Junto a la sobrina de Marosa Di Giorgio, Leonardo Garet presentó antología de poemas de la escritora salteña

Desde Montevideo, por: Wenceslao Landarín

El pasado miércoles 31 de agosto estaba frío en Montevideo, más aún si nos encontrábamos en una vieja casona a pasos del Río de la Plata. Sobre la nochecita capitalina los aromas del Salto Oriental se hicieron presentes en la Casa de Herrera y Reissig, sede la Academia Nacional de Letras. Era Marosa Di Giorgio, escritora salteña, fallecida en 2004, la que a través de sus poemas e historias reunía entorno a una mesa a seguidores y críticos. Se presentó la Antología de poemas titulada Pasajes de un Memorial. Claro, en esa ocasión no podía faltar el escritor que más conoce y ama su obra. Un salteño, académico, que era “el amigo mágico de Marosa” y que no se cansa de difundir sus textos, para que la genta la lea y conozca: Leonardo Garet. El mismo que se emociona al recordar cuando Marosa visitaba sus clases en el liceo IPOLL y es ácido crítico con la sociedad salteña que no valora la figura de Di Giorgio, a la que dicen conocer pero que nunca leen. Pero por si fuera poco, la presencia de Jazmín Lacoste Di Giorgio, sobrina de Marosa, significó un verdadero destaque de la ocasión. Jazmín, que tuvo palabras de admiración para Garet, es hija de Nidia, la hermana de Marosa que autorizó la publicación y ha colaborado tanto con los proyectos actuales que se centran en la vida y obra de su hermana. EL PUEBLO no podía faltar en dicha instancia. Por eso acercamos los conceptos, las voces y las emociones de una noche de fiesta.

JAZMÍN LACOSTE DI
GIORGIO, SOBRINA DE
MAROSA
EL PUEBLO pudo dialogar con Jazmín Lacoste Di Giorgio, sobrina de Marosa, que vive en la capital y es montevideana. Visiblemente emocionada y agradecida en la ocasión nos expresó que para ella es “un honor estar acá. Es una fuente inagotable de vivencias. Creo que nadie habla de Marosa con el cariño y la sabiduría de Leonardo. Además de amor por la tía, ha estudiado su obra minuciosamente”. Considera que el libro “acercará a los jóvenes con Marosa, para después entrar en su mundo. Están muy bien seleccionados los poemas y pienso que será una puerta de entrada importante”.

GRACIAS A NIDIA
“Que suerte que pudiste venir y que lástima que Nidia no pudo”, le dice Garet a la sobrina de Marosa, quien le transmite que Nidia lo espera mañana a las ocho. La hermana de Marosa no pudo concurrir por motivos de movilidad. La Casa de Herrera y Reissig tiene muchas escaleras y eso hizo imposible su presencia el pasado 31 de agosto.

EL AMIGO MÁGICO
DE MAROSA
“Nosotros éramos como hermanos, tanto en la parte literaria como en la parte humana, confesional. Ella me llamaba el amigo mágico”. Estas palabras son respuesta a la consulta que desde este diario se le formuló a Leonardo Garet sobre su vínculo con la escritora Marosa Di Giorgio. Compartían el gusto por autores, tenían “una inquietud general hacia todo, una visión similar de inconformismo que nos llevaba a una lectura voraz de todo lo que caía en nuestras manos”.

MAROSA EN CLASES
Garet menciona que la misma Marosa tenía la deferencia, que algunos liceales de aquellos tiempos recuerdan, de concurrir a sus clases de literatura e incluso a sus talleres literarios. “Era una figura consagrada internacionalmente y no tenía ningún prurito en acercarse y compartir con todos mis alumnos”. Era la oportunidad para “mostrar a la gran autora uruguaya que tenía esa humildad”.
¿Salto valoraba esa consagración que Marosa tuvo internacionalmente?
“No. No valoraba ni valora. Para Salto Marosa era y es la de pelo colorado que se sentaba en El Sorocabana, primero, y después en Los Pingüinos. Todos dicen conocerla, pero muy pocos la han leído. Eso es absolutamente cierto. Y si no hubiera un libro ahora no hay ejemplares de Marosa en Librerías. No hay un libro que permita a un lector actual acceder y conocer a Marosa. Esa era mi preocupación y por eso yo quería tener esta Antología. Por eso el agradecimiento que tengo con Nidia Di Giorgio, hermana de Marosa, que me autorizó la edición de este libro”.
La realidad marca que cabe preguntarse, ¿quién puede decir ahora que admira la obra de Marosa si no hay libros de ella para leer?, se pregunta Garet. “Ese es el tema”. Marosa está en los programas de Educación Secundaria, “pero no se podía dar porque no había libros para indicar a los muchachos”. Para Garet esta Antología de 33 poemas ha tenido el privilegio de haber sido presentada en el seno de la Academia Nacional de Letras, “el lugar más prestigioso de la cultura uruguaya”.

