Juan Pablo II fue un hombre que “luchó por la fe”, recordó Galimberti, mientras Coutinho dijo que transmitió “lo que buscamos, todos los días”

Evocaron aniversario de la visita del Papa Juan Pablo II ponderando la importancia del acontecimiento para Salto
En el marco del 25 aniversario de la celebración de la venida del Papa Juan Pablo II a Salto, en el lugar donde en su momento se erigió el altar donde se celebró la Misa, el Obispo de la Iglesia Católica de Salto, Pablo Galimberti, y el Intendente Germán Coutinho, se dirigieron a los presentes en el lugar entre los cuales había muchos niños de distintos colegios católicos de nuestro medio, evocando palabras como “paz, solidaridad, mano tendida, compromiso y valores”.
En ese acto, tanto las autoridades mencionadas como diversos actores católicos de nuestra comunidad que trabajaron para la realización de la actividad junto a la Intendencia de Salto, descubrieron una placa recordatoria de la visita del Sumo Pontífice en 1988, además de comprometerse al cuidado de ese espacio ponderándolo incluso como sitio histórico y turístico para nuestro departamento.
Tras el acto, donde se escuchó un audio con las palabras esgrimidas por quien entonces oficiaba como Obispo de Salto, Marcelo Mendiharat, y otro con parte de la Homilía del propio Juan Pablo II,  donde hubo una ofrenda floral por un grupo de niños integrantes de distintos colegios católicos y donde además se escucharon canciones cristianas por el coro de padres de alumnos del Colegio Salesianos y de los pequeños del Colegio Inmaculada Concepción, Galimberti ofreció una bendición utilizando la “estola” que fue usada durante la Misa con el Papa Juan Pablo II.
Asimismo, diversas personas aparecieron en el lugar con fotografías sacadas por ellos mismos del momento y de todo el lugar que hoy se encuentra poblado de casas y que acotó sustantivamente el predio donde entonces se erigió el altar para la Misa, enseñándolas principalmente al Obispo.
LOS
DISCURSOS
Por su parte, el Intendente de Salto, Germán Coutinho, dijo que “cuando estábamos armando este acto, yo le decía (al Obispo Pablo Galimberti) que hablara solamente él porque nos representa a todos, con toda la participación de los colegios, pero él insistió en que participara el gobierno, en representación del Estado, por su participación en aquella visita histórica de nada más y nada menos que de Juan Pablo II, que fue hace 25 años y en ese momento me encontraba con 18 años de edad, entre tantos miles de salteños y de tanta gente que se acercó al parque Mattos Neto, con todo ese grupo de amigos que aún siguen hasta el momento y que éramos ex alumnos Salesianos”.
Coutinho hizo referencia a “cómo lo habría vivido al hecho Monseñor Galimberti, en la previa, cuando ayer fue su cumpleaños (y fue interrumpido por un aplauso) sin ninguna duda habrá pensado de que era un hecho no común”.
En ese marco Coutinho dijo que le inquirió “¿qué podía decir yo? Y ahora sé que puedo transmitir dos cosas. Una es lo que fue la presencia del gobierno uruguayo y el gobierno departamental de Salto en la figura del señor intendente, del escribano Eduardo Malaquina, donde con una tarea de organización que fue impresionante, pero también con el apoyo de muchos salteños católicos y no católicos, porque era la visita nada menos que de un líder de esas características y todo Salto estaba esperando y no se escuchaban voces en contra”.
Narró que cuando le tocó trabajar con Malaquina entre los años 2000 y 2005, cuando venía una visita que para Salto podía ser muy importante, “la comparaba con lo que fue la visita del Papa en 1988 y sin ninguna duda todo quedaba muy chiquito”.
También destacó “la cantidad de trabajo que hacemos en conjunto con la Iglesia, con sus preocupaciones y sus planteos, y si bien el año pasado cuando recordamos los 24 años de la visita de Juan Pablo II éramos un grupito más reducido, pensamos que esto tiene que ser más amplio, con más gente, más participación para recordar algo imposible que sucediera que era el hecho de que estuviera en este departamento y en este lugar”.

