Joven arquitecto salteño se destaca como intérprete de la danza “Ballroom”

Joven arquitecto salteño se destaca  como intérprete de la danza “Ballroom”

Fernando França es un joven salteño que años atrás emigró a Montevideo con el fin de concretar su carrera de arquitectura, profesión que hoy ejerce, a la vez que dicta clases en la Facultad.
La danza de ballroom  – muy poco promocionada por estos lares – comenzó en su vida como un hobbie hasta convertirse en una disciplina deportiva y de competencia, según cuenta.
En dos certámenes a nivel internacional obtuvo en dos oportunidades el Primer Premio en Categoría Latino y para el presente 2010 tiene programado volver a participar en los torneos internacionales para competir en la categoría standard
La danza de ballroom es una actividad social que raya en lo deportivo.
“En mi caso, comencé hace tres años atrás y me fui profesionalizando” – expresó el arquitecto.
Considera que la mejor referencia para conocer la danza de salón la sintetizan dos películas de taquilla como fueron “Baila Conmigo” protagonizada por Chayanne y “Bailamos” con Richard Gere.
En Uruguay el entrevistado junto a un grupo reducido, comenzaron a tomar clases con dos profesores.
La disciplina consta de diez ritmos que se bailan a nivel competitivo, separándose en la parte de Standard. Luego se destaca la modalidad en ritmos latinos.
También Franca ha tenido la oportunidad de hacer talleres con docentes del exterior.
Para perfeccionarse en la técnica es preciso ensayar un promedio de  tres a cuatro horas por día.
Su compañera de baile es Jenny Orihuela, que también es oriunda de la ciudad de Salto.
OPEN EN BUENOS AIRES
Son campeonatos abiertos a donde acuden profesionales de todos los países.
“La idea es poder difundir esta disciplina en el interior y que puedan formarse grupos aquí” – indicó el entrevistado.
Es un baile muy estructurado donde se fomenta la disciplina y existen lineamientos para la vestimenta.
Cada baile tiene sus posturas bien definidas como así sus categorías.

La historia del baile de salón

Desde las épocas más primitivas el hombre ha utilizado la danza para expresarse y comunicarse.
Esta sufrirá un gran auge con la llegada de la civilización helénica porque los teatros griegos permitían la puesta en escena de las más variadas coreografías.
Con la llegada del imperio romano la danza asume de forma definitiva su carácter representativo y los circos serán el escenario perfecto para desarrollar coreografías de una complejidad nunca vista hasta entonces.
En el año 476 d.C. se produce la caída del imperio romano y poco hay que explicar de la danza en esta época debido a las innumerables guerras, epidemias, etc. En esta época la sociedad se dividirá en tres grupos: el clero, la aristocracia laica y los campesinos.
La danza seguirá entonces dos líneas independientes de desarrollo.
Por un lado estará el estilo “aristocrático”, basado en bailes de hileras y de estrictas disposiciones de bailarines y parejas. Por otro lado se creara un estilo “popular”, donde las parejas bailaran de forma mas o menos anárquica.
Con el inicio del siglo XVI, Europa vivirá una autentica revolución cultural: el Renacimiento.
En 1559 aparece un baile con un ritmo ¾ llamado Volta.
En las cortes reales de Europa no se ve con buenos ojos y Luis XIII lo declara inmoral porque los bailarines están en contacto físico.
En la monarquía el baile más importante es el minué, un descendiente directo de los bailes “aristocráticos”.
En el siglo XVIII aparece en Alemania el Waltzen y toda conexión entre este baile y la Volta queda disimulado, solo que la palabra Waltzen significa girar en alemán.
Este aún siendo censurado alcanzara gran popularidad en Viena.
Con la llegada del renacimiento aparece una nueva clase social: la burguesía. Es en el siglo XVIII cuando el Waltzen alcanzará un gran éxito.
En 1812 este se introduce en Inglaterra bajo el nombre de Vals Alemán pero será en la corte vienesa donde este baile alcanzará su apogeo.
El Vals Vienés, danza madre de los actuales bailes de salón, debe su desarrollo a tres músicos austriacos: Johann Strauss padre, Josef Lanner y Johann Strauss hijo.
Una forma mas serena del rápido Vals Vienes se desarrolla en América alrededor de 1870.
Recibe el nombre de Boston y se caracteriza por su lentitud.
Así se llegará al Vals Inglés que puede verse en las actuales competiciones.
Mientras tanto en América, se fue creando un estilo musical totalmente distinto al europeo.
Durante siglos fueron trasladados hacia América miles y miles de africanos en condición de esclavos, y con ellos se trasladó su cultura y su música.
La música afro americana fue marginada y aislada y será en pleno siglo XX cuando una sociedad más tolerante acepte la fuerza y el calor de la música negra.
Todo comenzó en Inglaterra donde se realizó un gran esfuerzo en estandarizar unos pocos pasos básicos, conjuntar secuencias (coreografía) y definir la técnica. Con todo ello, se crea el Estilo Inglés de Baile de Salón que se ha extendido por todo el mundo.
Ante todo el Baile de Salón es un recreo físico y mental.
Tomado seriamente puede dar al joven todo el ejercicio que desee; al bailarín de edad media, un ejercicio que es efectivo sin ser demasiado fuerte, a la persona muy ocupada le proporcionará el descanso mental que necesita.