Jóvenes destacan a Uruguay por sus adelantos sociales y alientan a salteños a convertirse en familias anfitrionas

Jóvenes destacan a Uruguay por sus adelantos sociales y alientan a salteños a convertirse en familias anfitrionas

Cinco jóvenes con notorio acento extranjero, rubios, altos, delgados, llegaron a EL PUEBLO en la tarde del viernes para dar una entrevista sobre YFU, estudiantes de intercambio.
Algunos de ellos con un mate en la mano y una mochila a media espalda, daban cuenta que la idea del ciudadano del mundo, el hombre cosmopolita que lleva consigo la única consigna de ser humano en una comunidad que cada vez se hace más global, es posible.
Los jóvenes, con espíritu aventurero, contaron a este diario sus anécdotas, vivencias y sinsabores de un viaje que todos aseguraron, les cambió la vida y su visión de ella.
Estar lejos de sus familias por un año, en un país muy lejano y diferente, continuando sus estudios en el liceo como un chico más de una cultura totalmente nueva para ellos, les hace apreciar mucho más los lazos familiares, desenvolverse por sí solos, poder comprender nuevas experiencias y como se dice comúnmente, les abre la cabeza.
DESDE MUJICA, A LA CARNE CON GRASA Y HUESO
“Uruguay es bastante famoso para la dimensión que tiene el país”, dijo uno de los jóvenes, aduciendo que la fama le viene a través del fútbol y de Suárez como su principal embajador. Pero también es muy conocido por el expresidente José Mujica y por ser “una sociedad muy adelantada en temas sociales” como el matrimonio entre personas del mismo sexo, el aborto y la marihuana, según lo definido por los jóvenes.
“Llama la atención que Mujica done el 70% de su sueldo y que es el presidente más pobre, pero yo pienso que no debe ser tan pobre porque si puede donar la plata…”, comentó otro de los chicos.
Oscar Held, es oriundo de Suecia, tiene 17 años y su intercambio estudiantil lo hizo primero en Tarariras (Colonia) y ahora se encuentra en nuestra ciudad.
Fue uno de los que más se refirió al exprimer mandatario uruguayo, aseguró que escuchó las dos versiones sobre la vida de Mujica, quienes lo ven como un héroe y quienes indican que atrasó la economía del país.
Por su parte, Erik Sundberg, otro de los jóvenes que integraba la delegación de estudiantes de intercambio, comentó que se compró el libro “Una oveja negra” para conocer más sobre la vida del ex guerrillero tupamaro venido a presidente de los uruguayos.
Julia Salokangas, tiene 18 años, es una joven finlandesa que comentó haber hecho muchos amigos en Salto, pero que está muy ansiosa por volver, ya que extraña mucho a su familia, su casa y su cultura. “Extraño mucho la comida, acá como que se come mucha carne con grasa y hueso y allá en mi país se comen más ensaladas con todo tipo de verduras, acá solamente se puede comer ensalada de lechuga y tomate si hay algún asado”, comentó, a la vez que llevaba un mate de vidrio consigo, asegurando que se transformó en tomadora de esta infusión típica de nuestro país.
Karmen Saare, tiene 17 años, vino desde Estonia, le queda un mes más para estar en Salto, pero decidió quedarse por un par de semanas más porque le encanta nuestra ciudad. Dijo que si tiene que definir a Salto lo calificaría como “una ciudad tranquila”, que tiene una gran variedad de cosas para hacer, desde danza, deportes, termas y muchos lugares para salir.
EN EUROPA NO ES TAN FÁCIL PARA LOS JÓVENES CONSEGUIR ALCOHOL
Otro de los temas en discusión tuvo que ver con la juventud, la libertad para salir, consumir alcohol y fumar.
Los jóvenes se mostraron asombrados de que sus pares de Uruguay puedan acceder a bebidas alcohólicas a tan temprana edad y de manera tan fácil, “allá (en Europa), no podés conseguir bebida así como así, es cierto que nos emborrachamos también, tal vez igual que acá, pero no es tan fácil conseguir la bebida”. Este tema fue centro de debate entre los mismos jóvenes ya que se planteaban algunas discrepancias entre ellos, sobre todo por el nivel de intoxicación al que podían llegar los jóvenes europeos en sus respectivos países. “En mi país no vemos a otros jóvenes tirados en el suelo de tan borrachos que están como sí pasa acá, allá como que hay más responsabilidad a la hora de tomar”, aseguró una de las jóvenes. Sin embargo, más allá de las diferencias, todos coincidieron en la facilidad para comprar alcohol que tienen los menores.
YFU EN URUGUAY
Desde hace más de 50 años Uruguay forma parte de YFU, una organización sin fines de lucro que surgió luego de la segunda guerra mundial para que los jóvenes conozcan otras culturas, otras ciudades y otras formas de vida y de costumbres y así romper los estereotipos de cada país.
YFU es una organización que busca difundir la paz y la integración de la humanidad, buscando familias anfitrionas a donde poder hacer llegar jóvenes de entre 15 y 18 años que desde un país muy lejano tratarán de comenzar a comprender una cultura muy diferente a la suya viviendo junto a la familia anfitriona como un hijo más.
En agosto de este año llegarán 50 nuevos estudiantes de intercambio y la organización está buscando familias anfitrionas que quieran albergar a uno de estos chicos por un año. Cabe destacar que los jóvenes cuentan con ingresos propios y lo único que se le pide a la familia anfitriona es un lugar para quedarse y la contención propia que pueda dar un padre a su hijo, ya que durante todo el año tendrán la posibilidad de acompañar el proceso de intercambio y las vivencias enriquecedoras que produce esta experiencia tanto para los visitantes como para los anfitriones.
Laurina Pernu es una de las pasantes de YFU, que ya fue estudiante de intercambio a los 16 años cuando por primera vez llegó desde Finlandia a Tranqueras (Colonia), hoy tiene 22 años y es una de las voluntarias de esta organización que busca familias anfitrionas en distintos lugares del mundo para que más jóvenes puedan continuar con esta experiencia.
Erik Sundberg, también es pasante, tiene 21 años y oriundo de Suecia. Su primer viaje como estudiante de intercambio lo hizo a los 17 años cuando pasó a vivir un año en Estados Unidos. Se embarcó en esta experiencia porque su padre lo hizo y le recomendó realizarla ya que es altamente enriquecedora, incluso aseguró que su padre aún mantiene vínculos con la familia anfitriona que lo acogió en su primer viaje.
“¡Yo ahora no puedo parar!”, dijo con gran exclamación Erik, “no podés dejar de querer más, de conocer más lugares, más costumbres, más personas, más culturas. Yo quiero entender otras culturas y eso solo se puede hacer viviendo en el mismo lugar con esas personas un tiempo”, comentó con mucha emoción.
VÍAS DE CONTACTO
Página web:
www.ifu.org.uywww.ifu.org.uy
En facebook: YFU.Uruguay
Correo electrónico:
info@yfu.org.uy
Teléfono: 29162601