Evocaron aniversario de la visita del Papa Juan Pablo II ponderando la importancia del acontecimiento para Salto

En el marco del 25 aniversario de la celebración de la venida del Papa Juan Pablo II a Salto, en el lugar donde en su momento se erigió el altar donde se celebró la Misa, el Obispo de la Iglesia Católica de Salto, Pablo Galimberti, y el Intendente Germán Coutinho, se dirigieron a los presentes en el lugar entre los cuales había muchos niños de distintos colegios católicos de nuestro medio, evocando palabras como “paz, solidaridad, mano tendida, compromiso y valores”.

En ese acto, tanto las autoridades mencionadas como diversos actores católicos de nuestra comunidad que trabajaron para la realización de la actividad junto a la Intendencia de Salto, descubrieron una placa recordatoria de la visita del Sumo Pontífice en 1988, además de comprometerse al cuidado de ese espacio ponderándolo incluso como sitio histórico y turístico para nuestro departamento.

Tras el acto, donde se escuchó un audio con las palabras esgrimidas por quien entonces oficiaba como Obispo de Salto, Marcelo Mendiharat, y otro con parte de la Homilía del propio Juan Pablo II,  donde hubo una ofrenda floral por un grupo de niños integrantes de distintos colegios católicos y donde además se escucharon canciones cristianas por el coro de padres de alumnos del Colegio Salesianos y de los pequeños del Colegio Inmaculada Concepción, Galimberti ofreció una bendición utilizando la “estola” que fue usada durante la Misa con el Papa Juan Pablo II.

Asimismo, diversas personas aparecieron en el lugar con fotografías sacadas por ellos mismos del momento y de todo el lugar que hoy se encuentra poblado de casas y que acotó sustantivamente el predio donde entonces se erigió el altar para la Misa, enseñándolas principalmente al Obispo.

LOS

DISCURSOS

Por su parte, el Intendente de Salto, Germán Coutinho, dijo que “cuando estábamos armando este acto, yo le decía (al Obispo Pablo Galimberti) que hablara solamente él porque nos representa a todos, con toda la participación de los colegios, pero él insistió en que participara el gobierno, en representación del Estado, por su participación en aquella visita histórica de nada más y nada menos que de Juan Pablo II, que fue hace 25 años y en ese momento me encontraba con 18 años de edad, entre tantos miles de salteños y de tanta gente que se acercó al parque Mattos Neto, con todo ese grupo de amigos que aún siguen hasta el momento y que éramos ex alumnos Salesianos”.

Coutinho hizo referencia a “cómo lo habría vivido al hecho Monseñor Galimberti, en la previa, cuando ayer fue su cumpleaños (y fue interrumpido por un aplauso) sin ninguna duda habrá pensado de que era un hecho no común”.

En ese marco Coutinho dijo que le inquirió “¿qué podía decir yo? Y ahora sé que puedo transmitir dos cosas. Una es lo que fue la presencia del gobierno uruguayo y el gobierno departamental de Salto en la figura del señor intendente, del escribano Eduardo Malaquina, donde con una tarea de organización que fue impresionante, pero también con el apoyo de muchos salteños católicos y no católicos, porque era la visita nada menos que de un líder de esas características y todo Salto estaba esperando y no se escuchaban voces en contra”.

Narró que cuando le tocó trabajar con Malaquina entre los años 2000 y 2005, cuando venía una visita que para Salto podía ser muy importante, “la comparaba con lo que fue la visita del Papa en 1988 y sin ninguna duda todo quedaba muy chiquito”.

También destacó “la cantidad de trabajo que hacemos en conjunto con la Iglesia, con sus preocupaciones y sus planteos, y si bien el año pasado cuando recordamos los 24 años de la visita de Juan Pablo II éramos un grupito más reducido, pensamos que esto tiene que ser más amplio, con más gente, más participación para recordar algo imposible que sucediera que era el hecho de que estuviera en este departamento y en este lugar”.