Iglesia de Montevideo lamenta que se haya vandalizado un templo durante el 8M

Montevideo, 9 mar (EFE).- La Iglesia Católica de Montevideo “lamentó profundamente” este sábado que “un pequeño grupo” haya vandalizado la fachada de uno de sus templos con bombas de pintura de color rojo durante la marcha feminista del 8M.
Mediante un comunicado, la organización señala que es el tercer año consecutivo que este hecho se produce durante la marcha por el Día de la Mujer.
“Lamentamos, aún más, que no se haya previsto debidamente, por parte de los responsables y de las autoridades públicas, esta situación, y por el silencio de muchos. Parece que en nuestro país agredir a la Iglesia se ha vuelto costumbre y defenderla no es ‘políticamente correcto'”, reza el texto.
Así mismo, la iglesia señala que esta institución se ha convertido para muchos en un “chivo expiatorio a la que se culpa de todo”.
“Los tristes y dolorosos escándalos de los abusos a menores (por parte de la iglesia), que con vergüenza reconocemos, son utilizados para justificar esta culpabilización”, resalta.
Por último, el texto subraya que “vandalizar un templo católico no hace nada positivo por las mujeres”, sino que “ensucia una manifestación pública que recuerda la conquista de sus derechos y la lucha actual contra la violencia hacia ellas”.
A diferencia de otros años, la Iglesia Nuestra Señora del Carmen -situada en el barrio montevideano de Cordón y por la que la marcha pasa cada convocatoria- contaba con vayas de protección y la custodia de varios policías antidisturbios.
Además de esas manchas rojas en la fachada del templo, la marcha dejó algunos grafitis también en escaparates de tiendas de ropas en los que se podía leer “no nos representan”.
La prensa local ha señaló este sábado que la Fiscalía Uruguaya investigará los daños realizados a la iglesia y que el fiscal encargado ya solicitó a la Policía que revise las cámaras ubicadas en 18 de Julio -avenida donde se encuentra el edificio vandalizado- e identifique a los presuntos responsables del ataque.
EFE