Jerarcas arengaron ayer a sus efectivos para que no tomen represalias

Continúan buscando a los dos sujetos que el domingo por la noche golpearon y cortaron a un policía con un cuchillo, al resistirse a las exigencias del efectivo, sobre que desistieran de su actitud tras ser denunciados por el dueño de un almacén, y luego de agredirlo, le robaron una escopeta con balas de goma y se perdieron por la zona sur de la ciudad.
La policía montó un intenso operativo el domingo por la noche que duró hasta la madrugada del lunes, pero no tuvo resultados positivos. La Policía conformó un operativo policial con funcionarios de distintas seccionales.
Según informaron a EL PUEBLO informantes de la Jefatura de Policía de Salto, los encargados de llevar adelante el procedimiento, habrían solicitado ayer órdenes de allanamiento en algunos lugares donde estarían escondidos quienes golpearon y le robaron al policía. La crónica del hecho fue publicada ayer por este diario, hasta el momento de la persecución de los dos autores del hecho.
VIOLENTOS
Un policía resultó herido luego que dos delincuentes lo enfrentaran en un procedimiento y uno de ellos, esgrimiendo un arma blanca, lo cortara a la altura de la sien y encima le robó la escopeta, la cual estaba cargada con balas de goma. Tras esto los malvivientes, que según informantes de la policía describieron como dos hermanos que están plenamente identificados por los efectivos, ambos oriundos del barrio Artigas, huyeron tras la agresión hacia la zona sur de la ciudad.
Todo comenzó sobre las diez y media de la noche del domingo, cuando un policía llegó hasta un almacén de la calle Itapebí y Juan Carlos Gómez donde se encontraban los dos individuos promoviendo desorden, según la denuncia policial que radicó el propietario del lugar.
Cuando el funcionario pretendió frenar el asunto, uno de los dos hermanos lo agredió aplicándole un corte con un cuchillo, y tras esto, le robó la escopeta que el funcionario llevaba consigo, la que tenía una bala de goma. Inmediatamente después del hecho ambas personas se dieron a la fuga lo que desató un intenso operativo policial, que derivó hacia las inmediaciones de los hornos de ladrillos que están ubicados en las cercanías del barrio Quiroga.
Aunque minutos después, los funcionarios participantes del operativo encontraron el arma, pero el operativo, que tuvo la participación de una importante cantidad de policías de distintas seccionales continuó hasta la noche.
AGREDIDO
Hace un tiempo atrás, un oficial de la Policía salteña, afirmó a EL PUEBLO al ser consultado sobre la modalidad en la que llevaban a cabo los operativos, sobre la exposición que muchas veces tenía el funcionario al actuar al estar descubierto y arriesgar su integridad física, que en esos casos «los delincuentes saben, que si tocan a uno, nos tocan a todos, entonces si llegan a lastimar a uno de los nuestros, que se apronten».
Sin embargo, conociendo esa premisa que impera en los funcionarios policiales, ayer por la mañana, los integrantes del Comando de la Jefatura de Policía, se reunieron para tratar este tema y según indicaron a este diario fuentes no oficiales pero que afirmaron que estuvieron presentes en ese encuentro de trabajo que «transmitirían a los mandos medios y especialmente a los efectivos que solamente capturarían a los agresores, sin tomar represalias por lo sucedido con el policía agredido».
El domingo a la noche, el caso motivó que una cantidad de móviles se plegaran a este procedimiento para dar con los dos sujetos que lastimaron con un arma a un policía que intentaba atender un llamado. Pero si bien contaban con la información filiatoria de los sujetos, no pudieron capturarlos.
El funcionario salió del lugar y pidió apoyo, cuando llegaron sus compañeros fue traslado hasta el Centro Médico donde le dieron una sutura, en una herida de 6 centímetros de extensión. Tras lo cual fue derivado a un centro asistencial para hacerse una placa.
Ayer habrían emitido órdenes de allanamiento que se estarían practicando en las horas siguientes, con la finalidad de poder capturar a los sujetos implicados en este violento episodio.

