Joven mordida por víbora sigue en CTI pero fuera de peligro, tenía gran cantidad de veneno en la sangre

La joven Macarena García Da Rosa Peiró, quien fuera mordida por una víbora el pasado martes a la tardecita, permanece aún internada en el Centro de Terapia Intensiva del Sanatorio Panamericano, aunque felizmente está fuera de peligro.
Por tal motivo, EL PUEBLO dialogó con los padres de la joven, quienes brindaron detalles de lo ocurrido y si bien destacaron que la situación de salud de su hija, presentaba ayer un panorama mejor, los médicos actuantes estaban atacando con antibióticos la infección que se le formó en la pierna derecha, como secuela de la mordedura del ofidio.
Mercedes Peiró y Luis Ignacio García Da Rosa residen en una chacra lindera al Basurero Municipal. En el momento en que su hija Macarena fue mordida por la víbora, de la que se presume que es una Yarará, se encontraba con su novio intentando juntar los terneros a fin de arrimarlos a la casa de la chacra en la que viven, en horas de la tardecita.
“Cuando mi hija me envió el mensaje comunicándome que había sido atacada por la víbora eran aproximadamente las ocho de la noche. Nos encontrábamos en Colonia Rubio, lugar donde tenemos el tambo, y ordeñamos”, dijeron a este diario.
Según relataron sus padres a EL PUEBLO, la joven iba caminando y el novio vio a la víbora que iba en su dirección y le gritó “cuidado”, pero Macarena en lugar de quedarse quieta, retrocedió pisando al animal con el pie izquierdo y éste la atacó mordiéndole la pierna derecha.
De inmediato la joven pareja, luego de dar aviso a los padres de Macarena, se subieron a la moto y vinieron para la ciudad, por lo que ella fue atendida en el Centro Médico.
“No había tiempo que perder, estábamos terminando de limpiar el tambo, entonces comencé a llamarla por teléfono una y otra vez hasta que logré que me contestara. Estaban parados en los semáforos del shopping cuando me atendió la llamada y sentí que lloraba, le dolía muchísimo la pierna. Les dije que sin demora se fueran derecho al Centro Médico”, compartió Mercedes, la madre de la joven atacada por la víbora.
Al llegar al nosocomio, el novio de Macarena paró la moto en la puerta de la entrada a Emergencias y ella tuvo dificultades para bajarse del bi rodado, siendo asistida por las personas que se encontraban allí, quienes la ayudaron a entrar a la sala de emergencias.
“TENÍA GRANDES
CANTIDADES DE VENENO
EN LA SANGRE”
Los padres de la joven relataron a EL PUEBLO que en el resultado primario de los análisis realizados a Macarena, revelaron cantidades importantes de veneno, pero no se supo cuál especie de ofidio venenoso fue la que la había mordido; aunque más tarde, por las particularidades de la herida, suponen que fue una yarará o una crucera.
Macarena fue conducida en primer lugar a la sala de reanimación y luego al CTI donde aún permanece internada. Fueron ocho ampollas de suero antiofídico las que le fueron suministradas por vía intravenosa para que luego el veneno comenzara a ceder, pero la infección en la pierna había avanzado.
“Yo vi morir un toro de mil kilos mordido por una crucera”, reveló Luis Ignacio, padre de la joven.
Consultada sobre esta situación, Mercedes aseveró que su hija siempre estuvo consciente, sí se encontraba muy mareada cuando ingresó a la sala de Emergencias.
HOY A PRIMERAS HORAS DE LA TARDE BRINDARÁN NUEVO
PARTE MÉDICO
En el día de hoy se dará a conocer el nuevo parte médico que revelará el estado de salud de la adolescente y si los medicamentos están haciendo efecto, ya que en una primera instancia fue muy difícil bloquear el efecto del veneno.
Macarena se encuentra anímicamente bien y seguramente en las próximas horas se sabrá hasta cuándo deberá permanecer en el centro de terapia intensiva del Sanatorio Panamericano.

