, volverlo ágil, y dotarlo de mayor eficiencia y eficacia en el manejo de sus presupuestos

Desde Europa el director de la Regional Norte entiende que es imprescindible transformar el Estatuto del Funcionario Público y el TOCAF

En su blog como director de la Regional Norte Alejandro Noboa retoma el contacto desde Madrid (España), en donde desde inicios del presente año permanece usufrutuando una estancia posdoctoral en la Universidad Complutense de Madrid, que lo mantendrá con licencia extraordinaria hasta el venidero 10 de marzo.

EL PUEBLO reproduce textualmente su opinión que titula “Vuelta desde Madrid”. En ella Noboa invita a docentes e investigadores a poder realizar ese tipo de experiencias internacionales y anuncia la futura publicación de algunos libros. Indica que la Regional debe superarse aún más con nuevos proyectos de investigación para convertirse en una caja de resonancia de las cuestiones regionales, nacionales y mundiales. El docente también aboga por una imprescindible reforma de la función pública que implica tanto la reforma del Estatuto del Funcionario Público como del Texto Ordenado de Contabilidad y Administración Financiera (TOCAF). Finalmente brinda su visión sobre la realidad europea en crisis y sobre las posibles salidas que se proponen.

 5

Noboa en la foto de archivos de EL PUEBLO, junto al Ministro de Educación, Ricardo Erlich.

Vuelta desde Madrid 

Tomo contacto con ustedes después de realizar una estancia postdoctoral en Madrid de casi dos meses. Sin duda este tipo de actividades forman parte de la tarea académica en la actualidad. En ese sentido invitamos a nuestros docentes e investigadores a realizar este tipo de trabajos formativos en un cien por ciento. No podemos olvidarnos que la Ciencia es una empresa colectiva pero además internacional. Esta estancia me permitió trabajar con investigadores de primer nivel en el mundo el Cat. Prof. Antonio Lucas (UCM), el Cat. Prof. Juan Javier Sánchez Carrión (UCM), la Cat. Prof. Isabel de la Torre (UAM), entre otros que hemos tenido la oportunidad de visitar y de intercambiar saberes, con ellos hemos emprendido trabajos colectivos interesantes para la Sociología.

Dos proyectos que merecen mención: la coordinación en conjunto con el Prof. Antonio Lucas de una publicación colectiva sobre Métodos de investigación en Ciencias Sociales a editarse en Madrid, allí además hemos incluido un capítulo propio sobre Diseño Cualitativo de la investigación social. También la colocación en una futura publicación sobre la Realidad Social Latinoamericana de un capítulo compartido con el grupo de investigación que lleva adelante el proyecto Gestión pública local en movimiento: los procesos sociales de los presupuestos participativos de Salto y Paysandú (proyecto que dirijo y que trabajan además Natalie Robaina, Natalia Bisio, Mariano Suárez y Romina Pagani). Dicho capítulo se titulará Democracia y gobernanza en América Latina, que también se publicará en Madrid.

Además he podido dedicarme a mirar el país y la Regional desde, donde muchas veces mejor se ve, es decir desde afuera. Anhelo como muchas veces lo he dicho una imprescindible reforma de la función pública, he leído con atención la nueva propuesta de reforma del Estatuto del Funcionario Público, creo que es un avance ineludible e inexorable si el Uruguay pretende colocarse a niveles de desarrollo que aseguren una adecuada y generalizada calidad de vida para los ciudadanos. Sostengo en este sentido, que hay dos cuerpos normativos a reformar, el mencionado estatuto y el TOCAF. El Estado uruguayo no puede tardar tanto en la gestión de sus recursos tanto humanos como materiales. Transformar el primero de ellos significaría vigorizar el Estado, volverlo ágil, fuerte y servicial, en tanto cambiar el segundo es dotarlo de mayor eficiencia y eficacia en el manejo de sus presupuestos. Resulta, que en mérito a la transparencia y la anticorrupción nos hemos vuelto oscuros en los procesos por su tortuosidad y excesivo formalismo. El Uruguay está llamado a entrar en una nueva era de desarrollo en América Latina, pero tenemos que darnos las normativas que así lo permitan, hay que animarse a dar estos pasos imprescindibles.

En otro sentido, la Regional camina un trayecto interesante, pero aún debemos superarnos más, las dinámicas de las academias exigen una renovación constante con nuevos proyectos de investigación, con nuevas propuestas de enseñanza, convertir a la RN en una caja de resonancia de las cuestiones regionales, nacionales y porque no mundiales. Entender esto es entender la construcción universitaria, el debate de los grandes temas de la Ciencia y de la sociedad actual.

Sobre Europa y España, está en un período difícil de su historia, hay quién clama por la reformulación del sistema volviéndolo menos agresivo y más humano, es hora de ponerse a pensar si vale la pena (Touraine, Giddens, Morin, entre otros); hay quien asoma su cara autoritaria y brega sin tapujos por eliminar a quienes no se comportaron de acuerdo a los dictados de las cúpulas dominantes. Hay quienes mantienen una posición de ajuste fiscal a rajatabla (la línea conservadora de la UE) y hay quienes entienden que se debe inyectar dinero para salir de la crisis. En cualquier caso el debate está en la calle. Parece razonable una racionalización de las erogaciones públicas pero por sobre todas las cosas, las privadas (la deuda española es mayoritariamente privada), pero también mirar hacia otros lados. El caso de los EEUU la salida propuesta es en base a inyección de dinero en la sociedad que de vida a las empresas y economías lesionadas. El caso uruguayo en base a renegociar la deuda externa que permitió a todos tomar un poco de aire que ahora disfrutamos. En fin, cada país encontrará su rumbo pero sólo será exitosa si se consigue con una amplia aceptación de todos los actores políticos y sociales, dejando de lado la búsqueda de culpables y chivos expiatorios como tarea prioritaria.

Leía en el diario una nota que le hacían a un economista griego y decía: “Como ya vimos en la crisis del 1929, cuando hay un desastre financiero como el que está teniendo lugar, lo primero que hacen todos es culpar a todos los demás, lo que deberíamos evitar. Dejemos los griegos de despotricar contra los alemanes, que paren los alemanes de demonizarnos, que Portugal deje de apuntar con el dedo a España y que España no eche la culpa a todos los demás. Lo que tenemos que hacer es concentrarnos en denunciar que la responsabilidad atañe, sobre todo, a la estructura de la UE. Y tratemos de convencer a nuestros líderes políticos de construir una arquitectura europea diferente.” (Varufakis, El mundo 19/2/2012).-