Históricamente hemos reclamado que Secundaria sea autogobernada, dicen integrantes de FENAPES

Históricamente hemos reclamado que Secundaria
sea autogobernada, dicen integrantes de FENAPES

La Educación de nuestro país se encuentra en medio de un debate que se ha polarizado. Desde el gobierno nacional se dice que está todo bien aunque se acepta que habría algunos problemas puntuales que es necesario atender, mientras que desde la oposición se tiene una visión sumamente crítica. Mientras tanto desde los gremios de la enseñanza se habla de una situación “de derrumbe” pero donde se reconoce críticamente que ha habido algunos avances. En ese sentido, EL PUEBLO requirió la palabra de los profesores Marcelo Suárez y Marcela Da Col, presidente y secretaria respectivamente de AFESS (Asociación de Funcionarios de Educación Secundaria de Salto) – FENAPES (Federación Nacional de Profesores de Enseñanza Secundaria) para conocer su punto de vista.

– ¿Cómo visualizan la situación que hoy vive la educación?

Suárez- Al día de hoy mantenemos la misma preocupación que tenemos hace varios años, sobre todo en lo que correspondefenapes entrevista (3) a la injerencia político partidaria, la violentación que se hace a la autonomía y el no contemplar lo que fue el Congreso de la Educación Julio Castro, que allí quedaron planteadas algunas alternativas a lo que hoy es la Ley de Educación. Lamentablemente las autoridades se llevan más por los comentarios de prensa y las presiones que ejercen los partidos políticos que por los análisis serios de las cosas y en los ámbitos que corresponden. En definitiva, nosotros siempre apelamos a la negociación colectiva porque entendemos que es en ese ámbito donde se tiene que discutir, no necesariamente en los medios de comunicación.

Nosotros hacemos un balance de lo que han sido estos últimos años, lamentablemente han tirado titulares que a posteriori no se cumplen en la realidad. El tan mentado profesor cargo, por ejemplo, es un anhelo que está planteado desde la propia Ley de Educación pero luego no le brindan los recursos necesarios para implementarlo ni tampoco saben cómo lo van a implementar ni qué características tendría.

– ¿De qué trata el profesor cargo?

Suárez- Es una idea que implica que el docente permanece en un único centro educativo no teniendo la necesidad de trasladarse de un lugar a otro. Si está bien implementado, si está acordado con la parte interesada que son los docentes, estaría bien. El problema está en que hace por lo menos dos años que se viene discutiendo Rendición de Cuentas tras Rendición de Cuentas y ni siquiera lo están pensando implementar.

– Cuando recién hacía mención a la negociación colectiva como herramienta para encontrar soluciones, ¿incorpora en esta discusión los temas de fondo de la educación?

Suárez- Eso tiene que estar necesariamente dentro de la discusión, nosotros a nivel de la Federación venimos elaborando el proyecto educativo que consideramos puede ser una alternativa o algo complementario con lo que está pensando al día de hoy la autoridad.

– Sucede que cuando se habla de negociación colectiva enseguida nos remitimos exclusivamente a temas laborales como salario, presupuesto…

Suárez- O sea, implica un montón de situaciones, implica trabajar en mejores condiciones, pero puede implicar también un estudio a profundidad de los programas actuales. Eso es lo que está elaborando la FENAPES al día de hoy, pero bueno, no se han generado los ámbitos para discutir este tipo de cosas.

– Cuando se habla de la injerencia de los partidos políticos y de los medios de comunicación, ¿esto se resuelve con una autonomía de cogobierno como se ha reclamado desde las gremiales de la educación?

Da Col- Históricamente los docentes hemos estado reclamando que Secundaria sea autogobernada por los actores que la componen, esto es los docentes, los funcionarios administrativos y de servicio, los alumnos y los padres. El punto es que desde enero de este año, la injerencia política ha sido más grande aún porque no solo estamos lejos de esa autonomía a la que aspiramos sino que este acuerdo multipartidario lo que hizo fue lesionar la autonomía que tiene la ANEP (Administración Nacional de Educación Pública) establecida por la Constitución. En realidad la ANEP es un organismo que tiene su propio consejo directivo y que debe tomar las decisiones del órgano por sus encargados idóneos, algunos de ellos designados políticamente, pero donde nosotros también tenemos representantes de los docentes allí, pero que son técnicos en la materia, han sido docentes o han estado de alguna manera vinculados a la docencia.

¿Qué pasó ahora con la presión de los partidos políticos? Incluso algunos de los consejeros han sido retirados de sus cargos. Creemos que eso habla muy mal de cómo está la relación con respecto a la educación y habla muy mal sobre la presión que se ejerce desde afuera para que sean removidos los consejeros de sus cargos.

– Así como también los partidos políticos acusan de una injerencia negativa de los gremios de la enseñanza.

Da Col- No creemos que sea de esa manera, porque si tuviésemos realmente tanto poder o tanta presión, para empezar tendríamos mejores salarios y hubiéramos conseguido los cambios que queremos que existan en la educación y no tener que reivindicarlo todos los años. Por otro lado hay que pensar que tenemos dos consejeros representantes de los docentes, Daniel Guasco en el Consejo de Educación Secundaria y Néstor Pereira dentro del CODICEN (Consejo Directivo Central). Recordemos que Guasco es un consejero en tres que tiene Secundaria, o sea, es impensable que un solo consejero con la voz de los docentes pueda revertir la votación de los otros dos.

