Homenaje a los abuelos

Taller de lectura, escritura y Libro Cartonero. PAS MEC

El taller nació hace cuatro años en la Unidad 20 de Salto a través del Programa Aprender Siempre del MEC. Comenzó como taller de animación de lectura y a pedido de los participantes se fue transformando en taller de escritura. Hace dos años publicamos el primer libro cartonero realizado totalmente en la Unidad, llamado Retazos. El año pasado publicamos de igual forma, Huellas que fue distinguido como Proyecto exitoso de literatura en contexto de privación de libertad desde Bolivia. El Diario El Pueblo de Salto ha contribuido todos estos años en publicar lo que se va consiguiendo en los espacios de este taller. Hoy comenzamos nuevamente a enviar algunos trabajos. Educadoras: Valeria Gallino y María Luisa de Francesco.

Viejo mi querido viejo.
El dicho dice: viejo son los trapos. Y los mismos gritos por todos lados dicen todo lo contrario. Son canallas los tiempos de esta época, te lo dicen por TV, la distancia que hay entre la gente mayor y el resto de la sociedad. Los más jóvenes encierran a sus mayores con la excusa de cuidarlos.
En estos casos no se hace lo que se debería hacer por lógica o nos debería de salir así por humanidad no más, por naturaleza propia ya que a todos, con suerte, nos va a tocar pasar por lo mismo. Si nos ponemos en el lugar de ellos, los abuelos, sabiendo que si podemos llegaremos a envejecer como ellos.
El trajín del mundo grita por radio y televisión o por redes sociales todo lo contrario a lo que realmente necesitamos para entender, respetar, considerar y valorar a los ancianos. No necesariamente él se va a sentir cuidado y protegido en un asilo, en un lugar de encierro, que puede ser la habitación de una casa, la suya incluso. Esperar así la muerte es muy cruel.
Creo que fuimos formados de otra manera pero las nuevas costumbres, la sociedad en incluso el mercado que necesita vender hacen de esto una industria más. Todo lo que se aparenta porque hay que tener tantas cosas, ropas, cosas y así también se forman los niños, todo tiene que ser nuevo, lo viejo es feo y se tira. También ser viejo es malo, es lo peor que podemos inculcarles a nuestros niños. Y qué sucederá con nosotros si llegamos a envejecer, si a nuestros niños les enseñamos que envejecer es malo.
El encanto máximo de la vida llega cuando aparecen las arrugas y sin embargo, nos muestran lo contrario. La experiencia acumulada de nuestros mayores es el mayor tesoro que tenemos y deberíamos de proteger para que pase de generación en generación.
Roberto
Abuela
Abuela, si tuviera la oportunidad de verte y decirte, te diría una sola: abuela querida.
Como me gustaría pedirte un consejo pero, ¿cómo te hago volver?
Cómo duele saber que nunca te volveré a ver. Quisiera tenerte conmigo.
Poner mis manos sobre tus pies, pedirte un beso y que me digas sí, otra vez.
Te quiero abuela, en dónde estés y sé que me estás cuidando.
Richard

Para los abuelos
Pobres de aquellos que odian a los viejos.
Porque es una certeza que lo seremos también.
Años y años han cargado sus historias. Tantas, que jamás las podremos a todas conocer
Aprendieron de la vida
Más que nosotros
Y llegaron a envejecer
Abuelos, son los mejores,
Los queremos de verdad
Fernando y María
Recuerdos
“ Mis abuelos fueron todo para mí, desde que murió mi madre, ellos me enseñaron todo para poder sobrevivir. Cuando llegaba el atardecer siempre me sentaba a charlar con la abuela, como antes con mi madre. Después también la abuela murió y quedó el abuelo. Cuando quedó más anciano dependía de mí. Recuerdo que su mate de tarde era sagrado y no le gustaba compartir con nadie y le gustaba el silencio. Pero sí compartía conmigo, su nieta, ese mate especial. Adora a sus nietos.”
Karla
“Lo que más recuerdo son las vacaciones que pasaba con la abuela materna, las tarde de mate dulce con pan casero. Las Navidades cuando ella se iba a mi casa y bajaba del ómnibus con una especie de portafolio donde traía sándwiches. Las tardes en que intentaba enseñarme crochet y pasábamos horas haciendo carpetas, colchas, almohadas. Y del abuelo materno, recuerdo ser su nieta malenseñada. Me perdía y me encontraban siempre en su casa sentada en su sofá. Yo era pequeña y no me daban las piernas para sentarme bien. Él se sentaba a mi lado y me contaba cuentos, charlábamos como GRANDES. Era “el abuelo”, con él aprendí a hacer todo tipo de dulces caseros, era un genio. Y también con mi abuelo paterno jugaba mucho cuando iba a visitarnos. Siempre se me perdía mi ardilla, él la encontraba. Y como nunca aprendí a trepar en los árboles, él me subía y se quedaba horas sujetándome para que no cayera y para que no llorara… pobre abuelo, qué bueno era”.
Virginia
“ Recuerdo que yo veía a mi abuela una vez al mes, ella era de Montevideo y venía a Salto a vernos. Cuando venía me llevaba de paseo y me compraba cosas. Me abrazaba, me daba muchos besos y me decía que me quería mucho. Cuando seas grande te voy a llevar conmigo, decía siempre pero eso, nunca pasó”.
Ana Valeria
“Si yo tuviera a mis abuelos… me gustaría disfrutar cada momento con ellos, esos que no pudimos. Contarnos cosas, charlar mucho, pedirles consejos y salir a pasear juntos. Sentarnos a tomar un mate y hablar de la vida. Hoy a pesar de la vida, aunque ya no los tengo, los llevo siempre en mi corazón…”.
Antony
“Este recuerdo es más que nada un consejo a los niños y niñas: aprovechen cada momento con sus abuelos, no esperen a que no estén para darse cuenta que se los perdieron. Se los digo de corazón porque no pude disfrutarlos. Cada momento con ellos debe de valer mucho. Disfrútenlos, tengan paciencia y cariño con ellos. Hay quien tiene que llevarle luego flores a la abuela pero mejor es ahora, disfrutar, acompañar, salir a pasear, hacerle compañía. Si yo pudiera lo haría todos los días.”
Antony S
“De mis abuelos paternos lo que más recuerdo es que cuando veníamos a Salto siempre comíamos sandía. Me gustaba que me llevaran al campo porque me dejaban andar a caballo y eso era lo que más me gustaba. De mi abuela materna lo que más recuerdo son sus tortas fritas y el mate dulce. También recuerdo que fue mi segunda madre, a pesar de mi rebeldía, de mis protestas me encantaba estar con mi abuela. Me encantaban sus comidas y también dormirme a su lado”.
Richard







El tiempo

Ediciones anteriores

septiembre 2018
L M X J V S D
« ago    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

  • Otras Noticias...