- Diario El Pueblo - http://www.diarioelpueblo.com.uy -

Intendencia admite no dar sepultura a fallecido por carecer de documentos

El director de Salud de la comuna, Juan Pablo Cesio, afirmó que debería actuar la Justicia en este caso que justifique la causa de la muerte.

Tras la nota publicada por EL PUEBLO el pasado domingo 23 de febrero, donde una mujer denunció que a su tío, que falleció el pasado 2 de enero, aún se encuentra en la Morgue del Hospital local sin que le hayan dado sepultura, porque la Intendencia de Salto tiene como criterio que cuando una persona fallece, si carece de documentos, los cuales en este caso habría extraviado en vida, no le pueden dar sepultura.
Todo esto, pese al reconocimiento fehaciente de sus familiares, quienes anuncian la posesión notoria de identidad del mismo, al que reconocen con nombre y apellido.
Ante esta inverosímil situación, este diario consultó al encargado de la Necrópolis departamental, el actual director de Salud de la Intendencia de Salto y exdirector del Hospital de Salto, Juan Pablo Cesio, quien afirmó que esto es verdad.
Cesio dijo a EL PUEBLO que cuando una persona al fallecer no tiene documentos que acrediten su identidad, el mismo no puede ser sepultado, salvo orden del juez competente. Para esto, los médicos forenses del Poder Judicial deberían dar un dictamen que acrediten su fallecimiento, las causas del mismo y verificar su identidad.
Pero ninguno de estos procedimientos se ha cumplido hasta el momento y el Hospital guarda el cuerpo de esta persona, tal como fue publicado el pasado domingo en nuestra edición.
La situación se destaca porque la Intendencia de Salto se niega a sepultar a una persona, pese a que la misma tiene derecho a recibirla, porque argumenta que carece de documentación. En tal sentido, los familiares se comprometieron en llevar el caso ante la justicia para que la misma dictamine que el cuerpo, tras casi dos meses de permanencia en la morgue, pueda ser dignamente sepultado pese a que el occiso en vida, haya extraviado su documentación. Es de esperar que la justicia actúe en las próximas horas al respecto de esta situación denunciada por EL PUEBLO. Damos un raconto de la nota firmada por el periodista Jorge Pignataro, publicada días pasados.
EL CASO
El pasado 2 de enero, a los 64 años de edad falleció en el Hospital Regional Salto quien se llamaría Sebastián De Los Santos o Sebastián Britos De Los Santos, datos aportados por su sobrina (hija de su hermana) y algunos amigos y vecinos, pues no pudo hallarse de él documento alguno. Vivía en la localidad de Laureles y sus únicos familiares son Ana María De Los Santos (C.I. 2.596.495-6) y su madre (hermana del occiso, ya de muy avanzada edad).
Ana María no veía a su tío Sebastián desde hacía alrededor de 20 años. Pero el 31 de diciembre pasado le comunican que había sido trasladado desde Laureles a nuestra ciudad e internado en el Hospital Regional Salto por una descompensación, por lo que concurrió a visitarlo e incluso dialogó brevemente con él. Ese mismo día, en el Hospital le solicitan documentación del paciente y es así que ella junto a dos amigos (de su tío) comienzan a recorrer oficinas (Juzgados, Defensoría, Jefatura de Policía, etc.) en una verdadera odisea burocrática que se trunca al día siguiente por el feriado del 1 de enero.
«La idea era conseguir los documentos y tener todo en regla pero nunca pensando que iba a fallecer, sino al contrario, pensando siempre en que iba a salir del Hospital y entonces pudiera tener una vida normal, con documentos», expresó a EL PUEBLO Ana María De Los Santos. Pero al día siguiente, es decir el 2 de enero, se le comunica desde el Hospital el fallecimiento de su tío a raíz, «aparentemente de un tipo de cáncer» (dice Ana María). Por ese motivo se retoma la búsqueda de documentos (y con ese objetivo se agregan más oficinas a las que se acude en busca de ayuda: Dirección del Hospital, Empresa Fúnebre, etc.), pero esta vez para lograr que el cuerpo sea sepultado, ya que «la necrópolis no acepta sepultar a nadie que no tenga documentos; a la vez, si llevan el cuerpo para la morgue del cementerio va a quedar ahí, porque como le digo, no lo van a sepultar…Lo que yo digo es que supongo que el Hospital tampoco querrá tenerlo más tiempo ahí, por eso pido que me digan adónde tengo que llegar, a quién reclamar, yo quiero dejar bien en claro que no acuso a nadie de esta situación, pero quiero que se solucione ya, porque no pueden seguir pasando los días…», prosiguió narrando. Ante la consulta puntual de cuál ha sido la respuesta que se le viene dando desde los diferentes ámbitos a los que se acudió, sostiene De Los Santos que «el problema parece ser que no se lo puede sepultar si no hay un acta de defunción, y el acta no puede hacerse sin que el médico forense ponga un número, pero ese número es el que no pueden poner por no tener documentos la persona fallecida». Lo cierto es que en pocos días se cumplirán dos meses que el cadáver de este hombre (que «seguramente nunca tuvo documentos porque siempre vivió y trabajó allá afuera, de changas…», dice la sobrina), permanece congelado en la morgue del Hospital Regional Salto y la solución no aparece.