– Sin embargo el senador Jorge Larrañaga ha sostenido que el Plan PROMEJORA fue frenado por los gremios.

Da Col- En realidad el Plan PROMEJORA fue frenado por muchas cosas. Los sindicatos hemos hecho una campaña de información hacia los colegas y de alerta hacia la ciudadanía sobre lo que representa el plan, pero también el plan está cayendo por sí mismo porque tampoco está el presupuesto para que el mismo pueda llevarse adelante. O sea, se dicen verdades a medias, la verdad es que en materia presupuestal tampoco el plan puede seguir adelante porque no están los dineros.

– ¿Cómo observaron la interpelación que se llevó adelante en el Senado al ministro de Educación y Cultura donde justamente lo que estuvo en debate fue la educación?

Suárez- En este caso sinceramente no seguimos esa interpelación porque en definitiva es un capítulo más de lo que comentaba la compañera secretaria, es decir, cada tanto el sistema político utiliza el tema de la educación para traerlo nuevamente al tapete pero a posteriori no implica necesariamente que las soluciones estén. Si mal no recuerdo el 26 de abril hubo también una interpelación, creo que hubo otra en el medio antes de esta última, se dan las explicaciones que se tienen que dar, la oposición por su parte plantea sus inquietudes, pero se centra todo en lo que usted decía, el Plan PROMEJORA.

– En la interpelación se dieron dos visiones polarizadas del estado de la Educación, que está todo mal según la oposición y que está todo bien según observa el gobierno. Desde el punto de vista del sindicato, ¿cómo está la educación?

Suárez- Está en un proceso donde se necesita fortalecer a la educación de alguna forma, obviamente. Esto lo está manejando no solamente la Federación sino que también a nivel del PIT CNT se está haciendo un seguimiento a través de una comisión, se está en este momento en la preparación de lo que puede ser el Congreso de la Educación, como forma de revitalizar lo que fue el (congreso) Julio Castro y a partir de allí encontrar soluciones comunes. O sea, no necesariamente las soluciones vendrán solo desde el Parlamento o solamente desde la Coordinadora de los sindicatos.

– Ya que son docentes y están acostumbrados a poner notas, si tuvieran que poner una nota al estado de la educación en nuestro país, ¿qué nota le pondrían?

Da Col- No podemos poner una nota porque, por ejemplo, yo llevo 19 años de docencia y cambia, es como el alumnado. Sí puedo decir que tenemos mayores inversiones, los números cantan, venimos de 30 años donde no ha habido inversiones y mantenimiento en los edificios, por eso llegamos a este momento de derrumbe. No quisiéramos que hubiese tanta injerencia de los partidos políticos y de las agencias internacionales, nos gustaría que trabajáramos sobre un proyecto de educación creado por quienes trabajamos y vivimos de la educación en Uruguay y pensado para el futuro de los uruguayos y no que se convierta en un recetario de cosas que en definitiva termina pareciendo un parche donde se saca y se pone y no se encuentran soluciones.

Lejos de ponerle nota haríamos como hacemos a veces con los chiquilines, antes de ponerle una nota mala llamamos a reunión de padres, los llamamos para hablar y creo que acá también nos debemos un diálogo entre las autoridades de la educación con los docentes para ver cómo solucionamos esto.

– De todas formas se ve que con el paso de los gobiernos esta situación “de derrumbe” de la educación, según dijo Da Col, se mantiene. ¿Se puede ser optimista entonces de que algún día se podrá encontrar una salida a esta crisis de la educación?

Suárez- Y se puede ser optimista teniendo en cuenta los propios tiempos de la educación, siempre y cuando se tenga en cuenta eso, sí. Pasa que no se le puede exigir a la educación como si fuera una empresa, donde se invierte tanto y al otro día se pretende obtener resultados como manifiesta el ex ministro de Economía (Danilo) Astori, que dice que invertimos tanto y que ahora queremos ver resultados. Esto no es un partido de fútbol, esto es un poco más de largo aliento y necesariamente se tienen que dar los procesos adentro…

– Sucede que cada año que pasa es prácticamente una generación de jóvenes uruguayos que se pierde…

Suárez- Sí, sí, puede ser. En realidad, en ese caso hemos sido críticos con la infraestructura del CODICEN porque no se arreglan los liceos pero también hemos sido críticos con el Parlamento que no vota los recursos necesarios…

– Pero recursos hay porque se terminó el año fiscal y la Educación se quedó sin invertir 36 millones de dólares cuando los centros de estudios se caen a pedazos…

Suárez- Hay una brutal mal ejecución de los recursos que están. Después lo que hay también son muchos proyectos focalizados que en eso también se llevan los dineros y uno ve con indignación, por ejemplo, que aquellos liceos que en un momento adhirieron al Plan PROMEJORA recibieron equipamientos de primer nivel, se les arregló los edificios, y sin embargo aquellos liceos que no adhirieron al PROMEJORA se demora un año, dos y hasta tres en repararlos. Sin ir más lejos, el anexo de nuestro Liceo 3 para el CODICEN no existía, hacía cuatro años que había sido clausurado.

En definitiva, si se pretende discutir un proyecto de educación nosotros estamos dispuestos a participar, pero necesariamente las condiciones deben estar dadas para poder trabajar mejor.