Jóvenes con rezago estudiantil a los 15 años se estancan y abandonan los estudios posteriormente

Jóvenes con rezago estudiantil a los 15 años se  estancan y abandonan los estudios posteriormente

Estudio analiza trayectorias de los jóvenes que realizaron PISA 2009.

“El Instituto Nacional de Evaluación Educativa (INEEd) presentó hoy el estudio Trayectorias educativas en la educación media. PISA-L 2009-2014, que fue realizado en convenio con el Departamento de Sociología de la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de la República. La investigación hace foco en las trayectorias educativas de los alumnos que realizaron la evaluación internacional en 2009 y sus valoraciones acerca de sus experiencias sociales y académicas en la educación media. El informe se apoyó en una encuesta retrospectiva aplicada en 2014 (cuando los evaluados tenían 20 o 21 años) a una submuestra de la muestra de la cohorte PISA 2009 (todos los adolescentes del país que ese año tenían 15 años y asistían a educación formal de nivel medio, un 80% del total). Se les consultó a los muchachos sobre diversos aspectos de su vida durante dicho lapso de tiempo. La información se articuló con las bases de datos nacionales de las pruebas PISA y los resultados son generalizables para la cohorte PISA 2009, no para el total de adolescentes que tenía 15 años ese año (falta un 20% que no asistía a la educación formal o cursaba primaria). El sociólogo Santiago Cardozo Politi, autor del estudio, remarcó que las brechas educativas de los estudiantes (rezago escolar y en los aprendizajes) ya eran fuertes a los 15 años, cuando efectuaron la evaluación internacional, y siguieron profundizándose entre esa edad y los 20-21 años. Además, recordó que un 20% de la cohorte generacional (total de adolescentes uruguayos que tenían 15 años cuando se realizó PISA 2009) ya no asistía a la educación formal en 2009 (por lo que no forman parte de este estudio).“Por otra parte, un 15% de los encuestados no acumuló ningún año de estudio adicional en la educación formal luego de los 15 años, un 42% acumuló uno o dos años y un 43% tres años o más. En lo referente educación media superior, el 80% de llegó a comenzar ese nivel y el 44% lo había acreditado a los 20-21 años. El sociólogo subrayó que más de la mitad de estos jóvenes interrumpió al menos una vez sus estudios de educación media (55%). Aproximadamente la mitad de ellos no los había retomado a los 20-21 años. Ante estos datos, Cardozo Politi hizo hincapié en que la experiencia educativa anterior a los 15 años tiene un peso cuasi determinante en la trayectoria posterior: el rezago tanto en términos de extraedad para el grado como en relación al desarrollo de habilidades y competencias, es uno de los factores de más alto riesgo para el avance por el sistema. PISA-L marca también la existencia de esfuerzos de revinculación, los que, como dijo el sociólogo, si bien demuestran que existe interés en la educación, mayoritariamente no redundan en mayores logros educativos. En lo que tiene que ver con brechas por sector y sexo, Cardozo Politi explicó que el sector privado parece proteger mejor las trayectorias escolares y las mujeres son más exitosas que los varones en su camino por la educación media. Finalmente, sobre las experiencias y valoraciones de los jóvenes, informó que los encuestados mostraron una buena integración social en los centros educativos y un relacionamiento positivo con los docentes. A nivel de integración académica, los datos son más matizados, ya que un conjunto no mayoritario pero importante respondió que le aburrían las clases o lo que tenía para estudiar, no prestaba atención en clase, no hacía las tareas, no dedicaba muchas horas a estudiar, llegaba tarde o faltaba a clases con frecuencia.