Jefe de INAU Salto afirmó que la Fundación Imcos pidió rescindir el contrato

Por el momento hay un manto de incertidumbre en torno al futuro de Aldea de la Bondad, una institución que atiende en Salto a unas 100 personas con discapacidades extremadamente severas e irrecuperables.
La responsabilidad legal frente al Estado por la vida de estas personas la tiene el Instituto Nacional del Niño y el Adolescente del Uruguay (INAU), pero el acuerdo con la Fundación Imcos, que regenteaba el lugar desde hace varios años, empezó a caer cuando la organización pidió la rescisión del convenio con INAU para seguir en el lugar en marzo del 2015.
Consultado por EL PUEBLO el Jefe Departamental del INAU, Lic. Rodrigo Broll, dijo que en este momento el directorio del organismo formuló dos llamados públicos y abiertos a organizaciones sociales para que se hicieran cargo del lugar.
Al tiempo que afirmó que se encuentran negociando con los trabajadores de la institución la situación a la que se enfrentan e incluso esta semana, habrá una reunión en el Ministerio de Trabajo para que las partes salden su situación.

RESCISIÓN
En marzo del 2015, a pedido de la Fundación Imcos que desde hace varios años era la que venía gestionando a Aldea de la Bondad, un centro de atención a personas con discapacidades crónicas y severas, pidió la rescisión del convenio que tenía con INAU, con el fin de no seguir adelante con la gestión de esa entidad.
“Desde entonces se han hecho dos llamados públicos y abiertos para organizaciones sociales que se quieran presentar con la finalidad de poder gestionar los proyectos y también se le dijo a los trabajadores que se podían organizar y presentarse”, informó el Jefe Departamental del INAU, Rodrigo Broll a EL PUEBLO.
Al ser consultado sobre el cierre de Aldea de la Bondad, Broll esgrimió que en este momento el organismo del cual es el máximo jerarca a nivel departamental “está sobre el final del segundo llamado, esperando los resultados”.