Huerta en casa

Por Silvia Rizzo

Las tareas de la huerta no solo son un placer. También contribuyen a mantenernos activos, en movimiento, saludables, de buen humor y energía.
El impacto sobre la salud es evidente desde que se nos presenta la idea de plantar, y vamos planificando en qué lugar estará, qué plantaremos, dónde conseguiremos sustrato y semillas orgánicas…
Es es una actividad física de exigencia moderada, en la que una persona de 70 K gasta 24 calorías cada 5 minutos. Se mueve todo el cuerpo, ejercitando tanto la motricidad gruesa como la fina.
Pasar más tiempo en el jardín o la huerta, caminar, observar, concentrarse, relajarse, da la sensación de que el tiempo transcurre de forma distinta a la que estamos acostumbrados, y contribuye a quitarnos el estrés y aceleramiento de la vida cotidiana. DADI 2
Asimismo, hay varios estudios que han demostrado el poder de la horticultura como terapia para personas de edad avanzada, o con Trastornos Generalizados del Desarrollo (TGD), Trastornos del Tspectro Autista (TEA) y Trastornos por Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH).
Además, la cosecha tiene ese sabor especial que da el orgullo por la dedicación y el cuidado puestos en los cultivos, desde que eran una pequeña semilla.
Asociación de cultivos
Consiste en sembrar distintos cultivos de manera intercalada, con la intención de potenciar la captación de nutrientes, atraer los insectos beneficiosos y evitar el ataque de plagas.
En la naturaleza no existen los monocultivos. Los ecosistemas mantienen un equilibrio que les permite mantenerse sano en cada uno de sus componentes.
Las esencias y aromas de muchas plantas repelen la presencia de insectos perjudiciales, son atrayentes de polinizadores, estimulantes del crecimiento o inhibidoras de la proliferación de parásitos.
Es necesario conocer qué plantas son compatibles entre sí, para optimizar los resultados de la asociación. Por ejemplo, intercalar lechuga con espinaca, da como resultado una lechuga jugosa e impide que tome sabor amargo, además de impedir que aparezcan insectos comedores de hojas. Algunas plantas, como el ajenjo, carnicera, cambará o el diente de leon, inhiben el crecimiento de las hortalizas, por lo que no conviene que estén integrados en los canteros. Se las puede plantar alrededor de la huerta.







El tiempo

Ediciones anteriores

septiembre 2018
L M X J V S D
« ago    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

  • Otras Noticias...