Joven haitiano ratificó en Montevideo denuncia de violación contra cascos azules uruguayos

El abogado de Johny Jean dijo que además se presentaron pruebas médicas y un video ampliado que demuestra que los cascos azules uruguayos violaron al joven “lo que le hicieron  a ese joven es horrible. Es el ataque más brutal a un hombre joven que he visto.
El joven haitiano Johny Jean, que acusó de violación a cinco militares uruguayos integrantes de la Fuerza de Paz de Naciones Unidas en Haití, comparece desde las 14 horas de este jueves ante el juez uruguayo que lleva el caso en el juzgado de Mercedes y Ejido.
Jean ingresó con su abogado y un traductor, que es un uruguayo conseguido por el Ministerio de Relaciones Exteriores. Su declaración en creole, uno de los dialectos hablados en Haití, tendrá que ser traducida primero al francés y de ahí al español para que pueda ser entendida por el tribunal.
Como se esperaba, el joven ratificó la denuncia de violación.  Además, el abogado de Johny Jean dijo que además se presentaron pruebas médicas y un video ampliado que demuestra que los cascos azules uruguayos violaron al joven.
Además, el abogado aseguró que “lo que le hicieron a ese joven es horrible. Es el ataque más brutal a un hombre joven que he visto. Me revuelve el estomago, es repulsivo”.
A su vez, en el juzgado también declararon los militares acusados. El vocero de la Suprema Corte de Justicia, Raúl Oxandabarat, explicó que en el subsuelo de la sede judicial hay una sala especial que, mediante un vidrio, divide dos espacios. El haitiano, de un lado, reconoció a los implicados, que estaban del otro, y detalló que fue lo que hizo cada uno.
Si bien este viernes no va haber determinación del juez, sí se agotarán todas las instancias que cuenten con la participación del haitiano, ya que este abandonará el país este viernes.
El apoyo
En el lugar había un grupo de 15 personas mayores de 60 años, quienes lucían pancartas pidiendo por el retiro de las tropas en las misiones de paz de Haití. También había un joven haitiano que reside en Montevideo, que fue apoyar a su compatriota y dio su opinión sobre las misiones de paz en su país: “Es mentira que la ONU está ayudando en Haití. Manda cualquier persona y hay gente racista que no quiere hablar con el pueblo, responde al servicio de la oligarquía haitiana y de las intenciones de Estados Unidos”. En el lugar habían cuatro inspectores de tránsito, 15 policías de la fuerza de choque y un vallado ordenado por el juez.
Un grupo de manifestantes de la Coordinadora por el Retiro de las Tropas de Haití mostraron su apoyo al joven y aprovecharon para denunciar la presencia militar internacional en el empobrecido país caribeño.
“Los haitianos dicen que las tropas de la ONU solo están para reprimir al pueblo, un pueblo que no acepta la situación de miseria y explotación tan grande que vive. En las zonas francas del país, las empresas textiles de los EE.UU. pagan dos dólares por jornadas laborales de doce horas, una explotación que se agravó con el terremoto”, dijo Mónica Riet, portavoz del colectivo. Para Riet, el caso de la supuesta violación de Jean constituye “un acto execrable que solo es una muestra de lo que realmente sucede en Haití y lo que representa la presencia de las tropas de la ONU en el país.
n

El abogado de Johny Jean dijo que además se presentaron pruebas médicas y un video ampliado que demuestra que los cascos azules uruguayos violaron al joven “lo que le hicieron  a ese joven es horrible. Es el ataque más brutal a un hombre joven que he visto.

El joven haitiano Johny Jean, que acusó de violación a cinco militares uruguayos integrantes de la Fuerza de Paz de Naciones Unidas en Haití, comparece desde las 14 horas de este jueves ante el juez uruguayo que lleva el caso en el juzgado de Mercedes y Ejido.

Jean ingresó con su abogado y un traductor, que es un uruguayo conseguido por el Ministerio de Relaciones Exteriores. Su declaración en creole, uno de los dialectos hablados en Haití, tendrá que ser traducida primero al francés y de ahí al español para que pueda ser entendida por el tribunal.

Como se esperaba, el joven ratificó la denuncia de violación.  Además, el abogado de Johny Jean dijo que además se presentaron pruebas médicas y un video ampliado que demuestra que los cascos azules uruguayos violaron al joven.

Además, el abogado aseguró que “lo que le hicieron a ese joven es horrible. Es el ataque más brutal a un hombre joven que he visto. Me revuelve el estomago, es repulsivo”.

A su vez, en el juzgado también declararon los militares acusados. El vocero de la Suprema Corte de Justicia, Raúl Oxandabarat, explicó que en el subsuelo de la sede judicial hay una sala especial que, mediante un vidrio, divide dos espacios. El haitiano, de un lado, reconoció a los implicados, que estaban del otro, y detalló que fue lo que hizo cada uno.

Si bien este viernes no va haber determinación del juez, sí se agotarán todas las instancias que cuenten con la participación del haitiano, ya que este abandonará el país este viernes.

El apoyo

En el lugar había un grupo de 15 personas mayores de 60 años, quienes lucían pancartas pidiendo por el retiro de las tropas en las misiones de paz de Haití. También había un joven haitiano que reside en Montevideo, que fue apoyar a su compatriota y dio su opinión sobre las misiones de paz en su país: “Es mentira que la ONU está ayudando en Haití. Manda cualquier persona y hay gente racista que no quiere hablar con el pueblo, responde al servicio de la oligarquía haitiana y de las intenciones de Estados Unidos”. En el lugar habían cuatro inspectores de tránsito, 15 policías de la fuerza de choque y un vallado ordenado por el juez.

Un grupo de manifestantes de la Coordinadora por el Retiro de las Tropas de Haití mostraron su apoyo al joven y aprovecharon para denunciar la presencia militar internacional en el empobrecido país caribeño.

“Los haitianos dicen que las tropas de la ONU solo están para reprimir al pueblo, un pueblo que no acepta la situación de miseria y explotación tan grande que vive. En las zonas francas del país, las empresas textiles de los EE.UU. pagan dos dólares por jornadas laborales de doce horas, una explotación que se agravó con el terremoto”, dijo Mónica Riet, portavoz del colectivo. Para Riet, el caso de la supuesta violación de Jean constituye “un acto execrable que solo es una muestra de lo que realmente sucede en Haití y lo que representa la presencia de las tropas de la ONU en el país.