Justicia investigará cómo la mujer que se practicó un aborto y tiró el feto en el basurero, pudo acceder al Misoprostol

La joven de 22 años de edad que se practicó un aborto días pasados, estaba pasada de las 12 semanas que establece como plazo la nueva ley de interrupción del embarazo para poder hacerlo.
Entre los datos que pudo recabar EL PUEBLO sobre este asunto, la mujer tenía cerca de 16 semanas de gravidez, pero igual tomó Misoprostol, el mismo medicamento que el gobierno autoriza para los casos de aborto legal, y que según declaró ella ante la Justicia penal al ser detenida y remitida ante el magistrado penal de turno, alguien “se lo consiguió” y listo.
Según pudo saber este diario, hasta el viernes por la tarde, ni la justicia ni tampoco la policía que fue la que llevó adelante el procedimiento solicitaron información al Hospital para saber si fue allí que la mujer consiguió el Misoprostol.
Las autoridades del Hospital de Salto podrán ser consultadas acerca de la facilidad de acceso que puede llegar a tener un paciente a este medicamento, el que si bien es altamente restringido, también puede haber sido vendido en una farmacia sin receta y hasta por Internet, en mercados informales.
El hecho es que pese a haber una ley que habilita el aborto y que la misma fue ratificada el pasado 23 de junio por más del 90 por ciento de la población cuando se llevó a cabo la consulta pro referéndum, este tipo de hechos aún conmocionan a la sociedad.
En ese sentido, cuando el pasado 17 de agosto los hurgadores del basurero municipal encontraron un feto humano que había sido abandonado y denunciaron el caso ante la policía, el hecho causó alarma social y se formularon conjeturas de todo tipo al respecto.
Aunque días después, en un trabajo de inteligencia realizado por la Policía, pudieron encontrar a la responsable de haber practicado el aborto y tirar el feto en el vertedero.
Se trataba de una mujer de 22 años de edad a la que policía trató como si hubiera actuado en forma ilegal, y tras indagarla la condujo ante el juez penal de turno, que pidió la intervención del Médico Forense para determinar el tiempo de gravidez que llevaba la mujer cuando se hizo el aborto.
Si bien el Médico Forense constató que el feto tenía más de 12 semanas de gestación, el juez penal de turno dejó en libertad a esta persona, debido a que entendía que su conducta rayaba con el mensaje de legalidad que emana de la nueva ley, sobre éstas prácticas.
Pero ahora surge una ampliación de la investigación y es saber quién le suministró el medicamento abortivo Misoprostol, que tanto los Hospitales públicos como las mutualistas suministran en los casos habilitados para que las mujeres aborten.
Ya que esta persona no tendría indicación médica alguna y aún así pudo acceder a este medicamento, por lo cual, según pudo saber EL PUEBLO, ahora la justicia indagará en los lugares de referencia para conocer el nivel de acceso que tienen los pacientes al mismo.