Inaugurarán juegos para la Primera Infancia en la explanada del Zoológico, será el próximo viernes en horas de la tarde

Inaugurarán juegos para la Primera Infancia en la explanada del Zoológico, será el próximo viernes en horas de la tarde

La iniciativa es apoyada por Salto Grande, INAU, MIDES y Centro MEC

El Modo Caif de Socat IPRU invita al público en general a la inauguración del espacio de juegos para la Primera Infancia, juegos Grafomotores.
La actividad se cumplirá el próximo viernes 13 de julio a la hora 15.00 en la explanada del Zoológico Parque Harriague.
Dentro de las diversas actividades que hace el ser humano hay algunas que requieren de mucha precisión y coordinación, como por ejemplo escribir. Estas destrezas forman parte de la motricidad; es decir, movimiento, comportamiento motor, habilidades motrices, desarrollo psíquico y desarrollo social.
La motricidad es una de las actividades consideradas relevantes en el ámbito de la vida escolar, pues facilitan otras como: escribir, comer, usar la computadora, atarse los zapatos, pasar las páginas de un libro, asearse adecuadamente, peinarse, entre otras.
La edad preescolar es una etapa en la que se deben potenciar las cualidades físicas y psíquicas propias en los niños de esta edad.
Es el momento de la formación de los instrumentos del saber, de aprender a aprender con la intención de prepararlos para darle continuidad óptima a la escolaridad.
Es aquí donde transcurren las transformaciones más significativas de toda la vida del hombre, las que constituyen premisas fundamentales para el posterior desarrollo de la personalidad, es por ello que el objetivo fundamental de la enseñanza de los niños de esta edad es lograr el máximo desarrollo posible de cada uno de ellos y prepararlos para su ingreso a la escuela.
La mayoría de las habilidades que se inician en esta edad le permiten al niño acceder a un desarrollo más completo y abarcador en los próximos niveles escolares, como pasa, por ejemplo, con la escritura.
En el grado preescolar se exige que al concluirlo el niño esté en condiciones de ejecutar trazos continuos con cierta precisión, con ajuste al renglón y de reproducir de modo correcto la forma según el rasgo, todo lo cual constituye habilidades caligráficas que tienen como sustento la interacción de los factores perceptivo-motrices, la experiencia sociocultural, así como la organización y dirección de un proceso docente-educativo, que cumpla los requerimientos metodológicos necesarios sobre la base de una orientación completa y generalizadora.
Estas habilidades no se desarrollan espontáneamente sino que son el resultado de una estimulación constante y sistemática por el adulto a los niños desde el nacimiento; así como de la experiencia acumulada en su interacción con el medio y con los otros lo que se ha demostrado por Vygostki en su concepción socio-histórico-cultural. La primera manifestación de la motricidad es el juego y al desarrollarse se va complejizando con los estímulos y experiencias vividas, generando movimientos cada vez más coordinados y elaborados. Los niños pasan por diferentes etapas antes de realizar un movimiento.
Cuando nacen sus movimientos son involuntarios, luego pasan a ser movimientos más rústicos con poca coordinación y más adelante ya son capaces de realizar movimientos más controlados y de mayor coordinación.
Los niños son capaces de hacer representaciones mentales de lo que ven y observan, muy ligadas a sus vivencias y experiencias. La capacidad de representar gráficamente, mediante dibujos, la realidad que ven también se desarrolla mediante unas etapas o procesos.
Por ello, las actividades tendrán un orden de complejidad creciente, por ejemplo, las que implican movimientos para el modelado, arrugado de papel, rasgado libre, serán más fáciles que las de recortar o colorear; trazar líneas rectas será más fácil que dibujar formas circulares; modelar formas cilíndricas, lanzar, capturar será menos complejo que dibujar formas redondas o pequeños detalles de un objeto.
Durante toda la edad preescolar, se desarrollan diferentes actividades que contribuyen al desarrollo de la mano y con ella el de la motricidad fina o grafomotricidad.
Este trabajo se interesa por la motricidad fina en los niños de 4 a 5 años, debido a la atención por estimular la escritura, aunque se conoce que la adopción de la posición de pinza digital se presenta en edades más tempranas como muestra de la presencia del desarrollo de la motricidad fina en los infantes de 0 a 3 años.
Sin embargo, en los niños de 4 a 5 años se ha adquirido un mayor control de su actuación lo que les permite mayor nivel de independencia.
Para facilitar la ejecución de las habilidades propias de la motricidad fina, el juego tiene un lugar importante, aunque puede emplearse además la exposición directa sobre determinada actividad o la interacción con adultos experimentados que se colocan entre el niño y la niña y los orígenes externos de los estímulos, con el fin de facilitar bloques y hábitos apropiados de aprendizaje, generalmente.
Los ejecutores demostrarán a las familias lo importante que resultan los juegos dactilares para lograr una mano ágil y flexible, por ejemplo, abrir y cerrar las manos al compás de una rima o canción, tamborilear con los dedos como si tocara las teclas de un piano, hacer parejas con los dedos de cada mano y uniéndolos y esperándolos a intervalos, hacer pequeños movimientos de traslación con los dedos imitando las formas de locomoción de algunos animales.







El tiempo

Ediciones anteriores

noviembre 2018
L M X J V S D
« oct    
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  

  • Otras Noticias...