Intendencia reconstruye con recursos propios los distintos espacios públicos de Termas de Arapey

La administración anterior recibió el dinero pero las obras no están

La puesta a punto que están llevando a cabo los funcionarios de la Intendencia de Salto con recursos propios de la comuna, para poder refaccionar ese emblemático parque termal de nuestro departamento, denota la inexistencia de obras y la falta de mantenimiento del mismo durante muchos años, sostuvo la Intendencia Departamental en ArapeyUNO.jpgcomunicado librado en las últimas horas.
Así lo informó ayer la directora de Turismo de la Intendencia de Salto, María Noel Rodríguez, cuando admitió que la gestión anterior de la comuna había solicitado un la suma de 7 millones de pesos a través de un fideicomiso, para aplicar la reforma y ampliación de la piscina cerrada de las Termas de Arapey, algo que nunca se concretó. Además, se dejó de lado el mantenimiento de la misma; sin embargo, ahora se está trabajando, con fondos propios de la actual administración, para dejarla en mejores condiciones.
En ese sentido, Rodríguez indicó que “en el informe de auditoría y por la inspección ocular que cualquier salteño puede hacer se verifica que no existen ampliaciones ni reformas a la misma”.
Añadió que “no se identifican indicios de reformas de mediano plazo de acuerdo a lo que fue presentado según la memoria descriptiva que está disponible en la Intendencia de Salto. No existe un nuevo edificio, y tampoco existen nuevos vestuarios, ni hall de acceso, ni sala de enfermería, ni existe una nueva sala de administración, ni existe una nueva galería, obras para las cuales fue solicitado el dinero tal como figura incluso en expedientes electrónicos de la comuna”.
Sin embargo, la jerarca aclaró que a partir del pasado lunes 13 de febrero, los funcionarios municipales, con recursos genuinos de la actual administración de la Intendencia de Salto, están abocados a la tarea de reconstrucción de una de las piscinas preferidas por quienes nos visitan y eligen descansar y disfrutar de la tranquilidad que allí se ofrece.