La Cámara de Transportes uruguaya dice que Uber «no tiene respeto por nada»

Montevideo, 24 abr (EFE).- El presidente de la Cámara de Transportes de Uruguay, Juan Salgado, dijo este miércoles que Uber, empresa que pretende que se amplíe el registro de chóferes en el país, «no tiene respeto absolutamente por nada». De acuerdo con eso, el presidente de la Cámara apuntó que la aplicación de transporte internacional no respeta ni a los países, ni a su gente, ni a los gobernantes de turno. La inscripción de conductores de Uber en la Intendencia de Montevideo fue cerrada el 1 de mayo de 2018 y su reapertura está siendo estudiada por parte de la Comisión de Movilidad de la de la Junta Departamental. Según puntualizó Uber en un comunicado, el cierre del registro «dejó sin oportunidad de generar ganancias a muchos montevideanos», y generó un impacto «visible» en la calle. Por ello, la aplicación solicitó a sus usuarios que hicieran «escuchar» su voz con un pedido a la Comisión para lograr la reapertura del registro. Según Salgado, lo que la empresa pretende es «tener permisos, coches y conductores» en sus registros «para que su valor de negocio cueste los miles de millones que después negocian en las bolsas de Nueva York». Además, aseguró que buscan «tirarle todos esos números que abultan a los gobernantes de turno para arrinconarlos en sus decisiones». Por otro lado, el presidente subrayó que además de estar a favor de la regulación, pretende que se de «espacio para trabajar en la mejora del servicio». Respecto de la ampliación del registro de conductores, Salgado señaló que en Uruguay hay 4.800 permisos otorgados y solo 3.800 de esos «hacen algún viaje». En tal sentido, apostilló que quizás exista «algún tipo de especulación» y que tal vez aparezcan floteros con más flotas. «Esto no era el Uber que aparecía al principio y que nos ofrecían al principio, ahora hay floteros alquilando autos y pagando sueldos de miseria», concluyó. Uber comenzó la búsqueda de chóferes en Uruguay en octubre de 2015 y un mes más tarde anunció el inicio de sus operaciones en el país austral. En febrero de 2016, el presidente del país sudamericano, Tabaré Vázquez, anunció durante un Consejo de Ministros que su Gobierno preparaba un proyecto de ley para regular las aplicaciones móviles. En marzo de ese año el Gobierno uruguayo remitió un proyecto de ley al Parlamento para regular la actividad de empresas que se basan en la contratación de servicios a través de plataformas informáticas. El 15 de diciembre, la Junta Departamental de la Intendencia de Montevideo (IM) aprobó con una votación de 29 en 31 ediles un decreto para habilitar la modalidad de transporte oneroso de pasajeros en vehículos privados contratados a través de plataformas electrónicas. Finalmente, el 20 de enero de 2017 Uber junto a otras empresas como Easy Taxi y Cabify se registraron en la IM para cumplir con la reglamentación establecida por la Comuna. Un mes después el Gobierno anunció el régimen tributario que deberían pagar en el que se incluía impuesto a la renta e IVA, además de que los conductores asociados debían registrarse como pequeñas empresas. EFE