Ing. Pablo Raimonda, en el Uruguay no se puede vender un casco si no está autorizado

Ing. Pablo Raimonda, en el Uruguay no se  puede vender un casco si no está autorizado
El Ingeniero Químico Pablo Raimonda, Director del Instituto de Ensayo de Materiales; instituto que controla y aprueba los cascos en nuestro país, señaló en su arribo a nuestra ciudad en el marco de la Semana del Casco, que desde la Facultad de Ingeniería de la Universidad de la República, de la cual depende dicho instituto, se está estudiando y desarrollando una posible reglamentación para poder controlar además del material y la eficacia de los cascos, el material del que están fabricadas las cubiertas de las motos, ya que eso ayudaría mucho también a disminuir la siniestralidad. En este sentido, dijo que se tiene la presunción que los neumáticos de las motos revientan con demasiada facilidad en algunos casos.
Es importante recordar que en la Semana del Casco, la que comenzó el lunes 25 de noviembre y  se extendió hasta el domingo último, la Intendencia de Salto, desde su sección de tránsito y en  coordinación con operadores privados de la salud y comerciales, llevó a cabo diversas actividades referentes a la concientización mediante la educación en diversos centros educativos de nuestra ciudad, pero además convocó a Raimonda con la finalidad de colaborar y brindar apoyo  y capacitación al cuerpo de inspectores de tránsito de la Intendencia.
NO SE PUEDE VENDER
UN CASCO SI NO
ESTÁ APROBADO
Raimonda en entrevista mantenida con EL PUEBLO señaló que desde el Instituto se está colaborando con la Intendencia de Salto, la que según el entrevistado, está realizando muy bien las cosas en materia de tránsito.
“Nosotros somos los que aprobamos los cascos en este país. Como todo el mundo sabe desde el año 2009 no se puede vender un casco en el Uruguay si no está aprobado”, dijo. Es importante mencionar que el Instituto de Ensayo de Materiales es un instituto que pertenece a la Facultad de Ingeniería y que fue creado hace 100 años para controlar la industria pública.
Señaló además que entre otras cosas el instituto trabaja con el tema de cascos. “Pero tenemos otras áreas de trabajo. Nosotros hacemos investigación como todo instituto universitario debe hacer, y además colaboramos en varios aspectos. Accidentes de todo tipo, ensayos o estudios de estructuras metálicas, todo lo que sean metales, todo lo que sea hormigón, los edificios, las calles, etc”.
Respecto al tema del uso del casco Raimonda manifestó que el 92% que lanzan las estadísticas sobre la cantidad de gente que utiliza el casco en nuestra ciudad tiene que ser correcto, porque aunque no le dio el tiempo para recorrer los barrios, notó que en el centro todo el mundo usa casco, algo que resulta ser muy bueno para la sociedad.“Creo que la forma de llegar a todos es a través de la educación”, agregó.
Consultado sobre si existen lugares que venden cascos que no están autorizados, manifestó que hay lugares que han manejado en sus ventas cascos que no están autorizados, y que eso tiene que ver con los importadores que los venden así. De esa manera están infringiendo la ley, como en el país se infringen tantas leyes, pero que cada uno conoce el riesgo que asume.
“La ley establece que los cascos deben estar aprobados. Para los cascos aprobados hay una garantía, que lo que dice es que el casco cumple el mínimo exigido, pero la elección del casco va de acuerdo a lo que aprecies tu vida, eso es lo que se tiene que pensar”.
INVERTIR EN
PREVENCIÓN
MEDIANTE
EDUCACIÓN
Todo el mundo anda a lo loco en el tránsito y yo creo que lo que hay que hacer es invertir en prevención y en educación”. Esas fueron las palabras del profesional, el que además realizó un breve análisis de los altísimos costos que traen consigo los accidentes de tránsito, tanto para las personas como para el Estado en general.
En ese sentido el Ingeniero señaló que un accidente de tránsito es muy caro desde varios puntos. Desde el punto de vista de la persona, es muy caro, ya que pierde mucho tiempo en recuperarse, y encima hay que ver si queda bien, y las secuelas que pueden quedar son para toda la vida. Por otro lado, el Estado también gasta mucho dinero en recuperar gente, así que para mí lo mejor sería utilizar todo ese dinero de la recuperación en la educación para que los accidentes disminuyan, manifestó. Mientras agregó que la clave pasa por la prevención.
“Yo en Montevideo todos los días veo un accidente de tránsito, independiente de si es de motos o de algún otro vehículo; pero creo que no hay excusas para usar cascos, y creo que esa es una forma de comenzar a andar por el buen camino. Los cascos buenos poseen ventilación, buena visibilidad, permiten escuchar lo que hay que escuchar, e incluso hay algunos cascos que poseen intercomunicadores así que no hay nada malo en ellos y ninguna excusa para dejar de usarlos, añadió.