Continúan buscando a los dos sujetos que el domingo por la noche golpearon y cortaron a un policía con un cuchillo, al resistirse a las exigencias del efectivo, sobre que desistieran de su actitud tras ser denunciados por el dueño de un almacén, y luego de agredirlo, le robaron una escopeta con balas de goma y se perdieron por la zona sur de la ciudad.

La policía montó un intenso operativo el domingo por la noche que duró hasta la madrugada del lunes, pero no tuvo resultados positivos. La Policía conformó un operativo policial con funcionarios de distintas seccionales.

Según informaron a EL PUEBLO informantes de la Jefatura de Policía de Salto, los encargados de llevar adelante el procedimiento, habrían solicitado ayer órdenes de allanamiento en algunos lugares donde estarían escondidos quienes golpearon y le robaron al policía. La crónica del hecho fue publicada ayer por este diario, hasta el momento de la persecución de los dos autores del hecho.

VIOLENTOS

Un policía resultó herido luego que dos delincuentes lo enfrentaran en un procedimiento y uno de ellos, esgrimiendo un arma blanca, lo cortara a la altura de la sien y encima le robó la escopeta, la cual estaba cargada con balas de goma. Tras esto los malvivientes, que según informantes de la policía describieron como dos hermanos que están plenamente identificados por los efectivos, ambos oriundos del barrio Artigas, huyeron tras la agresión hacia la zona sur de la ciudad.

Todo comenzó sobre las diez y media de la noche del domingo, cuando un policía llegó hasta un almacén de la calle Itapebí y Juan Carlos Gómez donde se encontraban los dos individuos promoviendo desorden, según la denuncia policial que radicó el propietario del lugar.

Cuando el funcionario pretendió frenar el asunto, uno de los dos hermanos lo agredió aplicándole un corte con un cuchillo, y tras esto, le robó la escopeta que el funcionario llevaba consigo, la que tenía una bala de goma. Inmediatamente después del hecho ambas personas se dieron a la fuga lo que desató un intenso operativo policial, que derivó hacia las inmediaciones de los hornos de ladrillos que están ubicados en las cercanías del barrio Quiroga.

Aunque minutos después, los funcionarios participantes del operativo encontraron el arma, pero el operativo, que tuvo la participación de una importante cantidad de policías de distintas seccionales continuó hasta la noche.

AGREDIDO

Hace un tiempo atrás, un oficial de la Policía salteña, afirmó a EL PUEBLO al ser consultado sobre la modalidad en la que llevaban a cabo los operativos, sobre la exposición que muchas veces tenía el funcionario al actuar al estar descubierto y arriesgar su integridad física, que en esos casos «los delincuentes saben, que si tocan a uno, nos tocan a todos, entonces si llegan a lastimar a uno de los nuestros, que se apronten».

Sin embargo, conociendo esa premisa que impera en los funcionarios policiales, ayer por la mañana, los integrantes del Comando de la Jefatura de Policía, se reunieron para tratar este tema y según indicaron a este diario fuentes no oficiales pero que afirmaron que estuvieron presentes en ese encuentro de trabajo que «transmitirían a los mandos medios y especialmente a los efectivos que solamente capturarían a los agresores, sin tomar represalias por lo sucedido con el policía agredido».

El domingo a la noche, el caso motivó que una cantidad de móviles se plegaran a este procedimiento para dar con los dos sujetos que lastimaron con un arma a un policía que intentaba atender un llamado. Pero si bien contaban con la información filiatoria de los sujetos, no pudieron capturarlos.

El funcionario salió del lugar y pidió apoyo, cuando llegaron sus compañeros fue traslado hasta el Centro Médico donde le dieron una sutura, en una herida de 6 centímetros de extensión. Tras lo cual fue derivado a un centro asistencial para hacerse una placa.

Ayer habrían emitido órdenes de allanamiento que se estarían practicando en las horas siguientes, con la finalidad de poder capturar a los sujetos implicados en este violento episodio.