Horacio Quiroga “está peligrosamente convirtiéndose en un autor clásico, o sea, aquel que nadie lee pero todos dicen que lo conoce”

Leonardo Garet no necesita presentación. El solo hecho de nombrarlo es relacionarlo con su pasión por las letras y por los autores salteños. El pasado miércoles, la Escuela Filantrópica Hiram cerró los festejos de su 160° Aniversario presentando una reedición del libro “Vida y Obra de Horacio Quiroga” de los autores José María Delgado y Alberto Brignole, con las anotaciones y correcciones del propio Garet. Se trata, como él mismo lo dijo en esa oportunidad, de una obra necesaria. El siguiente es un resumen de dicha charla donde explica por qué.

UNA OBRA NECESARIA
“El tema que hoy nos convoca es la nueva edición de ‘Vida y Obra de Horacio Quiroga’ de José María Delgado y Alberto Brignole. Este no es un libro más, lo traigo acá como verdaderamente es, una reliquia”, muestra al público la edición original del libro de 1939, “me propongo transmitir que es una obra necesaria”.Leonardo Garet y George Ashby
“Las obras literarias se pueden dividir en obras necesarias y no necesarias. Las no necesarias son las de creación, no necesarias en tanto que antes de ser publicadas, nadie hallaba falta de ellas, en ese sentido lo digo en su carácter no necesario. Lógicamente que tiene que tener los atributos como para poder luego convertirse en necesaria, por lo que transmite”.
“Pero las obras que hablan sobre otra obra, esas sí que tienen que ser necesarias, no tienen que ser reiteraciones, tienen que hacer verdaderamente aportes. En ese sentido es que ‘Vida y Obra de Horacio Quiroga’ es una obra necesaria”.

SOBRE QUIROGA
“Me gustaría decir algunas cosas que nos ayude a verlo en perspectiva, a pesar que para nosotros, acá en Salto, está peligrosamente convirtiéndose en un autor clásico, o sea, aquel que nadie lee pero todos dicen que lo conoce”.
“Ya no sabemos a qué ponerle nombre a Horacio Quiroga acá en Salto, cuando hace unos cuantos años atrás, antes de la represa, el único lugar que se llamaba Horacio Quiroga era el parador que había en Salto Grande, y ahora, ¿qué no se llama Horacio Quiroga? Sin embargo, ¿está Horacio Quiroga en las librerías?”
“Mirándolo entonces en perspectiva, para así verdaderamente insistir en que lo fundamental es leerlo, pensemos en lo siguiente. Yo hace dos semanas estuve en San Pablo presentando el libro ‘Sombras sobre la tierra’ de Francisco Espínola. Primera traducción de Francisco Espínola a un idioma”, quien “murió en 1973, y ahora se produce la primera traducción”.
“Si vemos los programas de literatura, si vemos las antologías del cuento uruguayo, está Espínola, Morosoli, Quiroga, Juan Carlos Onetti, más o menos en un estante paralelo. Morosoli no está traducido a ningún idioma. Juan Carlos Onetti, a pesar de haber ganado el premio Cervantes y haber vivido en España, lo cual ayuda muchísimo, está solamente traducido ‘El astillero’ al inglés, y nada más”.
“Horacio Quiroga, y lo tenemos ahí en Casa Quiroga, está (traducido) a diecisiete idiomas”, cuando “hay autores que tienen que esperar  mucho tiempo a su muerte para empezar a ser reconocido, Quiroga estaba traducido al francés en 1925, cuando todavía no había publicado su libro más importante, ‘Los desterrados’, de 1926. Eso ayuda, creo, a ver un poco en perspectiva quién es en realidad Horacio Quiroga”.