El Ingeniero Químico Pablo Raimonda, Director del Instituto de Ensayo de Materiales; instituto que controla y aprueba los cascos en nuestro país, señaló en su arribo a nuestra ciudad en el marco de la Semana del Casco, que desde la Facultad de Ingeniería de la Universidad de la República, de la cual depende dicho instituto, se está estudiando y desarrollando una posible reglamentación para poder controlar además del material y la eficacia de los cascos, el material del que están fabricadas las cubiertas de las motos, ya que eso ayudaría mucho también a disminuir la siniestralidad. En este sentido, dijo que se tiene la presunción que los neumáticos de las motos revientan con demasiada facilidad en algunos casos.

Es importante recordar que en la Semana del Casco, la que comenzó el lunes 25 de noviembre y  se extendió hasta el domingo último, la Intendencia de Salto, desde su sección de tránsito y en  coordinación con operadores privados de la salud y comerciales, llevó a cabo diversas actividades referentes a la concientización mediante la educación en diversos centros educativos de nuestra ciudad, pero además convocó a Raimonda con la finalidad de colaborar y brindar apoyo  y capacitación al cuerpo de inspectores de tránsito de la Intendencia.

NO SE PUEDE VENDER UN CASCO SI NO ESTÁ APROBADO

Raimonda en entrevista mantenida con EL PUEBLO señaló que desde el Instituto se está colaborando con la Intendencia de Salto, la que según el entrevistado, está realizando muy bien las cosas en materia de tránsito.

“Nosotros somos los que aprobamos los cascos en este país. Como todo el mundo sabe desde el año 2009 no se puede vender un casco en el Uruguay si no está aprobado”, dijo. Es importante mencionar que el Instituto de Ensayo de Materiales es un instituto que pertenece a la Facultad de Ingeniería y que fue creado hace 100 años para controlar la industria pública.

Señaló además que entre otras cosas el instituto trabaja con el tema de cascos. “Pero tenemos otras áreas de trabajo. Nosotros hacemos investigación como todo instituto universitario debe hacer, y además colaboramos en varios aspectos. Accidentes de todo tipo, ensayos o estudios de estructuras metálicas, todo lo que sean metales, todo lo que sea hormigón, los edificios, las calles, etc”.

Respecto al tema del uso del casco Raimonda manifestó que el 92% que lanzan las estadísticas sobre la cantidad de gente que utiliza el casco en nuestra ciudad tiene que ser correcto, porque aunque no le dio el tiempo para recorrer los barrios, notó que en el centro todo el mundo usa casco, algo que resulta ser muy bueno para la sociedad.“Creo que la forma de llegar a todos es a través de la educación”, agregó.

Consultado sobre si existen lugares que venden cascos que no están autorizados, manifestó que hay lugares que han manejado en sus ventas cascos que no están autorizados, y que eso tiene que ver con los importadores que los venden así. De esa manera están infringiendo la ley, como en el país se infringen tantas leyes, pero que cada uno conoce el riesgo que asume.

“La ley establece que los cascos deben estar aprobados. Para los cascos aprobados hay una garantía, que lo que dice es que el casco cumple el mínimo exigido, pero la elección del casco va de acuerdo a lo que aprecies tu vida, eso es lo que se tiene que pensar”.

INVERTIR EN PREVENCIÓN MEDIANTE EDUCACIÓN

Todo el mundo anda a lo loco en el tránsito y yo creo que lo que hay que hacer es invertir en prevención y en educación”. Esas fueron las palabras del profesional, el que además realizó un breve análisis de los altísimos costos que traen consigo los accidentes de tránsito, tanto para las personas como para el Estado en general.

En ese sentido el Ingeniero señaló que un accidente de tránsito es muy caro desde varios puntos. Desde el punto de vista de la persona, es muy caro, ya que pierde mucho tiempo en recuperarse, y encima hay que ver si queda bien, y las secuelas que pueden quedar son para toda la vida. Por otro lado, el Estado también gasta mucho dinero en recuperar gente, así que para mí lo mejor sería utilizar todo ese dinero de la recuperación en la educación para que los accidentes disminuyan, manifestó. Mientras agregó que la clave pasa por la prevención.

“Yo en Montevideo todos los días veo un accidente de tránsito, independiente de si es de motos o de algún otro vehículo; pero creo que no hay excusas para usar cascos, y creo que esa es una forma de comenzar a andar por el buen camino. Los cascos buenos poseen ventilación, buena visibilidad, permiten escuchar lo que hay que escuchar, e incluso hay algunos cascos que poseen intercomunicadores así que no hay nada malo en ellos y ninguna excusa para dejar de usarlos, añadió.