Inmujeres orienta acciones en pro de las mujeres rurales procurando disminuir las brechas de género

Inmujeres  destaca el Día Internacional de las Mujeres Rurales saludando a todas las mujeres rurales de Uruguay que habitan en localidades o zonas rurales, que trabajan en sectores vinculados al quehacer productivo rural, o que se vinculan por algún motivo con organizaciones y sectores relacionadas a la ruralidad; y rearma su vocación de continuar trabajando para que las políticas públicas permitan su plena participación en forma eficaz y eficiente en clave de derechos, conscientes además, de la gran contribución para el desarrollo del país que las mujeres rurales realizan.

Inmujeres a través de su Sistema de Información en Género ha avanzado en evidenciar la situación de las mujeres rurales desde una perspectiva de género y territorialidad.

Asimismo se profundizó la articulación con diversas organizaciones del ámbito público y de la sociedad civil a efectos de integrar los aportes que esos colectivos sugieran.

Si bien no existen consensos sobre cómo definir el concepto ruralidad, de acuerdo a los datos publicados por el Instituto Nacional de Estadística en el censo 2011, en el Uruguay el 5.3% de la población es rural (173.613 personas), y dentro de éstas el 43.7% son mujeres.

A nivel nacional, el Inmujeres orienta su acción, haciendo foco en el trabajo con diversos ámbitos del Estado para que se reviertan brechas de género y limitantes estructurales que aún son causa de diversas situaciones de injusticia, y de esta forma potenciar el aporte que realizan las mujeres rurales en sus diversas actividades y desde sus más amplias formas de vinculación con el medio ambiente y la comunidad.

El 15 de octubre fue el Día Internacional de las Mujeres Rurales, fecha proclamada por la ONU. A nivel nacional, el Inmujeres orienta su acción, haciendo foco en el trabajo con diversos ámbitos del Estado para que se reviertan

brechas de género y limitantes estructurales que aún son causa de diversas situaciones de injusticia, y de esta forma potenciar el aporte que realizan las mujeres rurales en sus diversas actividades y desde sus más amplias formas de vinculación con el medio ambiente y la comunidad.

Asimismo, contribuye con la restitución de los derechos y en la reparación de diversas formas de discriminación y desigualdades históricas que afectan a las mujeres en general y a muchas mujeres rurales en particular.

En este sentido, a nivel regional e internacional, el Inmujeres participa en diferentes instancias promoviendo el diálogo y procurando siempre incluir a las mujeres rurales en la agenda, para que las recomendaciones de políticas contribuyan a cerrar las brechas de género en el acceso a bienes y servicios en el trabajo, la educación, la salud, así como en la agricultura, en particular la familiar.

La economía agraria y la producción de alimentos, la educación y sus formas de acceso, el empleo y su justa remuneración todas estas áreas prioritarias de las políticas públicas son ejes que inciden en forma directa en el desarrollo de las mujeres rurales.

Las mujeres rurales representan más de una cuarta parte de la población mundial y 500 millones de mujeres del medio rural viven por debajo de la línea de pobreza.

Las mujeres producen del 60 al 80% de los alimentos básicos en el África subsahariana y el Caribe, realizan más del 50% de los trabajos relacionados con el cultivo intensivo de arroz en Asia y el 30% de las labores agrícolas en los países industrializados.

nmujeres  destaca el Día Internacional de las Mujeres Rurales saludando a todas las mujeres rurales de Uruguay que habitan en localidades o zonas rurales, que trabajan en sectores vinculados al quehacer productivo rural, o que se vinculan por algún motivo con organizaciones y sectores relacionadas a la ruralidad; y rearma su vocación de continuar trabajando para que las políticas públicas permitan su plena participación en forma eficaz y eficiente en clave de derechos, conscientes además, de la gran contribución para el desarrollo del país que las mujeres rurales realizan.
Inmujeres a través de su Sistema de Información en Género ha avanzado en evidenciar la situación de las mujeres rurales desde una perspectiva de género y territorialidad.
Asimismo se profundizó la articulación con diversas organizaciones del ámbito público y de la sociedad civil a efectos de integrar los aportes que esos colectivos sugieran.
Si bien no existen consensos sobre cómo definir el concepto ruralidad, de acuerdo a los datos publicados por el Instituto Nacional de Estadística en el censo 2011, en el Uruguay el 5.3% de la población es rural (173.613 personas), y dentro de éstas el 43.7% son mujeres.
A nivel nacional, el Inmujeres orienta su acción, haciendo foco en el trabajo con diversos ámbitos del Estado para que se reviertan brechas de género y limitantes estructurales que aún son causa de diversas situaciones de injusticia, y de esta forma potenciar el aporte que realizan las mujeres rurales en sus diversas actividades y desde sus más amplias formas de vinculación con el medio ambiente y la comunidad.
El 15 de octubre fue el Día Internacional de las Mujeres Rurales, fecha proclamada por la ONU. A nivel nacional, el Inmujeres orienta su acción, haciendo foco en el trabajo con diversos ámbitos del Estado para que se reviertan
brechas de género y limitantes estructurales que aún son causa de diversas situaciones de injusticia, y de esta forma potenciar el aporte que realizan las mujeres rurales en sus diversas actividades y desde sus más amplias formas de vinculación con el medio ambiente y la comunidad.
Asimismo, contribuye con la restitución de los derechos y en la reparación de diversas formas de discriminación y desigualdades históricas que afectan a las mujeres en general y a muchas mujeres rurales en particular.
En este sentido, a nivel regional e internacional, el Inmujeres participa en diferentes instancias promoviendo el diálogo y procurando siempre incluir a las mujeres rurales en la agenda, para que las recomendaciones de políticas contribuyan a cerrar las brechas de género en el acceso a bienes y servicios en el trabajo, la educación, la salud, así como en la agricultura, en particular la familiar.
La economía agraria y la producción de alimentos, la educación y sus formas de acceso, el empleo y su justa remuneración todas estas áreas prioritarias de las políticas públicas son ejes que inciden en forma directa en el desarrollo de las mujeres rurales.
Las mujeres rurales representan más de una cuarta parte de la población mundial y 500 millones de mujeres del medio rural viven por debajo de la línea de pobreza.
Las mujeres producen del 60 al 80% de los alimentos básicos en el África subsahariana y el Caribe, realizan más del 50% de los trabajos relacionados con el cultivo intensivo de arroz en Asia y el 30% de las labores agrícolas en los países industrializados.