LOS CONTRASTES DE QUIROGA
“Este libro, pauta mucho la vida de Horacio Quiroga, que tuvo alternativas muy claramente marcadas, y eso ha sido, a la postre, peligroso para la crítica, porque ha querido trasladar esos contrastes tan grandes que tiene Quiroga, señorito en París, Quiroga revolucionario de las letras en Salto y en Montevideo, Quiroga plantando algodón en el Chaco, Quiroga viviendo en la selva en Misiones, vuelta a Buenos Aires donde fue crítico cinematográfico y tertulias literarias, y vuelta a Misiones”.
“Entonces, se ha querido después trasladar a la obra, las etapas de la vida de Quiroga. En la primera obra de importancia de crítica sobre Quiroga”, que es de 1951, “se habla de ascensión, apogeo y decadencia de Quiroga. Digo que es peligrosamente lo que este libro ha inducido a muchos críticos, porque en la obra no se ve esa ascensión, apogeo y decadencia, no se ve de ninguna manera. Lo he comprobado con las fechas en que fueron escritos y publicados cada uno de sus libros y cada uno de sus cuentos, porque una curiosidad que tenía Quiroga era que prácticamente todos sus cuentos, con rarísimas excepciones, antes de aparecer en el libro, estaban publicados en la prensa”.
“Entonces, viendo cuándo fueron publicados los cuentos, la verdad es que no hay ese tal apogeo, porque vamos a ver, ¿cuáles son los principales cuentos de Quiroga? Sin duda que nadie puede dejar afuera de ninguna antología de cuentos realistas ni de cuentos fantásticos ‘La insolación’, porque es ambas cosas en grado extremo, y ‘La insolación’ es de 1906. Entonces, ¿de qué apogeo me hablan cuando hablan que el apogeo está en 1926?”
“¿De qué decadencia se habla cuando en 1928 es ‘El hijo’ uno de los grandes cuentos de Quiroga? Entonces, digo que las etapas de la vida están claramente marcadas, pero eso no se puede trasladar al libro”.

LA IMPORTANCIA DE QUIROGA
“¿Dónde radica la importancia de Quiroga? Naturalmente que no está en los temas. Es decir, Quiroga llevó los demonios del ser humano a la selva, y eso es lo que lo ha hecho universalmente conocido. Eso a partir, justamente, de este cuento que nombré, ‘La insolación’”.
“Quiroga es el intérprete de la selva en el libro ‘Anaconda’, en ‘El desierto’, en ‘Los desterrados’, pero también es el que primero trató en el Río de la Plata el cuento psicológico, con ‘Los perseguidos’ en 1905, publicado después en 1908”.
“Entonces, el gran autor de la selva es el que primero trata lo psicológico por influencia de Dostoyevski. Pero, ¿no había otros que trataban ese tema? Claro que había. Hay escritores de selva, hay escritores que tratan lo psicológico. Quiroga fue uno de los primeros, pero no el único”.
“Quiroga fue uno de los propulsores del cuento fantástico, sobre todo en su último libro, ‘Más allá’. Pero, ¿es el único? No, enseguida estuvo Borges, Adolfo Bioy Casares. Entonces, no es por el tema que Quiroga ni ningún autor es conocido, sino por la forma”.
“Siempre, por palabras más o menos, se escribe una obra digna de ser recordada o un mamarracho, siempre. Por una coma, por palabras más o menos el poema es logrado o es un fracaso. El gran mérito de Quiroga es que fue un intuitivo genial, porque, ¿qué estudio tiene Quiroga –aparte que estudió en la Escuela Hiram cuando fue jovencito-, qué roce intelectual, cuando en su formación él era el absoluto líder como D’Artagnan en ‘Los tres mosqueteros’, como Pontífice en el Consistorio del Gay Saber, que después se va a vivir al Chaco. ¿Con quién habla en el Chaco? Con el peón. ¿Con quién habla en Misiones? Con todos los desterrados que hay en Misiones”.
“Es decir, su formación es auténticamente autodidacta. Es un caso extremo de lucidez intuitiva para el cuento corto, exclusivamente. La literatura tiene eso, que tiene esos estamentos tan separados. O sea, se tiene condiciones para la narrativa, pero después a su vez para determinada extensión. Maestro del cuento breve pero en la novela no, en la poesía no, no al nivel que está en el cuento breve. Pero si tenemos que hacer la historia de la poesía en Uruguay, tiene que figurar ‘Los arrecifes de coral’ de 1901 como el primer libro modernista escrito en el Río de la Plata”.
“Deseo recalcar de nuevo, porque muchas veces se dice, ‘tengo un gran tema para un cuento’, el tema no es nada, es la forma como se dice. Los temas son los mismos desde siempre”.

