Intendencia solicitará nuevo fideicomiso por 500 millones de pesos para pagarle a los proveedores

El pasado 11 de diciembre, la Intendencia de Salto realizó una solicitud formal a la estatal República Afisa, dependencia del Banco República en la cual se gestionan los fideicomisos, para gestionar un nuevo contrato de esta naturaleza por un monto total de 500 millones de pesos, informó la Oficina de Prensa de la Intendencia.
Ese dinero es parte de la línea de crédito de hasta 1 mil millones de pesos, que fue aprobada por el Banco de la República el pasado mes de junio y que se hará pagadera en cuotas durante los próximos 15 años. Recordemos – añade – que la línea de crédito le fue concedida a la Intendencia de Salto por ese monto, surgió por un acuerdo con la Oficina de Planeamiento y Presupuesto (OPP) de la Presidencia de la República, ante la situación de crisis económica y financiera y desfinanciamiento con la que la actual administración del gobierno departamental recibió la Intendencia de manos de la gestión anterior.
EL DESTINO
De los 500 millones de pesos que serán otorgados a la Intendencia de Salto en el marco de un nuevo fideicomiso, ya que es la herramienta jurídica a través de la cual pueden otorgarse esos montos, 350 millones tendrán como destino el pago a los proveedores de la Intendencia de Salto, que suman más de 670 en total y de los cuales el 90 por ciento de los mismos son de Salto.
Al tiempo que los 150 millones de pesos restantes se utilizarán para la compra inmediata de maquinaria y de nuevas unidades de ómnibus, que serán destinadas al servicio de transporte colectivo de pasajeros.
En el caso de la maquinaria, la misma se hará con la finalidad de sumarla a las que ya se encuentran trabajando en las calles de la ciudad, con la intención de reparar calles y avenidas de nuestro medio.
La maquinaria será distribuida de la siguiente manera: una compra de 45 millones de pesos en máquinas destinadas a la unidad de Servicios Públicos. Otra compra de 45 millones de pesos en maquinaria que será destinada al Departamento de Obras. Un monto de 30 millones de pesos para la compra de nuevas unidades de ómnibus para el transporte departamental. Y otros 30 millones de pesos serán utilizados para la compra de maquinaria en general.
LOS ANTERIORES
En el caso de los anteriores fideicomisos que completan los otros 500 millones de pesos que fueron utilizados por la actual administración de la Intendencia de Salto, son: el fideicomiso denominado Salto VII (ya que los otros seis anteriores los había realizado la administración anterior) que fue por el monto de 300 millones de pesos. Ese monto fue destinado al pago de los salarios de los trabajadores y de los aguinaldos correspondientes, que en ese momento estaban adeudados por la gestión anterior y habían generado una huelga por parte de los trabajadores que habían paralizado los servicios de la Intendencia en el mes de junio. Además -agrega el comunicado – la Intendencia pagó con este monto, otras deudas que se tenía con los trabajadores tales como incentivos jubilatorios, horas extras, compensaciones, deudas que tenía la Intendencia con el Banco República, ANDA, Cosalco y otras cooperativas e instituciones públicas como el Banco Hipotecario, entre otros, ya que antes de que asumiera la actual administración, la Intendencia retenía dineros de los salarios de los trabajadores pero no los volcaba adonde tenía que hacerlo y dejó a los funcionarios como morosos. En tanto, que el segundo fideicomiso de esta administración denominado Arapey y por 200 millones de pesos fue utilizado para saldar deudas que dejó la administración anterior con el Banco Santander, con la empresa Perwil que administró cartera de deudas y que había hecho un préstamo al exintendente Barreiro de 75 millones de pesos en marzo de este año, además de pagar un fideicomiso a la empresa Fidunión S.A., un préstamo que también recibió el exintendente Barreiro el 30 de abril de este año, por 800 mil dólares, y una deuda generada por la anterior administración con UTE por 29 millones de pesos.