Intendencia quitará adoquines de las calles 18 de Julio y Treinta y Tres, colocará carpeta asfáltica

La Intendencia de Salto levantará el adoquinado de las dos calles céntricas de la ciudad que tienen este histórico empedrado y colocarán en su lugar una carpeta asfáltica. La idea es agilizar las vías de tránsito y a su vez mejorar las condiciones de esas calles, que desde hace muchos años vienen sufriendo el peso de los vehículos que circulan por el lugar, y han ocasionado daños a los coches que pasan por allí.
Para esto, la comuna ha entablado una serie de reuniones con la Comisión de Patrimonio Histórico de Salto, con la finalidad de hacer un relevamiento sobre el impacto de la medida y a su vez, encontrar un lugar donde colocar este histórico  adoquinado, el cual podría ser destinado a una plaza o a otro lugar público a definir por las autoridades comunales y la mencionada comisión.
En diálogo con EL PUEBLO, el director de Tránsito de la Intendencia de Salto, Federico Galeano, ahondó en detalles sobre esta medida que esperan que se cumpla en los próximos meses.
CHAU ADOQUINES
En ese sentido, el referido jerarca comentó que desde el departamento que dirige están trabajando en la transformación de “dos vías verdes principales para el desplazamiento ágil” dentro de la ciudad.
Una de ellas está proyectadas para las avenidas Barbieri, Batlle y Oribe, la que será destinada al traslado de los vehículos desde la zona este hacia el oeste de la ciudad y viceversa.
Además indicó que ya pensaron en otra “vía verde” que permitirá una rápida circulación de norte a sur, para lo cual pensaron que la más indicada será la calle 18 de Julio y la continuación de la misma que es la avenida Feliciano Viera.
“Cuando hablamos de vía verde, nos referimos a que una persona que se desplace a una velocidad estimada entre los 30 y los 45 kilómetros por hora, pueda hacerlo con fluidez y de manera segura”, añadió.
Conforme a esto, Galeano explicó que “por este caso, se hizo un relevamiento fotográfico para la confirmación de la accesibilidad a esas vías, y después se han relevado los puntos más críticos de circulación. Pero para eso, deberá darse una importante transformación de esas calles.
Por eso es que la Intendencia ha decidido que en el caso de la calle 18 de Julio “vamos a quitar el adoquinado que está en el tramo ubicado entre Rivera y Artigas. Antes de hacerlo, se solicitó un relevamiento y se pidió un análisis del tema a la Comisión Honoraria de Patrimonio Histórico de Salto, la que brindó un informe sobre el punto y se llegó a un acuerdo que al quitarlos, los adoquines se van a trasladar hacia otro punto, que será alguna plaza o algún otro lugar público a definir. Esto se hará en el año 2013”, dijo Federico Galeano.
A su vez, el jerarca confirmó que lo mismo ocurrirá con el adoquinado que está en la calle Treinta y Tres Orientales, pero que destacó que luego de las consultas realizadas a la Comisión de Patrimonio, las históricas piezas tendrán el mismo destino que las de calle 18 de Julio.
En lugar del añejo empedrado, el cual ha dificultado mucho el tránsito en la zona por sus condiciones debido al peso que debió soportar por el pesado tránsito que circuló desde hace años por ese lugar, la Intendencia colocará una carpeta asfáltica, para mejorar la vía de desplazamiento de vehículos. En ambas calles, el empedrado ha causado daños importantes a los vehículos que por allí circulaban.
Se trata de una solución final a un problema que las administraciones no habían sabido solucionar, debido a que aducen que para levantar el adoquinado y volverlo a colocar se necesita mano de obra calificada, de la cual anunciaron en una y otra oportunidad que carecen en Salto.
No obstante, al ser consultado por EL PUEBLO acerca de si tras el levantamiento del adoquinado y la colocación de la carpeta asfáltica por la calle 18 de Julio entre Rivera y Artigas, se volvería a permitir la circulación de los vehículos pesados, Federico Galeano, afirmó que ese tema “estará a estudio, y analizaremos esa posibilidad”, aunque destacó que en el lugar “existe un Sanatorio que requiere del mayor silencio posible” en las vías de circulación que están próximas al mismo, por lo cual la chance de que los ómnibus y camiones vuelvan a circular por esa calle una vez asfaltada, “es mínima”, advirtió.