Publicación práctica, breve e intensa
La Academia coincide: “no puede haber un libro de poemas malo de Marosa, porque toda su producción es de alto nivel”

Desde Montevideo, por Wenceslao Landarín
En la oportunidad de comentar el libro que él mismo recopiló, Marosa di Giorgio Pasajes de un Memorial, el escritor y académico Leonardo Garet agradeció a la Academia permitir la presentación en su sala. Recordó especialmente el año 2006, oportunidad en la que nacieron dos publicaciones importantes vinculadas a Marosa: Pasajes de un memorial al abuelo toscano Eugenio Médici, póstumo, y El milagro incesante. Vida y obra de Marosa di Giorgio, del propio Garet. También destacó la conformación del denominado “Grupo Amigos de Marosa”, que luego devino en la “Asociación Marosa di Giorgio”. Celebró la colaboración de Nidia, la hermana de Marosa, cuando le entregó algunos muebles, algunos vestidos con los que Marosa solía hacer sus recitales y otros objetos con la idea de formar una sala especial. Esa sala se inauguró en 2007 dentro de Casa Horacio Quiroga, ubicada en el barrio Cerro, de Salto, que pertenece a la Intendencia Departamental. Dice el escritor que “se ha transformado en un lugar de peregrinación, por la gran cantidad de visitantes que quieren conocer a Marosa, también extranjeros”.
NOCHE DE FIESTA
Para Garet este libro permite acercarnos a Marosa, y agradeció la autorización que Nidia di Giorgio, la hermana de Marosa, concedió para la publicación de este conjunto de escritos. Expresó que era una “noche de fiesta” en la Academia porque se encontraban los que adoraban a Marosa como sus mejores críticos. Citó a Wilfredo Penco cuando dijo que pasado los tiempos, más tarde o más temprano, una aureola mítica rodeará el reconocimiento literario de Marosa Di Giorgio. Esas palabras las dijo Penco en el Prólogo del libro de Di Giorio Clabel y Tenebrario, publicado en 1979. Para Garet fueron “proféticas”, no solo por los temas que maneja Marosa, que son profundos y se pueden vincular con las grandes líneas de pensamiento universal como la unión de lo sagrado con lo profano, la visualización del mundo inanimado como animado, la atracción sexual entre seres de la escala animal. Es profético por la “forma intransferible y auténtica con que Marosa dice lo imposible, con la que nos convence de lo imposible y con la naturalidad con la que lo hace”.
NO PUEDE HABER UNA
ANTOLOGÍA MALA DE
MAROSA
Este es un libro pensado como breve, con una serie de poemas sobre los que Garet expresa son ineludibles. Además, agregó, que “la obra de Marosa es un continuo desarrollo de una idea que parece haberla tenido completa desde el comienzo en que empezó a escribir”. Garet buscó encontrar un equilibrio entre los distintos libros, entre las distintas acentuaciones de los temas. Es así que el libro está conformado por treinta y tres poemas. “Puedo decir que la Antología no puede ser mala, porque Marosa tiene nivel siempre”.
Sobre el final de sus comentarios Garet relató una anécdota que muestra “lo separado que estaba el mundo de la creación de Marosa del mundo del trabajo”, lo separado que estaba el acto de escribir cuando se sentía poseedora de un mensaje, de cuando la mano se movía en el trabajo. Recordó que la escritora entregaba a sus editores sus obras manuscritas, lo que provocaba una resistencia de la gente de las imprentas. En una ocasión Garet se pudo entrevistar con algunas compañeras de trabajo de Marosa en el Registro Civil de la Intendencia de Salto. Una de ellas le mencionó que era “una excelente dactilógrafa”. Eso es “notable” sentenció Garet, al encontrar tal oposición entre la Marosa escritora y la Marosa empleada pública.
LIBRO PRÁCTICO,
BREVE E INTENSO
El académico Ricardo Pallares, que presentó a Garet y a su tarea entorno a la obra de Di Giorgio, en diálogo con EL PUEBLO expreso que “es uno de los que más ha estudiado la obra y uno de los que ha colaborado en la difusión de la obra, en el conocimiento de su poesía”. Entiende que este libro “viene a renovar las fuentes de lectura y sus posibilidades. Es un libro práctico, eficaz en la difusión para quienes quieran iniciarse o tener una visión general de la obra. Es un libro breve, intenso, muy bien diagramado, muy bien dispuesto desde el punto de vista gráfico. Es un facilitador de la lectura”.
Pallares conoció a Marosa: “fuimos compañeros de aventuras, de tareas, fuimos amigos”. Recordó algunos videos de colección que se planearon en la década del ’80 en los que trabajaron juntos. Destacó que “en lo personal era muy atractiva, llena de fineza y de piedad por lo humano al mismo tiempo”.
ELIZAINCÍN
El presidente de la Academia Nacional de Letras, Adolfo Elizaincín, que presidió la mesa de presentación, fue periodista de diario EL PUEBLO a comienzos de la década del ’60, durante “unos cuatro años”, nos dijo. Recordó la dirección en aquellos tiempos de Adolfo Silva Delgado y la secretaria de Redacción de Enrique Cesio.
Entre el público que concurrió a la Casa de Herrera y Reissig, pudimos apreciar y dialogamos con el arquitecto Juan Carlos Ferreira, que con su bonhomía destacó tanto a Di Giorgio como a Garet, con quien inició su camino de escritor, “ya de grande”.







El tiempo

Ediciones anteriores

noviembre 2018
L M X J V S D
« oct    
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  

  • Otras Noticias...