Joven pareja salteña llevan adelante emprendimiento de ladrillos ecológicos

Cuando el entusiasmo y las ganas de crecer se juntan

María Eugenia Do Carmo y Nicolás García son una joven pareja salteña que se han embarcado desde hace algún tiempo en un emprendimiento de construcción de ladrillos ecológicos.
María Eugenia es escribana y docente de Inglés, mientras que Nicolás se desempeña como maquinista en el ramo de la construción.Contratapa
La idea surgió hace aproximadamente, cuando Nicolás – que trabaja en el rubro de la construcción se encontraba trabajando en caminería en el sur del país y tomó contacto por aquella zona con un proyecto de construcción de ladrillos ecológicos. “Me llamó la atención lo rápida que fue hecha la construcción. Recuerdo que estaba trabajando en la ruta… había una dos hectáreas vacías y allí comenzaron la singular construcción” – reveló Nicolás.
Su distracción mientras cumplía con su trabajo de caminería era observar el proceso de construcción con el material ecológico, que poco a poco fue captando su interés.
Los ladrillos ecológicos por lo general son construidos con materiales que no degradan e medio ambiente y cuya fabricación también es respetuosa con este, frente a los ladrillos habituales cuya fabricación y materiales no es tan inocua.
Tienen cualidades similares a los tradicionalmente utilizados para la construcción de las casas. Por tanto, su uso no se deriva en pérdida de calidad puesto que, como la mayoría de productos ecológicos, sufren más pruebas de su viabilidad que los tradicionales. La bioconstrucción no está en absoluto reñida con una casa confortable, bonita y segura.
Los ladrillos ecológicos son un elemento clave en la arquitectura ecológica. Sin embargo, el término agrupa a distintos tipos de materiales y sus beneficios también pueden ser muy diferentes.
A pesar de sus diferencias, todos ellos tendrán en común una serie de ventajas a nivel ambiental o de sostenibilidad.
Hoy en día, el uso de ladrillos ecológicos es insólito, si bien históricamente se utilizaban de forma habitual materiales de construcción más sostenibles.
Tanto el tipo de materiales empleados como su proceso de fabricación y funcionalidad pueden determinar que los sean.
Para esa construcción – que fue presenciada por Nicolás – no se utilizaron cimientos sino una loza, una platea y en cuestión de cinco o seis días la contrucción llegaba a la altura de la viga.
“A los veinte días tuve la oportunidad de pasar por el camino que entraba a la casa… paré y conversé con la gente y me contaron sobre las particularidades del ladrillo que era modular, ecológico y lo que más me impactó a la vista fue la estética, su prolijidad… y a raíz de ello comencé y empecé a investigar en internet” – agregó Nicolás.
Vale decir que las plateas de cimentación en la construcción son cimentaciones superficiales, sobre el terreno natural, una losa de hormigón armado apoyada en el terreno, reforzada con vigas perimetrales y vigas debajo de los muros portantes.
Los componentes estructurales fundamentales en una platea son la losa y las vigas en el perímetro de la platea, debajo de muros portantes o columnas y donde resulte necesario para lograr la rigidez en el plano de la platea.
El dimensionamiento de la platea de fundación surgirá del cálculo estructural.

UNA PUERTA ABIERTA HACIA LA OPORTUNIDAD
Luego de investigar en internet , ambos jóvenes se dieron cuenta que se presentaba ante ellos una puerta abierta para dar paso a un emprendimiento sin precedentes en el norte del país. “Nos percatamos que se trata de algo muy nuevo en el Uruguay, pero que tiene más de veinte años en países como Argentina y principalmente Brasil.
Decidieron ponerse en contacto con una empresa brasileña dedicada al diseño de máquinas y todo lo relativo a la construcción modular y posteriormente viajaron para recibir una capacitación en el área, sobre la construcción modular y el proceso de elaboración del ladrillo ecológico.
Fue un curso de cuatro días donde fueron asesorados acerca del producto, elaboración y correcta utilización.
El ladrillo es un ladrillo prensado… no es quemado. Se evita la quema y tala de árboles – evitando la proliferación de gases contaminantes y nocivos.
El ladrillo se cura únicamente con a gua.
Como es prensado, se evita así la tala de árboles y emisión de gases.
El ladrillo es mucho más resistente que el convencional y la celeridad con la que se construye (como piezas de lego).
El diseño tan particularidad del ladrillo – que tiene un hueco – lo hace térmico y acústico… por allí pasa la corriente de aire, el cableado y las cañerías…. ese hueco del ladrillo funciona como aislante en la estructura.
“De a poco y con mucho esfuerzo comenzamos a organizarnos… hicimos nuestro primer ladrillo en la capacitación, llevando la tierra de Salto, con la que construímos los demás”.
María Eugenia y Nicolás paulatinamente han ido desarrollando el proyecto en nuestro departamento, que hasta el momento ha tenido gran aceptación.
Reciben muchas consultas por medio de su página de Facebook Ladrillos Ecológicos Salto (@ecosalto en fb y en Instagram). El emprendimiento a su vez cuenta con su sitio web: Ladrillos Ecológicos Salto.