La Intendencia de Salto levantará el adoquinado de las dos calles céntricas de la ciudad que tienen este histórico empedrado y colocarán en su lugar una carpeta asfáltica. La idea es agilizar las vías de tránsito y a su vez mejorar las condiciones de esas calles, que desde hace muchos años vienen sufriendo el peso de los vehículos que circulan por el lugar, y han ocasionado daños a los coches que pasan por allí.

Para esto, la comuna ha entablado una serie de reuniones con la Comisión de Patrimonio Histórico de Salto, con la finalidad de hacer un relevamiento sobre el impacto de la medida y a su vez, encontrar un lugar donde colocar este histórico  adoquinado, el cual podría ser destinado a una plaza o a otro lugar público a definir por las autoridades comunales y la mencionada comisión.

En diálogo con EL PUEBLO, el director de Tránsito de la Intendencia de Salto, Federico Galeano, ahondó en detalles sobre esta medida que esperan que se cumpla en los próximos meses.

CHAU ADOQUINES

En ese sentido, el referido jerarca comentó que desde el departamento que dirige están trabajando en la transformación de “dos vías verdes principales para el desplazamiento ágil” dentro de la ciudad.

Una de ellas está proyectadas para las avenidas Barbieri, Batlle y Oribe, la que será destinada al traslado de los vehículos desde la zona este hacia el oeste de la ciudad y viceversa.

Además indicó que ya pensaron en otra “vía verde” que permitirá una rápida circulación de norte a sur, para lo cual pensaron que la más indicada será la calle 18 de Julio y la continuación de la misma que es la avenida Feliciano Viera.

“Cuando hablamos de vía verde, nos referimos a que una persona que se desplace a una velocidad estimada entre los 30 y los 45 kilómetros por hora, pueda hacerlo con fluidez y de manera segura”, añadió.

Conforme a esto, Galeano explicó que “por este caso, se hizo un relevamiento fotográfico para la confirmación de la accesibilidad a esas vías, y después se han relevado los puntos más críticos de circulación. Pero para eso, deberá darse una importante transformación de esas calles.

Por eso es que la Intendencia ha decidido que en el caso de la calle 18 de Julio “vamos a quitar el adoquinado que está en el tramo ubicado entre Rivera y Artigas. Antes de hacerlo, se solicitó un relevamiento y se pidió un análisis del tema a la Comisión Honoraria de Patrimonio Histórico de Salto, la que brindó un informe sobre el punto y se llegó a un acuerdo que al quitarlos, los adoquines se van a trasladar hacia otro punto, que será alguna plaza o algún otro lugar público a definir. Esto se hará en el año 2013”, dijo Federico Galeano.

A su vez, el jerarca confirmó que lo mismo ocurrirá con el adoquinado que está en la calle Treinta y Tres Orientales, pero que destacó que luego de las consultas realizadas a la Comisión de Patrimonio, las históricas piezas tendrán el mismo destino que las de calle 18 de Julio.

En lugar del añejo empedrado, el cual ha dificultado mucho el tránsito en la zona por sus condiciones debido al peso que debió soportar por el pesado tránsito que circuló desde hace años por ese lugar, la Intendencia colocará una carpeta asfáltica, para mejorar la vía de desplazamiento de vehículos. En ambas calles, el empedrado ha causado daños importantes a los vehículos que por allí circulaban.

Se trata de una solución final a un problema que las administraciones no habían sabido solucionar, debido a que aducen que para levantar el adoquinado y volverlo a colocar se necesita mano de obra calificada, de la cual anunciaron en una y otra oportunidad que carecen en Salto.

No obstante, al ser consultado por EL PUEBLO acerca de si tras el levantamiento del adoquinado y la colocación de la carpeta asfáltica por la calle 18 de Julio entre Rivera y Artigas, se volvería a permitir la circulación de los vehículos pesados, Federico Galeano, afirmó que ese tema “estará a estudio, y analizaremos esa posibilidad”, aunque destacó que en el lugar “existe un Sanatorio que requiere del mayor silencio posible” en las vías de circulación que están próximas al mismo, por lo cual la chance de que los ómnibus y camiones vuelvan a circular por esa calle una vez asfaltada, “es mínima”, advirtió.