Hubo acuerdo judicial en el caso del reclamo laboral realizado por el peón rural Hugo Leites

EL PUEBLO dialogó con el Dr. Gabriel Cartagena, abogado defensor del peón rural Hugo Leites, cuyo caso tuvo en vilo a la sociedad a nivel país, tras denunciar haber sido agredido por el capataz de la estancia donde trabajaba.
TRANSACCIÓN SATISFACTORIA
“Ayer se realizó la audiencia laboral con Hugo Leites, “la cual fue muy linda”, y en la que se llegó a un acuerdo transaccional acorde a la pretensión de Hugo, por lo cual quedamos satisfechos por lo que se logró. Pienso que por el lado de la empresa, también; se pudieron cubrir los rubros que se reclamaban por parte nuestra, y de eso estamos conformes, como profesionales, además de Hugo Leites y su señora, también. Hemos mantenido en reserva el monto económico por un tema de secreto profesional”.
El abogado agregó que “el darle fin a esta etapa fue importante para Leites , y, para mí, en lo profesional, me llena de orgullo poder haber concluido lo que arrancamos hace 17 meses, que fue primero todo el tema penal al que le dimos prioridad porque nos pareció que era la parte más importante a tener una resolución y, la logramos; lo que afirmamos en aquellos momentos, luego se confirmó en la justicia, y procesaron al capataz por las lesiones personales a Hugo, y, el reclamo laboral, más allá de que fue transaccional en la audiencia, en el Juzgado de 5to Turno con la Dra. Lorena García, también, satisfecho con lo transado”.
CONCLUSIÓN
“Capaz que dentro de las conclusiones que uno puede sacar, es que el caso Leites ha sido un caso excepcional como peón rural; todavía no funciona la Comisión que la ley establece para el control de las 8 horas en el ámbito laboral rural, cuestión que fue prometida por ministros, legisladores de todos los partidos, que se iba a formar lo antes posible y la misma no está funcionando; y, también un tirón de oreja a quienes en su momento se sacaron la foto con Hugo y, las promesas que le hicieron desde el punto de vista de distintos actores políticos, que no las cumplieron. Le prometieron que se buscarían chances para encontrar trabajo, y no lo cumplieron; buscar alguna casita para que pudiera lograr con su familia el desarrollo en el ámbito rural, tampoco se logró; y, mucha gente se olvidó de Hugo y su señora, que pasaron por momentos muy tristes y muy duros en estos 17 meses, pero, bueno, esto llegó al fin, aunque no soluciona nada, porque esto es un reclamo ganado ante la justicia, pero no la solución para la vida de una familia. También, queda en evidencia que el sistema no funciona, cuando por haber hecho una denuncia legítima, un peón no consigue trabajo en 17 meses, por lo que como sociedad tenemos que ser críticos de lo que nos pasa. Aún así, para nosotros, una satisfacción desde el punto de vista profesional.