Hoy se celebra el Día de la Partera en Latinoamérica

Cada 31 de agosto en toda Latinoamérica se celebra el Día de la Partera, fecha en la que se reconoce la labor de las profesionales de la partería (en su mayoría, mujeres) para mejorar la salud sexual y reproductiva de nuestra sociedad. Son muchas veces desconocidas pero, de acuerdo a datos de la Escuela de Parteras de la Facultad de Medicina, más de la mitad de la población uruguaya ha nacido en sus manos.
Nuestro país cuenta con una larga tradición en la práctica profesional y formación de parteras, lo que en parte explica la baja tasa de mortalidad materna del país, que es una de las más bajas de la región.
De hecho, la Escuela de Parteras, en la que se gradúan cada año alrededor de 40 profesionales, es la escuela más antigua que tiene la Facultad de Medicina. Inició sus cursos en 1877 y el primer título que otorgó dicha Facultad de Medicina fue a la Partera Adela Peretti el 26 de febrero de 1881.
La misión de la Escuela de Parteras es formar profesionales de la salud, con sólida base científica, éticamente comprometidos con el bienestar de la comunidad, para contribuir a elevar la calidad de vida de la población.
La carrera de Obstetra Partera se desarrolla en cuatro años, contando con un internado obligatorio en el último año, con cursos que se dictan en el Centro Hospitalario Pereira Rossell de Montevideo y en distintas Cátedras de la Facultad de Medicina.
En el litoral del país se desarrolla la Carrera Binacional de Obstetricia desde el año 1992, fruto de un convenio entre la Universidad Nacional de Entre Ríos (Argentina) y la Universidad de la República (Uruguay). Los cursos se dictan en Paysandú y Concepción del Uruguay y el título otorgado en Obstetricia es válido para ambos países.
Las personas que egresan de la Escuela de Parteras poseen una sólida formación ética, humanista y científica, desde una perspectiva interdisciplinaria que le distingue como profesional altamente competente en el ámbito de la salud sexual y reproductiva de las mujeres, familias y comunidad y le habilita para proporcionar atención de salud humanizada y de calidad en todas las etapas del ciclo vital.
DÉFICIT DE
PARTERAS
Según el informe “Estado de las Parteras en el Mundo” realizado por las Naciones Unidas, en el mundo cada año podrían evitarse hasta 3,6 millones de muertes si se mejoraran los servicios de partería. El estudio confirma la existencia de una pronunciada discrepancia entre la cantidad de parteras que practican la profesión y la cantidad que se necesitan. Cada año, 358.000 mujeres pierden la vida en el embarazo o el parto, unos dos millones de recién nacidos mueren en las primeras 24 horas de vida y hay 2,6 millones de mortinatos, debido a que la atención de la salud es inadecuada o insuficiente. Y las parteras son clave para revertir esta situación.
El actual déficit a escala mundial, de aproximadamente 350.000 parteras profesionales, significa que mujeres y recién nacidos mueren a causa de complicaciones que podrían haberse prevenido fácilmente con la asistencia de profesionales de la salud que tuvieran las aptitudes necesarias, el equipo apropiado y el apoyo adecuado.
Si las parteras estuvieran ubicadas en los servicios de salud y pudieran remitir las complicaciones más graves a servicios especializados, podría evitarse hasta un 90% de las defunciones maternas.

Cada 31 de agosto en toda Latinoamérica se celebra el Día de la Partera, fecha en la que se reconoce la labor de las profesionales de la partería (en su mayoría, mujeres) para mejorar la salud sexual y reproductiva de nuestra sociedad. Son muchas veces desconocidas pero, de acuerdo a datos de la Escuela de Parteras de la Facultad de Medicina, más de la mitad de la población uruguaya ha nacido en sus manos.

Nuestro país cuenta con una larga tradición en la práctica profesional y formación de parteras, lo que en parte explica la baja tasa de mortalidad materna del país, que es una de las más bajas de la región.

De hecho, la Escuela de Parteras, en la que se gradúan cada año alrededor de 40 profesionales, es la escuela más antigua que tiene la Facultad de Medicina. Inició sus cursos en 1877 y el primer título que otorgó dicha Facultad de Medicina fue a la Partera Adela Peretti el 26 de febrero de 1881.

La misión de la Escuela de Parteras es formar profesionales de la salud, con sólida base científica, éticamente comprometidos con el bienestar de la comunidad, para contribuir a elevar la calidad de vida de la población.

La carrera de Obstetra Partera se desarrolla en cuatro años, contando con un internado obligatorio en el último año, con cursos que se dictan en el Centro Hospitalario Pereira Rossell de Montevideo y en distintas Cátedras de la Facultad de Medicina.

En el litoral del país se desarrolla la Carrera Binacional de Obstetricia desde el año 1992, fruto de un convenio entre la Universidad Nacional de Entre Ríos (Argentina) y la Universidad de la República (Uruguay). Los cursos se dictan en Paysandú y Concepción del Uruguay y el título otorgado en Obstetricia es válido para ambos países.

Las personas que egresan de la Escuela de Parteras poseen una sólida formación ética, humanista y científica, desde una perspectiva interdisciplinaria que le distingue como profesional altamente competente en el ámbito de la salud sexual y reproductiva de las mujeres, familias y comunidad y le habilita para proporcionar atención de salud humanizada y de calidad en todas las etapas del ciclo vital.

DÉFICIT DE PARTERAS

Según el informe “Estado de las Parteras en el Mundo” realizado por las Naciones Unidas, en el mundo cada año podrían evitarse hasta 3,6 millones de muertes si se mejoraran los servicios de partería. El estudio confirma la existencia de una pronunciada discrepancia entre la cantidad de parteras que practican la profesión y la cantidad que se necesitan. Cada año, 358.000 mujeres pierden la vida en el embarazo o el parto, unos dos millones de recién nacidos mueren en las primeras 24 horas de vida y hay 2,6 millones de mortinatos, debido a que la atención de la salud es inadecuada o insuficiente. Y las parteras son clave para revertir esta situación.

El actual déficit a escala mundial, de aproximadamente 350.000 parteras profesionales, significa que mujeres y recién nacidos mueren a causa de complicaciones que podrían haberse prevenido fácilmente con la asistencia de profesionales de la salud que tuvieran las aptitudes necesarias, el equipo apropiado y el apoyo adecuado.

Si las parteras estuvieran ubicadas en los servicios de salud y pudieran remitir las complicaciones más graves a servicios especializados, podría evitarse hasta un 90% de las defunciones maternas.







El tiempo

Ediciones anteriores

septiembre 2018
L M X J V S D
« ago    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

  • Otras Noticias...