La joven Macarena García Da Rosa Peiró, quien fuera mordida por una víbora el pasado martes a la tardecita, permanece aún internada en el Centro de Terapia Intensiva del Sanatorio Panamericano, aunque felizmente está fuera de peligro.

Por tal motivo, EL PUEBLO dialogó con los padres de la joven, quienes brindaron detalles de lo ocurrido y si bien destacaron que la situación de salud de su hija, presentaba ayer un panorama mejor, los médicos actuantes estaban atacando con antibióticos la infección que se le formó en la pierna derecha, como secuela de la mordedura del ofidio.

Mercedes Peiró y Luis Ignacio García Da Rosa residen en una chacra lindera al Basurero Municipal. En el momento en que su hija Macarena fue mordida por la víbora, de la que se presume que es una Yarará, se encontraba con su novio intentando juntar los terneros a fin de arrimarlos a la casa de la chacra en la que viven, en horas de la tardecita.

“Cuando mi hija me envió el mensaje comunicándome que había sido atacada por la víbora eran aproximadamente las ocho de lapadresjovenpicadanoche. Nos encontrábamos en Colonia Rubio, lugar donde tenemos el tambo, y ordeñamos”, dijeron a este diario.

Según relataron sus padres a EL PUEBLO, la joven iba caminando y el novio vio a la víbora que iba en su dirección y le gritó “cuidado”, pero Macarena en lugar de quedarse quieta, retrocedió pisando al animal con el pie izquierdo y éste la atacó mordiéndole la pierna derecha.

De inmediato la joven pareja, luego de dar aviso a los padres de Macarena, se subieron a la moto y vinieron para la ciudad, por lo que ella fue atendida en el Centro Médico.

“No había tiempo que perder, estábamos terminando de limpiar el tambo, entonces comencé a llamarla por teléfono una y otra vez hasta que logré que me contestara. Estaban parados en los semáforos del shopping cuando me atendió la llamada y sentí que lloraba, le dolía muchísimo la pierna. Les dije que sin demora se fueran derecho al Centro Médico”, compartió Mercedes, la madre de la joven atacada por la víbora.

Al llegar al nosocomio, el novio de Macarena paró la moto en la puerta de la entrada a Emergencias y ella tuvo dificultades para bajarse del bi rodado, siendo asistida por las personas que se encontraban allí, quienes la ayudaron a entrar a la sala de emergencias.

“TENÍA GRANDES CANTIDADES DE VENENO EN LA SANGRE”

Los padres de la joven relataron a EL PUEBLO que en el resultado primario de los análisis realizados a Macarena, revelaron cantidades importantes de veneno, pero no se supo cuál especie de ofidio venenoso fue la que la había mordido; aunque más tarde, por las particularidades de la herida, suponen que fue una yarará o una crucera.

Macarena fue conducida en primer lugar a la sala de reanimación y luego al CTI donde aún permanece internada. Fueron ocho ampollas de suero antiofídico las que le fueron suministradas por vía intravenosa para que luego el veneno comenzara a ceder, pero la infección en la pierna había avanzado.

“Yo vi morir un toro de mil kilos mordido por una crucera”, reveló Luis Ignacio, padre de la joven.

Consultada sobre esta situación, Mercedes aseveró que su hija siempre estuvo consciente, sí se encontraba muy mareada cuando ingresó a la sala de Emergencias.

HOY A PRIMERAS HORAS DE LA TARDE BRINDARÁN NUEVO PARTE MÉDICO

En el día de hoy se dará a conocer el nuevo parte médico que revelará el estado de salud de la adolescente y si los medicamentos están haciendo efecto, ya que en una primera instancia fue muy difícil bloquear el efecto del veneno.

Macarena se encuentra anímicamente bien y seguramente en las próximas horas se sabrá hasta cuándo deberá permanecer en el centro de terapia intensiva del Sanatorio Panamericano.







Recepción de Avisos Clasificados