Joven paraguayo recibió en la Parroquia Santa Cruz sus Votos Perpetuos para la Comunidad de los Pobres Siervos

El pasado viernes 24 de enero en la Parroquia Santa Cruz, en una solemne celebración, hizo sus votos definitivos en la Congregación de los Pobres Siervos de la Divina Providencia, el Hermano Jorge Rolón, joven paraguayo que actualmente se encuentra en Montevideo, realizando sus estudios de teología.
Estuvieron presentes alrededor de 40 sacerdotes y hermanos de los Pobres Siervos, provenientes de Uruguay, Paraguay y Argentina.
También llegaron desde Paraguay los padres y hermanos de Rolón, quienes, junto a una numerosa concurrencia de fieles, dio marco a la ceremonia que representa el ingreso definitivo de un joven a una familia religiosa, en este caso la de los Pobres Siervos que realizan su tarea pastoral en el Este de nuestra ciudad, en la Parroquia Santa Cruz.
EL PUEBLO pudo dialogar con Rolón, quien manifestó su emoción por lo sucedido el viernes y la alegría de poder haber contado con la presencia de sus padres en esta ocasión tan importante en su vida.
Rolón es paraguayo, nació en un pueblo cerca de  Ciudad del Este, llamado José Domingo Ocampo, el 5 de agosto de 1984. En su pueblo existe una parroquia donde se encuentran sacerdotes de esta congregación y de joven le interesó ahondar en el tema religioso, hasta que recibió una invitación de la Congregación Pobres Siervos. A partir de su ingreso empezó a trabajar el tema vocacional, “primero tenia mucha curiosidad, el estilo de vida de los sacerdotes de la comunidad me llamaba mucho la atención” dijo.
Recorrió varias ciudades y pueblos de su país, hasta que en el año 2008 recibió la “obediencia” de venir a Salto, luego de terminar sus estudios básicos en Paraguay. Esa fue la primera vez que salio de su país y “fue algo desafiante, sobre todo alejarme de mi familia porque allá tenía un contacto permanente con ellos, fue un poco duro, venir a una realidad muy diferente, pero es algo muy lindo” relató.
Una vez en Salto pasó a ser parte de la comunidad y acompañó sobre todo a la catequesis que se realizaba en diferentes pueblos de nuestro departamento. A fines de 2008 volvió a Paraguay para realizar un viaje al sur de Brasil donde desarrolló su noviciado con los Pobres Siervos.
Al finalizar esta etapa volvió a su pueblo natal como religioso a cumplir sus tareas en la Parroquia del lugar, un año que recuerda con mucho cariño.
Al poco tiempo le volvió a salir una “obediencia” para volver a Uruguay, en este caso Montevideo donde completó sus estudios de Filosofía y este año comenzará con Teología.
SUS VOTOS EN SALTO
El pasado viernes en Salto Rolón, al estar dicidido a ser religioso, pidió a la comunidad ofrecer “un sí definitivo al proyecto religioso asumiendo que te consagras a Dios para siempre, en lo que se llaman votos Trienales o votos Perpetuos”, señaló..
Rolón fue acompañado en dicha oportunidad con su familia de Paraguay, su padre, su madre y sus dos hermanos, que se mostraron muy contentos al igual que Rolón por haber compartido momentos tan importantes en el camino que eligió.
LA COMUNIDAD DE LOS
POBRES SIERVOS DE LA
DIVINA PROVIDENCIA
Esta congregación nació en Italia, fue fundada por un sacerdote llamado Juan Calabria, hoy santo de la Iglesia Católica. Su carisma en particular es buscar el reino de Dios y su justicia, todo lo demás será dado por añadidura, sería la frase inspiradora de dicha congregación.
La misma, según contó Rolón “se encuentra en aquellos lugares que la gente necesita ser evangelizada, ubicándose principalmente en la periferia de las ciudades, ayudando a las personas más pobres”, comentó.

El pasado viernes 24 de enero en la Parroquia Santa Cruz, en una solemne celebración, hizo sus votos definitivos en la Congregación de los Pobres Siervos de la Divina Providencia, el Hermano Jorge Rolón, joven paraguayo que actualmente se encuentra en Montevideo, realizando sus estudios de teología.

Estuvieron presentes alrededor de 40 sacerdotes y hermanos de los Pobres Siervos, provenientes de Uruguay, Paraguay y Argentina.

También llegaron desde Paraguay los padres y hermanos de Rolón, quienes, junto a una numerosa concurrencia de fieles, dio marco a la ceremonia que representa el ingreso definitivo de un joven a una familia religiosa, en este caso la de los Pobres Siervos que realizan su tarea pastoral en el Este de nuestra ciudad, en la Parroquia Santa Cruz.

EL PUEBLO pudo dialogar con Rolón, quien manifestó su emoción por lo sucedido el viernes y la alegría de poder haber contado con la presencia de sus padres en esta ocasión tan importante en su vida.

Rolón es paraguayo, nació en un pueblo cerca de  Ciudad del Este, llamado José Domingo Ocampo, el 5 de agosto de 1984. En su pueblo existe una parroquia donde se encuentran sacerdotes de esta congregación y de joven le interesó ahondar en el tema religioso, hasta que recibió una invitación de la Congregación Pobres Siervos. A partir de su ingreso empezó a trabajar el tema vocacional, “primero tenia mucha curiosidad, el estilo de vida de los sacerdotes de la comunidad me llamaba mucho la atención” dijo.

Recorrió varias ciudades y pueblos de su país, hasta que en el año 2008 recibió la “obediencia” de venir a Salto, luego de terminar sus estudios básicos en Paraguay. Esa fue la primera vez que salio de su país y “fue algo desafiante, sobre todo alejarme de mi familia porque allá tenía un contacto permanente con ellos, fue un poco duro, venir a una realidad muy diferente, pero es algo muy lindo” relató.

Una vez en Salto pasó a ser parte de la comunidad y acompañó sobre todo a la catequesis que se realizaba en diferentes pueblos de nuestro departamento. A fines de 2008 volvió a Paraguay para realizar un viaje al sur de Brasil donde desarrolló su noviciado con los Pobres Siervos.

Al finalizar esta etapa volvió a su pueblo natal como religioso a cumplir sus tareas en la Parroquia del lugar, un año que recuerda con mucho cariño.

Al poco tiempo le volvió a salir una “obediencia” para volver a Uruguay, en este caso Montevideo donde completó sus estudios de Filosofía y este año comenzará con Teología.

SUS VOTOS EN SALTO

El pasado viernes en Salto Rolón, al estar dicidido a ser religioso, pidió a la comunidad ofrecer “un sí definitivo al proyecto religioso asumiendo que te consagras a Dios para siempre, en lo que se llaman votos Trienales o votos Perpetuos”, señaló..

Rolón fue acompañado en dicha oportunidad con su familia de Paraguay, su padre, su madre y sus dos hermanos, que se mostraron muy contentos al igual que Rolón por haber compartido momentos tan importantes en el camino que eligió.

LA COMUNIDAD DE LOS

POBRES SIERVOS DE LA

DIVINA PROVIDENCIA

Esta congregación nació en Italia, fue fundada por un sacerdote llamado Juan Calabria, hoy santo de la Iglesia Católica. Su carisma en particular es buscar el reino de Dios y su justicia, todo lo demás será dado por añadidura, sería la frase inspiradora de dicha congregación.

La misma, según contó Rolón “se encuentra en aquellos lugares que la gente necesita ser evangelizada, ubicándose principalmente en la periferia de las ciudades, ayudando a las personas más pobres”, comentó.