INAU e INEFOP Firmaron un convenio para capacitar adolescentes en diferentes propuestas orientadas a la inserción laboral

INAU e INEFOP  Firmaron un convenio para capacitar adolescentes en diferentes propuestas orientadas a la inserción laboral

Ayer el Instituto del Niño y Adolescente (INAU) y el Instituto Nacional de Empleo y Formación Profesional (INEFOP) firmarán un convenio para capacitar a adolescentes de todo el país (varones y mujeres), con 16 años o más con interés en formarse para el empleo.
En total, en el marco de este convenio se prevé capacitar a 350 adolescentes residentes en distintas localidades del país en un período de dos años y serían 15 cursos a medida con una unidad grupal de entre 15 y 20 personas. Para su ejecución, ambas instituciones trazarán un plan de trabajo conjunto con acciones coordinadas para alcanzar el mayor impacto posible. Por ejemplo, en el convenio se consigna que INAU se compromete a derivar adolescentes y jóvenes – varones y mujeres – que están en procesos de egreso o participan de programas de INAU a la Unidad de Orientación Educativo Laboral de INEFOP.
A su vez, está contemplado por parte de INAU acompañar la inclusión en los cursos de las y los adolescentes y jóvenes, especialmente de aquellos adolescentes con discapacidad. También, desde este Instituto se promoverá – desde una perspectiva de promoción de trabajo decente – acciones para la mejora de las condiciones de trabajo de los adolescentes en el medio rural, con particular foco en quienes trabajan con caballos.
Para el Programa Nacional de Educación y Trabajo la generación de conocimiento a partir de sus propias prácticas es una impronta clave para el trabajo que venimos desarrollando.
Conocer lo que pasa en los territorios evaluando nuestro trabajo pero también a través de miradas externas, nos ha permitido desarrollar un proceso de revisión y reconstrucción permanente, que ya lleva 8 años y continúa creciendo y consolidándose no solo en relación a la creación de nuevos CECAP, sino como propuestaeducativa que se reinventa a partir de su propia experiencia.
El trabajo que aquí se presenta entonces, se suma a este proceso que el PNET viene realizando desde su creación.
En él se analizan los resultados de un trabajo interinstitucional que se realizó en un tema clave y de constante búsqueda para el PNET-CECAP como lo es la inclusión de nuestros estudiantes en propuestas educativas que les permitan continuar con el proceso que se inicia en CECAP.
Las experiencias que se analizan en este trabajo han tenido como común denominador una articulación entre el PNET y PROJOVEN como Programas que pueden trabajar de forma articulada, poniendo al servicio de esta propuesta las potencialidades de cada uno.
Este proceso implicó un intenso trabajo de discusión que después fue necesario llevar a los territorios y articular desde el PNET con nuestros CECAP participantes y desde PROJOVEN con las Entidades de Capacitación que asumieron una tarea nueva,desconocida para la mayoría (en relación a la modalidad compartida),con una población diferente y con otros actores en escena.
Este despliegue en los territorios, tuvo a la innovación como clave cotidiana de trabajo, en donde hubo que adaptar todos los dispositivos con que ambos Programas cuentan. Conocer lo que estaba pasando con esta innovación educativa de la que éramos una parte, se convirtió entonces en un objetivo para el Área de Educación No Formal, en donde se vienen debatiendo estos temas.
No solo en relación a la experiencia de los CECAP, sino en otros espacios en donde se abordan las temáticas de Educación y Trabajo.
Fue un arduo trabajo el realizado y el producto que se presenta da cuenta de la solidez con la que se trabajó, pero sobre todo del respeto y la consideración a los estudiantes participantes.(o varios de ellos a la vez) permite concluir que haber transitado por estas experiencias “ha dejado marcas y huellas” en ellos: ha tenido sentido.
A su vez, el análisis permite visualizar también desafíos a distintos niveles.
Por ejemplo, respecto de la permanencia de los adolescentes en los cursos y su inserción en el mercado laboral. A otro nivel, se destaca también la necesidad de continuar fortaleciendo la coordinación interinstitucional (Estado-Sociedad Civil) a fin de generar experiencias educativas de mayor significatividad aún.
La relación entre educación, juventud y formación (e inserción) laboral desafía el diseño de experiencias educativas en un tiempo signado por subjetividades dinámicas y cambiantes; y en un
movimiento que afecta (y constituye) a los adolescentes en general (y de sectores vulnerabilizados en particular) y a adultos.
Generar propuestas educativas en estos tiempos, y hacer de ellas experiencias significativas, supone ofrecer y sostener espacios de referencia y pertenencia para los adolescentes e invita a los adultos a resignificar una acción-reflexión (la educativa) que es considerada como vía de relevancia para transitar hacia un futuro mejor.
En el imaginario de los adolescentes la formación recibida-experimentada (estudiar y trabajar) tiene sentido y ese sentido favorece la construcción de una vida con proyectos.