REEDICIÓN DEL LIBRO
“Me parece que el autor es José María Delgado con aportes incuestionables, sobre todo de la parte juvenil, de Alberto Brignole”.
“Al prólogo, le llamo una biografía de amigos, para definir al libro. Y quiero aclarar, porque en el prólogo supongo que el lector atento podrá darse cuenta o no, por qué le llamo una biografía de amigos. No lo digo en ningún momento y voy a decirlo ahora”.
“Una biografía de amigos es una cosa muy distinta al amiguismo, que como tal, entendemos cuando se le da a alguien una prerrogativa o se le da un aporte de algo por el solo hecho de ser amigos y que el otro lo merezca. Ahí hay amiguismo”.
“Pero si yo reconozco y exalto a mi amigo, que verdaderamente lo vale, es un desprendimiento, eso es verdaderamente honesto conmigo mismo, con el amigo, es una falta absoluta de amor propio, exaltar al otro”.
“En esta biografía de amigos, no de amiguismo, quiero basarme para decir otra cosa. Lo escribieron quienes no habían escrito nunca antes una biografía. Voy a recordar un poema para que ejemplifique de manera más recordable lo que quiero decir. Es un poema de León Felipe, poeta español que nace en el mismo año que José María Delgado, en 1884. En el poema ‘Romero Solo’, dice ‘ser en la vida Romero,/Romero Sólo que cruza siempre por caminos nuevos’. León Felipe quiere presentar con ese comienzo de su poema, el valor que tiene iniciar siempre algo y no mecanizarse, no automatizarse, no quedarse en la rutina. Incluso, para fortalecer la idea de su poema, León Felipe recuerda un fragmento de ‘Hamlet’, en donde Hamlet ve que los sepultureros que están enterrando a su amada Ofelia, lo hacen cantando y diciendo chistes, y Hamlet piensa que cuánto mejor sería que el que enterrara fuera alguien que tuviera las manos no gastadas del sepulturero sino alguien con las manos lisas de no haber trabajado en ese oficio, y dice León Felipe en este poema que cualquiera puede enterrar a un muerto, cualquiera, menos un sepulturero”.
“Y yo quiero decir, cualquiera puede escribir una biografía, menos un biógrafo profesional, porque el autor profesional de biografías nunca va a poner la serie de datos y circunstancias intrascendentes que sí pone José María Delgado y que a mí me interesa, lo intrascendente, lo que aparentemente no tiene valor, porque eso, de alguna manera, a quien siente empatía por el autor, es lo que le interesa”.
“A mí me interesa saber que Quiroga no sabía nadar, probablemente a otro no le interesa, pero a mí me parece fantástico enterarme que Quiroga, que ha hecho excursiones en canoa, que andaba en las correderas del Paraná, no sabía nadar. Que un hombre que vivió solo y que sabe presentar lo que es la soledad, cómo se refugia entonces en el vicio y no probaba una gota de alcohol. Interesa el detalle de cómo se vestía, cómo andaba, de cómo era su forma de contestar. A mí particularmente me importa, por eso digo, a quien siente empatía con el autor lo que quiere es un biógrafo que le cuente como si fuera un amigo que está contándole la vida del otro, no el detalle jerarquizado, organizado de un biografista profesional”.
“En ese sentido, ‘Vida y Obra de Horacio Quiroga’ es absolutamente insuperable porque ambos lo trataron y transmiten eso”, por lo que “la obra en sí, tiene mucho más de vida que de obra”.







El tiempo

Ediciones anteriores

septiembre 2018
L M X J V S D
« ago    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

  • Otras Noticias...